Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Skoda Octavia RS

José A. Prados

25 marzo 2021

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

En carrocería berlina o Combi, la cuarta generación se ofrece con tres motorizaciones y la novedad de una híbrida enchufable.

La familia del renovado Skoda Octavia se completa con la llegada de la versión más deportiva, el Octavia RS, que en su cuarta generación se ofrece con tres tipos de motorizaciones: 2.0 TSI de 245 CV para los puristas de la gasolina, 2.0 TDI de 200 CV enfocado a quienes hacen muchos kilómetros al año, y 1.4 TSI de 245 CV con tecnología híbrida enchufable y etiqueta ‘CERO’ emisiones, todos con tracción delantera y en carrocería berlina o Combi, con precios que parten de 32.490 euros incluidos los descuentos promocionales.
 
Por prestaciones, espacio, acabados y capacidad de carga, el Skoda Octavia RS es el vehículo que muchos padres están buscando y no lo saben, porque terminan comprando ese SUV que está de moda, pero que no resulta nada emocional. El Octavia RS es un vehículo muy interesante para quienes buscan un toque de deportividad, sin grandes ostentaciones, pero con un comportamiento dinámico que permite disfrutar de la diversión al volante en momentos puntuales y ejercer de coche familiar.
 
La primera generación del Octavia RS se remonta a 2001, y desde entonces se han vendido en todo el mundo 277.000 unidades. Es el heredero directo de una gran tradición deportiva en la marca checa que se inició hace 120 años en una competición de bicicletas con motor entre París y Berlín –hay que recordar que Skoda nació como fabricante de bicis-, y desde 1905 comenzaron los hitos en la competición sobre cuatro ruedas, incluida la primera participación en el Rally de Montecarlo. En 1960 nació el Skoda 130 RS, primer tracción trasera de la marca, que cosechó victorias en los rallys de Montecarlo y Acrópolis, que sería la fuente de inspiración del actual Octavia RS cuatro décadas más tarde.
 
A nivel estético, el Octavia RS se diferencia del resto de modelos de la gama por una serie de acabados exteriores e interiores que imprimen un aire más deportivo, sin que resulte demasiado escandaloso, porque ha sido concebido como un coche para utilizarlo a diario. La parrilla frontal negra con un diseño específico, las llantas de 18 pulgadas (19” en opción) que alojan pinzas de freno en color rojo, faros Matrix full LED, alerón trasero y faldones con funciones de optimización aerodinámica son algunos de los detalles diferenciadores en el exterior,
 
En el interior encontramos un volante deportivo multifunción con levas para el cambio, asientos deportivos delanteros con reposacabezas integrado y logo RS, costuras decorativas en rojo o gris plateado y pedales de aluminio. El Virtual Cockpit con su pantalla de 12,3” es de serie, incluyendo una configuración adicional Sport que modifica el diseño de la información disponible, en el selector de modos de conducción se incluye el nuevo modo RS, y también incluye la dirección progresiva, asistente de prevención de colisiones, Asistente de Giro, alerta de salida involuntaria del carril y alerta de Tráfico Local.
 
La novedad en la cuarta generación del Octavia RS es la incorporación de una motorización híbrida enchufable (PHEV) que ya se comercializa desde hace unos meses en la gama, pero ahora con un enfoque más deportivo. Está compuesta por el motor de gasolina 1.4 TSI de 150 CV más uno eléctrico de 85 kW, sumando una potencia conjunta de 245 CV y un par máximo de 400 Nm, transmitiéndose la potencia a las ruedas delanteras mediante una caja de cambios DSG de 6 velocidades. Bajo los asientos traseros lleva una batería de iones de litio con una capacidad de 13 kW, que permite recorrer hasta 60 kilómetros en modo eléctrico, con etiqueta ‘CERO’ de color azul y todas sus ventajas a la hora de aparcar en el centro de las grandes ciudades y circular por áreas restringidas.
 
Las motorizaciones tradicionales de combustión son 2.0 TSI de 245 CV y 2.0 TDI de 200 CV, mecánicas de alta eficiencia que cumplen la normativa actual de emisiones. El primero de ellos ofrece las mejores prestaciones, con un paso de 0 a 100 en 6,7 segundos y una velocidad máxima de 250 km/h, mientras que el diesel acelera de 0 a 100 en 7,4 segundos y se conforma con un gasto medio de 4,9 litros cada            100 kilómetros según la normativa WLTP.
 
Este coche hay que probarlo en su entorno, una carretera de montaña llena de curvas y muchas ganas de disfrutar de la conducción. Y esto es lo que hemos hecho durante la presentación del modelo a la prensa, poniéndonos durante más de dos horas al volante del 2.0 TDI de 200 CV con carrocería berlina, un excelente compromiso para quienes buscan un gran maletero –nada menos que 640 litros, ampliables a 1.700 litros si abatimos los asientos traseros, quedando un espacio diáfano y con un gran portón para introducir objetos voluminosos-, espacio interior y un buen nivel de prestaciones, todo con un precio bastante razonable.
 
Aunque no es la motorización más ‘explosiva’, el rendimiento general es muy interesante, porque más que los 200 CV de potencia máxima que entrega entre 3600 y 4100 rpm, hay que tener en cuenta que dispone de un par máximo de 400 Nm entre 1750 y 3500 rpm, ofreciendo una respuesta casi inmediata. Si a esto sumamos un cambio automático de doble embrague DSG de 7 velocidades, que se puede manejar en modo automático o secuencial con las levas situadas detrás del volante, además del modo Sport, que realiza el paso de una marcha a otra mejor que muchos pilotos, sin necesidad distraerse de la conducción.
 
El tacto de la dirección es algo más directo que en el Octavia normal, la suspensión más firme –sin resultar incómoda-, y al tener un chasis que va más pegado al suelo, el resultado es un coche más deportivo y apto para todo tipo de conductores, porque es fácil de manejar y responde bien a la trazada marcada en todo momento. El gasto medio homologado por el fabricante es de 5 litros a los 100 kilómetros (etiqueta ‘C’ verde), una cifra que no se dispara mucho en conducción normal, proporcionando una autonomía de unos 900 kilómetros, ideal para quienes hacen largos viajes a menudo.
 
Con las campañas promocionales y descuentos por financiación de puede adquirir un Octavia RS en España desde 32.490 euros. Y para hacer el coche más personal todavía hay un programa de personalización en el que se incluyen llantas de aleación de 19”, varias opciones de tapicería que combina Alcántara y cuero, además de paquetes cerrados de equipamiento de seguridad, infoentretenimiento y tecnología.
 
La suspensión deportiva es de serie, que ofrece un tacto más firme sin comprometer el confort de marcha, rebajando la altura de la carrocería 15 milímetros, y se puede solicitar de forma opcional el Control de Chasis Dinámico (DCC) que ajusta constantemente la amortiguación, permitiendo una conducción más dinámica al activar el modo Sport.
 
Los precios, sin incluir campañas promocionales ni descuentos por financiación, son los siguientes:
Octavia RS 2.0 TSI 245 CV DSG7: 37.490 euros
Octavia RS 2.0 TDI 200 CV DSG7: 38.110 euros
Octavia RS IV (PHEV) 1.4 TSI 245 CV DSG6: 40.540 euros
Octavia Combi RS 2.0 TSI 245 CV DSG7: 38.190 euros
Octavia Combi RS 2.0 TDI 200 CV DSG7: 38.810 euros
Octavia Combi RS IV (PHEV) 1.4 TSI 245 CV DSG6: 41.240 euros
 
José A. Prados (Madrid) – www.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium