Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Nissan Juke 1.2 DIG-T 115CV

Miguel Quintana

13 noviembre 2018

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Ya es un veterano pero no deja indiferente a nadie. Divertido y seguro de conducir, el SUV de 4,13 metros se mantiene arriba en las listas de ventas.

Siguiendo los pasos del éxito del Nissan Qashqai, la marca japonesa ha buscado, con el Juke, atraer a una clientela más atrevida con un todo-camino más pequeño (4,13 metros de largo) con formas arriesgadas, que prefiere los firmes asfaltados a las excursiones por caminos de tierra, como dicta la moda actual.
 
En la vista frontal, parece que mira raro. Las que simulan ser luces antiniebla son los faros principales, mientras que los intermitentes y luces de posición están altos y sobresalen por encima de los laterales del capó. Bajo el paragolpes delantero, se encuentra una especie de cubre-cárter con tres tomas de aire redondas, que no son más que un adorno de plástico. En el lateral de la carrocería, los exagerados pasos de rueda y grandes llantas de perfil bajo hacen parecer al Juke más pequeño de lo que es. Los grupos ópticos traseros, con una extraña forma de boomerang, enmarcan una luneta que se prolonga hacia los lados.
 
Por dentro, también es diferente. En el cuadro de instrumentos encontramos el velocímetro y tacómetro, enmarcados en dos esferas circulares. Desde el acabado más básico encontramos aire acondicionado y ordenador de a bordo, con volante de cuero, navegador, cámaras de visión trasera y cenital y asientos de piel calefactables en el acabado más alto. En cuestión de espacio, los pasajeros delanteros no tendrán ninguna queja, con unos asientos cómodos y firmes; la posición de conducción es alta, desde la que se ven los laterales del capó. Lástima que el volante sólo se regule en altura.
Las plazas traseras son otra cosa: con espacio para sólo dos adultos no muy altos, un acceso dificultado por la estrechez de las puertas y sin posibilidad de ajustar los asientos hacia adelante o atrás. Tampoco el maletero, de 345 litros de capacidad es muy grande, pero puede ampliarse abatiendo por partes los respaldos de los asientos traseros.
 
Aunque el Juke no es un coche caro, como muestran los plásticos de tacto duro del interior, cuenta con detalles interesantes como los tiradores de las puertas redondos y cromados, muchos porta-botellas, mandos de la radio y del control de crucero en el volante, un decente equipo de sonido y, lo mejor de todo, el “Nissan Dynamic Control System” de serie en los acabados “Accenta” y superiores.
Este sistema, entre otras cosas, controla el equipo de climatización, activa el ordenador de viaje, muestra un medidor de fuerzas “g” y ofrece diferentes modos de conducción: En el modo “Sport” notaremos que responde más rápidamente al acelerador y parece que tiene más fuerza para adelantar o arrancar desde parado. En el modo “Normal”, la respuesta del acelerador no es tan rápida, aunque la potencia es la misma; quizá es el modo menos recomendable en el uso habitual. Por fin está el modo “Eco”, que restringe aún más la respuesta al acelerador, vuelve al Juke más torpón, pero rebaja el consumo considerablemente. Lógicamente es el modo recomendado para ahorrar, pero del que huiremos si buscamos rapidez y agilidad en la conducción. Por último, abre un gráfico de barras que muestra un historial de consumo para conseguir una conducción más económica.
 
A pesar de ser un vehículo con una buena distancia al suelo, se comporta con gran agilidad en carretera, con muy pocas inclinaciones de la carrocería en las curvas y obedeciendo instantáneamente las movimientos del volante. Contando con su rápido y preciso sistema de dirección, el Juke es divertido de conducir y anima a tomar las curvas con rapidez, sintiendo tanta seguridad que uno olvida que está al volante de un todo-camino. Como curiosidad, hay que señalar la divertida pantalla “g-force” que, como en un deportivo, indica las fuerzas centrífugas, de aceleración y frenado. Algo con lo que sorprender a los amigos cuando monten en el coche.
 
Toda la agilidad y buen tacto que exhibe circulando por carretera, se paga en forma de suspensión firme, sobre todo para los pasajeros traseros que saltarán en sus asientos en cuanto el Juke supere un bache. Esa misma firmeza de la suspensión, además de tener solo tracción delantera y montar neumáticos de carretera de perfil bajo, sin rueda de repuesto, nos indica que no está diseñado para excursiones camperas; como máximo puede atreverse a circular por caminos de tierra, aprovechando su buena distancia al suelo.
 
Su motor de gasolina 1.2 turbo es el mismo que el del Renault Captur, aunque parece más refinado y voluntarioso a velocidades cortas y medias, donde sus 115 CV empujan con fuerza y suavidad. Los diferentes modos de conducción no alteran sustancialmente el buen rendimiento dinámico. La caja de cambios es una manual de seis relaciones de perfecto manejo, que se adapta muy bien a la elasticidad de este motor, que parece disponer de más potencia bajo el pie derecho.   
El consumo del motor 1.2 turbo de gasolina no es alto ni bajo. Homologa de media 5,7 litros cada 100 kilómetros, pero nosotros hemos medido 8,0 l/100. Quizá, si hubiéramos buscado acercarnos al gasto homologado, tendríamos que haber circulado en modo “Eco” constantemente, pero confesamos que la mayor parte de la prueba la hemos realizado en modo “Sport”, el más atractivo para nosotros.
 
Entrando en precios, Juke 1.2 DIG-T con acabado “Accenta” que incluye el climatizador, cristales tintados, radio, MP3 y USB“, llantas de 17 pulgadas, etc. cuesta 19.340 €, mientras que el “Tekna” añade asientos de cuero calefactables, climatizador, cristales oscurecidos, sensores de luz y lluvia, techo solar, cámaras de visión trasera y de 360º y otros, asciende a 23.540 €.
 
Un coche diferente por dentro y por fuera, divertido de conducir y de consumo aquilatado. No es el mejor para los ocupantes traseros ni en espacio de maletero, pero tiene un estilo propio.
 
FICHA TÉCNICA
Nisan Juke 1.2 DIG-T 115CV
DIMENSIONES
Longitud: 4,135 metros
Anchura: 1,765 metros
Altura: 1,565 metros
Batalla: 2,646 metros
Peso: 1.311 kilos
Maletero: 354 litros

MOTOR
Combustible: gasolina
Número de cilindros: 4
Posición: delantero transversal
Cilindrada: 1.199 cc
Potencia: 115 CV a 4.500 rpm
Par máximo: 190 Nm a 2.000 rpm
Cambio: manual 6 vel
Tracción: delantera

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 178 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 10,8 segundos
Consumo medio: 5,7 litros
Emisiones CO2: 128 g/km

PRECIO: desde: 19.340 euros
 
J.M. Quintanawww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 94 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium