Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Skoda Scout, desde 25.800€

José A. Prados

6 noviembre 2014

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

La segunda generación se pone a la venta con dos motores diésel de 150 y 180 CV y un gasolina 1.8 TSI de 180 CV.

El pasado mes de julio nos desplazamos hasta la ciudad alemana de Hamburgo para conocer los detalles del nuevo Skoda Scout, un coche que nace a partir del Octavia Combi, pero que dado su carácter lúdico y sus características especiales, recibe una denominación en la que pierde el nombre de Octavia y se posiciona como un nuevo modelo dentro de la familia del fabricante checo, algo que también ocurrió con el Spaceback hace unos meses. Ahora hemos tenido ocasión de probarlo en Écija (Sevilla), tanto por autovía como por pistas sin asfaltar con bastante barro. El resultado es muy positivo y se coloca como una seria alternativa a los SUV, con las ventajas de una conducción más dinámica y económica.
Es la segunda generación que un modelo que nació en 2007 para cubrir las necesidades de un tipo de conductores que necesitan una buena capacidad de carga y un sistema de tracción eficaz para poder circular por terrenos en los que los turismos tienen dificultades, como pistas de tierra o incluso carreteras nevadas o con hielo, aportando un extra de seguridad cuando el asfalto se encuentra resbaladizo.
Su estética está a medio camino entre un SUV y una berlina familiar, con rasgos que lo identifican claramente como el paragolpes específico, llantas de 17" exclusivas para los modelos Scout, difusor trasero, pasos de ruedas protegidos y una mayor altura al suelo con la que consigue pasar por caminos con piedras sin dañar la mecánica -el cubrecarter es un elemento opcional-. En el interior también hay detalles exclusivos, como el logo Scout en volante y pomo del cambio, molduras que imitan a madera, tapicería específica y otros elementos que lo sitúan en la parte alta de la gama, un coche exclusivo dotado de una gran capacidad de tracción para acceder hasta donde necesites llegar para practicar tu deporte favorito.
Ya está a la venta desde 25.800 euros con la campaña promocional y Plan PIVE incluido, en un único acabado y la posibilidad de elegir entre dos motorizaciones diésel -2.0 TDI de 150 y 180 CV- y un gasolina 1.8 TSI de 180 CV, en todos los casos con el sistema de tracción integral mediante embrague Haldex. Más adelante, a mediados de 2015, se incorporará un nuevo motor 1.6 TDI de 110 CV que cumple la normativa de emisiones Euro 6 y que se convertirá en la versión de acceso a la gama.
Los motores del Skoda Scout son conocidos dentro del grupo Volkswagen porque se emplean en algunos modelos como el Golf, que también lleva la plataforma modular MBQ, y se caracterizan por un buen equilibrio entre prestaciones y consumo. En concreto, el gasolina 1.8 TSI de 180 CV logra un consumo medio de 6,9 litros, una cifra muy buena teniendo en cuenta que se trata de un coche con tracción integral, por lo que un conductor que no haga muchos kilómetros disfrutará de la suavidad y el confort que ofrece la tecnología TSI.
Durante la presentación nacional del modelo por tierras sevillanas hemos tenido ocasión de ponernos al volante de las dos versiones diésel. El 2.0 TDI de 150 CV se presenta a priori como la opción más razonable porque tiene suficiente potencia para realizar una conducción tan rápida como queramos y con la ventaja de que el consumo no se dispara nunca -la cifra homologada es de 5,1 litros con el cambio manual-. Un escalón por encima está el 2.0 TDI de 180 CV, que aporta algo más de empuje sin que se vea penalizado en consumo, ya que el cambio DSG de doble embrague con 6 velocidades realiza un magnífico trabajo y es el responsable de que el consumo medio se quede en 5,1 litros.
Sobre el asfalto se comporta como un Octavia Combi, con gran aplomo en carreteras con buen firme, buena insonorización para realizar largos viajes sin molestias y un tacto al volante agradable. En zonas de curvas y por caminos sin asfaltar es donde demuestra las cualidades camperas y puede pasar sin problemas por donde otros no se atreven gracias a un sistema de tracción integral con embrague Haldex de nueva generación que es más eficaz al haber reducido el peso y mejorado su rapidez de respuesta. Actúa de forma automática cuando detecta pérdida de tracción en el eje delantero, y es de gran ayuda para a la hora de circular por carreteras con el asfalto deteriorado o mojado, y sobre todo para acceder a las estaciones de esquí por carreteras nevadas.
Frente a los SUV que están tan de moda tiene la ventaja de que es un vehículo mucho más confortable a la hora de realizar viajes, y sobre todo, con un comportamiento dinámico mucho mejor por la sencilla razón de que tiene el centro de gravedad más bajo y los consumos también son más reducidos por temas aerodinámicos. Otra ventaja es la capacidad del maletero, de 610 litros hasta la bandeja, una excelente cifra que permite viajar en familia con todos los trastos necesarios, que además se puede ampliar hasta 1.740 litros abatiendo los asientos traseros con una sencilla operación desde el mismo maletero, y se pueden llevar objetos de hasta 2,90 metros de longitud en el interior.
Al emplear la plataforma MBQ del grupo Volkswagen es posible montar una gran cantidad de avances tecnológicos que mejoran la seguridad y el confort a bordo, como por ejemplo el avisador de cambio involuntario de carril, el freno de colisión múltiple (MKB), el bloqueo electrónico del diferencial (EDL), detector de fatiga del conductor, luces de carretera automáticas, cámara de visión trasera o control de velocidad de crucero adaptativo (ACC), además de tener 5 estrellas en los test de choque de EuroNCAP.
Al igual que sucede en el resto de los modelos del fabricante checo, incluye algunas soluciones Simply Clever, como un soporte para el teléfono móvil, papelera en la puerta, alfombrilla doble para el maletero que permite llevar objetos sucios y luego limpiarla de un manguerazo, maletero con doble fondo y asientos traseros abatibles desde el maletero.
Los precios del nuevo Skoda Scout, sin descuentos y promociones, son los siguientes:
1.8 TSI 180 CV DSG: 32.150 euros
2.0 TDI 150 CV M6: 30.600 euros
2.0 TDI 180 CV DSG: 33.000 euros
Más información en www.skoda.es 
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium