Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Suzuki S-Cross 1.4 GLX 4x4 Mild Hybrid

Julio Benítez

1 septiembre 2020

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Con hibridación ligera, tracción 4x4 y consumo contenido es apto para el día a día por ciudades, carreteras y aventuras fuera del asfalto.

El Suzuki S-Cross 1.4 de hibridación ligera es un todoterreno moderno que resulta ideal para el uso cotidiano por su comportamiento ágil y mecánica eficiente; y también muy apto para fuera del asfalto porque dispone de tracción integral 4WD con bloqueo de diferencial para terrenos difíciles. Aunque sus características off road no son tan radicales como las del Jimny, se puede definir como un confortable SUV compacto. Con equipamiento tope GLX y descuentos de marca cuesta 27.350 euros.
 
El motor eléctrico del S-Cross probado, alimentado por una batería de 48 voltios, no impulsa a las ruedas pero sí colabora con el motor de combustión 1.4 aportando potencia eléctrica y par adicional en aceleraciones, así como anular el consumo de combustible con el  motor al ralentí y en las deceleraciones, que es también cuando recupera energía. Según los datos de homologación, este generador puede aumentar por momentos la potencia máxima en unos 14 CV y reducir consumo y emisiones entre un 15 y 20%respecto al propulsor 1.4 Boosterjet de 140 CV no híbrido. Todo esto le hace acreedor de la etiqueta ECO de la DGT, con la que obtiene ventajas fiscales y queda excluido de las limitaciones para circular por ciudades en épocas de alta contaminación.
 
Buen aporte al medio ambiente
Otra ventaja del S-Cross Hybrid de esta prueba son los descuentos de hasta 50% en los aparcamientos vigilados de algunas ciudades. Los casi 2.000€ que cuesta el sistema de hibridación ligera puede quedar amortizado, no por menor consumo sino por el beneficio que supone para el medio ambiente, y con el notable refinamiento que experimenta el motor con el aporte eléctrico, según hemos podido comprobar. Además de las cualidades señaladas hemos notado un gran avance en materia de acabados y calidad de materiales. Por equipamiento y precio también aventaja a sus alternativas.
 
El motor 1.4 Boosterjet muestra un funcionamiento suave y algo más silencioso con el aporte eléctrico. Está asociado a un cambio manual de seis velocidades con desarrollos largos que entrega su mejor rendimiento desde 2.000 rpm y sube sin decaer hasta lo más alto del cuentavueltas. No hay S-Cross MildHybrid con cambio automático. La palanca del cambio de relaciones tiene un tacto algo áspero, como es habitual en muchos compactos de Suzuki. Aun así, en la unidad probada esta caja de velocidades ofrece una respuesta rápida y es bastante precisa.
 
El motor eléctrico contribuye al ahorro
El sistema de regeneración de energía en las deceleraciones contribuye a otros gastos del coche. La energía almacenada gestiona directamente el climatizador, cuyo funcionamiento no supone en absoluto gasto adicional de gasolina. Indirectamente también contribuye a ahorrar en mantenimiento del sistema de frenado y en pastillas de freno, porque con sólo levantar el pie del acelerador la retención es manifiesta porque se activa el regenerador, casi igual que disminuir dos marchas del cambio.
 
El Suzuki de este test homologa un consumo combinado de 6,2 litros por cada 100 km. En conducción no muy exigente puede ser menor aún, de unos 5,8 litros/100km. En nuestro recorrido habitual de pruebas, por autovía llana, dos ocupantes y bultos pequeños, el promedio fue de 6,6 litros, por lo que la autonomía es un desplazamiento largo pudo haber sido de unos 705 km.En ciudad, con algunos atascos y a velocidades bajas hemos hecho promedios de 7,2 l/100 km; y en pistas de campo con algunas dificultades no más de 7,4 litros/100 km.
           
Dinamismo de turismo y eficacia 4x4 en campo
El comportamiento dinámico es ejemplar en cualquier escenario. Resulta igual de ágil y maniobrable en ciudad, carreteras o pistas de campo. Se puede considerar un auténtico ‘todocaminos’ en el sentido literal de la palabra, porque nos ofrece el dinamismo de un turismo en el asfalto y muy buena tracción fuera de él. Las suspensiones son de tipo confortable, lo que permite viajes largos con mínimos cansancios o aventuras por pistas sin asfaltar con pocos bamboleos. Hemos comprobado buena estabilidad y tracción en todas las superficies que hemos atravesado, como pistas con gravilla suelta o profundos surcos de tierra y ondulaciones pronunciadas. Hemos comprobado también la eficacia del sistema de retención en pendientes.  De todo salió airoso, pese a tener una altura libre de solo 180 mm, y no tan elevada como la de su hermano el Jimny o el Subaru XV.
 
Lo único que nos ha faltado  es probar la adherencia en barro o nieve, inexistente en el mes de julio, ya que el sistema de tracción 4WD AllGrip cuenta con cuatro modos de conducción (Drive SelectMode) que se activan desde una tecla en la consola, y ellos  son Auto, Sport, Snow y Lock. El modo Auto, que es el que  hemos utilizado mayoritariamente en la prueba reparte el par a un eje o a los dos según las condiciones del suelo. El segundo es el Sport, que solo modifica la respuesta del motor para conseguir mayores prestaciones, aunque hemos visto que también se puede lograr con el modo Auto. El modo Snow es para circular por superficies de baja adherencia como barro o nieve, que nos ha quedado pendiente; y el cuarto, el Lock, bloquea el diferencial central y gestiona el control de tracción y estabilidad para salir a baja velocidad de grandes dificultades.
 
Habitáculo práctico y confortable
El interior del acabado GLX tiene buen aspecto por detalles de diseño y por  materiales de mejor calidad. La insonorización es correcta, los ruidos del motor llegan atenuados al interior. Sólo se filtran algunos ruidos aerodinámicos y de rodadura, pero nada exagerados como para minimizar el buen confort de marcha. Todos los mandos están al alcance de las manos y hacen la conducción fácil y agradable. Cuenta con tapizado de piel en asientos, volante y guarnecido de puertas. Los asientos, además de cómodos, tienen calefacción de serie en este nivel.
 
El puesto de conducción dispone de  los reglajes suficientes de altura de asientos y volante con distancias para todas las tallas. La altura interior y el  espacio longitudinal para las piernas son razonables delante y detrás. La versión probada cuenta con un espléndido techo solar, practicable en la primera mitad, que reduce algo la altura interior del techo, pero que sólo puede ser inconveniente si los pasajeros de las plazas traseras tienen más de 1,80 de estatura, porque pueden tener muy poco espacio libre para sus cabezas.
 
El acceso al habitáculo por todas las puertas es cómodo. La fila trasera está homologada como para tres plazas, pero como ocurre en la mayoría de los vehículos de este tipo, la central es dura y estrecha, por lo que sólo dos adultos pueden ir muy a gusto en las laterales y anular dicha plaza con un fenomenal reposabrazos que se despliega desde el respaldo central. El S-Cross probado cuenta además con varios huecos para guardar objetos, libros, revistas o botellas de refresco. El maletero tiene un volumen de 430 litros, una capacidad más que aceptable para el tamaño del modelo y ligeramente por encima de la media del segmento.
 
Equipamiento muy completo con precio competitivo
La dotación de serie es otro argumento a favor del S-Cross de esta prueba. Resulta muy completa y apenas tiene equipos y elementos opcionales. Las novedades más destacadas corresponden a la seguridad.  Cuenta de serie con el Control Predictivo de Frenada (RBS), un sistema que emplea un radar situado en la parte central del paragolpes delantero y puede detectar una posible colisión con el vehículo que se encuentra delante de nosotros e incrementar la fuerza de frenado. Afortunadamente no hemos tenido la necesidad de utilizar este sistema, pero la alarma acústica y luminosa nos alertó cuando otro vehículo frenó con contundencia muy cerca de  nuestro coche.
 
Entre otros equipos y dispositivos que se incluyen sin sobreprecio en este acabado GLX son el control de velocidad adaptativo; control y limitador de seguridad; cámara de visión trasera; iluminación LED en todos los puntos de luz (incluida la iluminación diurna); acceso sin llave; climatizador dual; techo solar  panorámico con media apertura; encendido automático de faros; limpiaparabrisas automático; tapicería de cuero;  retrovisores exteriores con ajuste eléctrico y plegables; conexión Bluetooth para teléfono móvil; navegador;  pantalla táctil de 7”; puerto USB; radio CD con MP3; radio digital DAB y alarma antirrobo, entre lo más importante.
 
DATOS TÉCNICOS
Motor.- Combustible: gasolina. Cilindros: 4, en línea. Cilindrada: 1.373 c.c. Distribución: 2 árboles de levas; 4 válvulas por cada cilindro (16v). Potencia máxima: 129 CV (95 kW) a 5.500 rpm. Par máximo: 235 Nm entre 2.000 y 3.000 rpm. Alimentación: inyección directa, con turbo e intercooler. Con sistema de parada y arranque automático Stop&Start. Normativa de emisiones que cumple: Euro 6 AP.
Transmisión.-  Tracción: Total 4WD AllGrip. Caja de cambios: manual, de 6 velocidades.
Dirección.- Tipo: de cremallera, con asistencia eléctrica. Diámetro de giro entre aceras: 10,8 metros.
Frenos.- Delanteros, de discos ventilados; traseros, de discos. Ayudas electrónicas de serie: antibloqueo ABS, distribución electrónica de frenado EBD, asistente a la frenada de emergencia, ayuda al arranque en pendiente, control de tracción y control de estabilidad.
Suspensiones.- Eje delantero: tipo McPherson, muelles helicoidales y barra estabilizadora. Eje trasero: eje de torsión y muelles helicoidales.
Dimensiones, capacidades y pesos.- Carrocería: todoterreno. Puertas: 5. Plazas: 5 (2+3). Longitud: 4.300 mm. Anchura: 1.785 mm. Altura: 1.580 mm. Distancia entre ejes (batalla): 2.600 mm. Volumen del maletero: 430 litros. Depósito de combustible: 47 litros. Peso: 1.340 kg. Peso máximo admisible: 1.785 kg.
Ruedas.- Llantas: de aleación ligera de 17”. Neumáticos: Continental ContiEcoContact 5 de 215/55 R17 V.
Prestaciones.- Velocidad máxima: 190 km/h. Aceleración de  0 a 100 km/h: 9,8 segundos. Consumo medio en ciclo mixto WLTP: 6,2 litros cada 100 km. Emisiones de CO2 (ciclo mixto WLTP): 140 gramos/km. Impuesto de Matriculación en España por datos NEDC: 0%.
Precio: con descuento de marca, 27.350 euros (GLX).
 
Julio Benítez www.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium