Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Opel Insignia Sports Tourer 1.5D

José A. Prados

6 mayo 2021

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

Una buena alternativa a los SUV para viajar en familia con una gran cantidad de espacio y un motor diesel que gasta muy poco.

A la venta desde 2008 como sustituto del Vectra, cuando las berlinas y los vehículos familiares tenían una buena representación en el mercado europeo, el Opel Insignia ha visto reducido su protagonismo en estos últimos años por la arrasadora moda de los SUV, que ya acaparan ya casi la mitad de las ventas, en una tendencia que continúa al alza.
 
Pero no todo el mundo necesita un SUV, y todavía hay una buena cantidad de conductores que prefiere una berlina para sus desplazamientos, y un familiar si estos viajes se hacen con niños o con una gran cantidad de equipaje. La comodidad de conducción, el ahorro de combustible y la dinámica de conducción son ventajas evidentes frente a una posición de conducción alta y un aspecto campero que ofrecen los reyes del mercado. Quienes sean de esta opinión y busquen un coche amplio, cómodo y con un buen equipamiento para recorrer un buen número de kilómetros, el Opel Insignia, en cualquiera de sus carrocerías, puede ser la solución.
 
La carrocería Sports Tourer es incluso más bonita que la berlina, y, sobre todo, mucho más práctica a la hora de introducir el equipaje de toda la familia en un viaje de vacaciones, con la ventaja de que dispone de un gran portón que facilita la tarea a la hora de llevar objetos voluminosos. La capacidad básica es de 560 litros hasta la bandeja, pero se puede ampliar hasta 1.665 litros si prescindimos de los asientos traseros, pudiendo introducir objetos de gran longitud –las bicicletas viajan sin necesidad de quitar las ruedas-, y cuenta con el sistema de apertura manos libres, que basta con pasar el pie por debajo del paragolpes.
 
El modelo que hemos probado es la versión de acceso a la gama, el Sports Tourer 1.5D con un motor turbodiésel de 122 CV, con las actualizaciones introducidas por Opel en 2020. Cambian algunos detalles estéticos como la parrilla cromada, los paragolpes, faros Intellilux LED con 32 segmentos y embellecedores de escape, con una línea lateral en la que un trazo cromado dibuja la forma del techo hasta el maletero y en las puertas se combinan nervios marcados con superficies cóncavas que dan cierto relieve. La trasera es muy limpia, con los grupos ópticos divididos por el portón del maletero y un ligero alerón integrado al final del techo.
 
Son varios los rivales del Opel Insignia, y algunos de mucho peso como el Ford Mondeo Sportbreak, Mazda6 Wagon, Peugeot 508 SW o Skoda Superb Combi, a los que supera en tamaño y capacidad de carga, con precios muy similares que no deberían suponer un factor decisivo a la hora de la compra.
 
El habitáculo no ha cambiado mucho desde su renovación, un conjunto que combina todavía elementos clásicos como los relojes analógicos en el cuadro de instrumentos a los que se añade una pantalla central a color con información de los datos del viaje o los sistemas de asistencia, además de una pantalla multimedia en el centro del salpicadero con una buena ubicación, desde donde se manejan el teléfono manos libres, equipo de sonido y ajustes diversos. Las plazas delanteras son muy cómodas, con unos de los mejores asientos del segmento, y las traseras son muy amplias, disponiendo de bastante espacio para las rodillas y una buena altura que permite viajar adultos en ellas.
 
 
Al mirar la ficha técnica, surgen algunas dudas sobre la capacidad de este motor a la hora de mover un coche de casi cinco metros de longitud, con un gran maletero y espacio para que viajen cinco personas. Y todas las dudas se disipan al iniciar la marcha y recorrer los primeros kilómetros, porque la decisión de montar la mecánica 1.5D de tres cilindros y 122 CV de potencia resulta un acierto, siempre que el conductor no espere un tacto deportivo.
 
En frio la rumorosidad del motor es normal para tratarse de una mecánica diesel, pero el buen aislamiento acústico del habitáculo hace que los pasajeros no perciban ningún ruido del motor ni de rodadura, y mucho menos con la música a un volumen discreto. Las prestaciones no son su punto destacado -202 km/h de velocidad máxima y 11,6 segundos en el paso desde parado a 100 km/h-, cumpliendo con creces con las necesidades de la mayoría de los conductores en las actuales circunstancias.
 
El motor empuja bien desde las 1.800 rpm y como tiene un par máximo de 300 Nm se mueve con soltura y nadie diría que lleva un motor de tres cilindros. A cambio, este motor ofrece un consumo tan ajustado que es un vehículo altamente recomendable para quienes por su trabajo o necesidades de ocio realiza al año un elevado número de kilómetros. Lo mismo que sucede con las versiones de gasolina, tiene la etiqueta C (verde), por lo que nadie debería tener dudas si sus recorridos no incluyen el centro de las grandes ciudades con áreas restringidas. La cifra homologada de 4,6 litros a los 100 kilómetros es bastante real si efectuamos una conducción eficiente, y en cualquier caso en los viajes por carretera el gasto medio no superará los 6 litros si el coche va muy cargado y la orografía no acompaña. Durante nuestra prueba el consumo medio ha sido de 5,6 litros, obteniéndose una autonomía cercana a 900 kilómetros, para recorrer España de punta a punta sin repostar.
 
El cambio manual de seis velocidades tiene un funcionamiento correcto y el gran par motor que dispone no obliga a estar cambiando constantemente de marcha, salvo que necesitemos hacer un adelantamiento rápido o recuperar el régimen en una subida prolongada si el coche va cargado. El cambio automático sería una buena opción por comodidad, sobre todo en trayectos urbanos o con mucho tráfico.
 
La dinámica de conducción es uno de los puntos fuertes del Opel Insignia, ayudado por un chasis bien equilibrado y un conjunto de suspensiones que resultan efectivas en cualquier tipo de trazado. La dirección transmite buenas sensaciones y el comportamiento del coche es bastante neutral al afrontar curvas rápidas, sin que apenas se noten los cinco metros de carrocería y los casi 1.600 kilos de peso.
 
En la gama Insignia Sports Tourer se puede elegir entre dos motores diesel de 122 y 174 CV, más tres de gasolina de 170, 200 y 230 CV (2.0 GSI). La unidad probada, según el configurador de Opel, tiene un precio de 42.609 euros, sin aplicar los descuentos promocionales y de financiación, más el plan MOVES II (2.499 euros) entregando un coche antiguo que se acoja a las condiciones.
 
De serie trae numerosas tecnologías de ayuda a la conducción, faros matriciales Intellilux Pixel LED, sistema de reconocimiento de señales, apertura del maletero manos libres, sistema de arranque sin llave y cámara de visión trasera, entre otros elementos. Para la pintura metalizada habrá que añadir 623 euros más y la tapicería mixta ‘Monita’ con el asiento del conductor AGR, muy recomendable, supone otros 620 euros más. De serie trae llantas de aleación de 18”, el Pack GS interior que incluye pedales deportivos, volante de cuero deportivo y calefactado, revestimiento del techo en negro y red de seguridad para el maletero.
 
Hay paquetes opcionales que resultan muy prácticos como el Pack Invierno (415 euros), que incluye asientos delanteros calefactados, parabrisas térmico y volante de cuero calefactable, o el Pack Parking (623 euros), con alerta de tráfico transversal trasero, alerta de ángulo muerto, alerta de cambio involuntario de carril, asistente de aparcamiento delantero y trasero más cámara de visión trasera. Los faros matriciales Intellillux Pixel LED con sistema de reconocimiento de señales salen por 1.662 euros, el sistema multimedia Navi con pantalla a color táctil de 7”, altavoces de alta fidelidad, conexión Bluetooth, USB y compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto cuesta 519 euros y el sistema de apertura y arranque manos libres por 415 euros.
 
Ficha técnica
Opel Insignia Sports Tourer 1.5D GS Line
Dimensiones
Longitud: 4.986 milímetros
Anchura: 1.863 milímetros
Altura: 1.500 milímetros
Batalla: 2.829 milímetros
Peso: 1.585 kg
Depósito combustible: 62 litros
Maletero: 560/1.665 litros
 
Motor
Tipo: gasóleo, delantero transversal
Cilindros: 3 en línea
Cilindrada: 1.496 cc
Potencia: 122 CV a 3250 rpm
Par máximo: 300 Nm a 1750-2500 rpm
Tracción: delantera
Cambio: manual 6 velocidades
 
Prestaciones
Velocidad máxima: 202 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 11,6 s
Consumo medio WLTP: 4.6 l/100 km
Emisiones CO2: 121 g/km
Etiqueta DGT: C
 
Precio: 42.609 euros
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium