Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Las lanchas Alfa Romeo

VidaPremium

20 octubre 2020

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

La exposición Caballos de mar en el Museo de Arese narra un capítulo menos conocido, las embarcaciones con motores de la firma italiana.

Cinco títulos mundiales, los dos primeros campeonatos de Fórmula 1 de la historia, 11 Mille Miglia, 10 Targa Florio y cientos de otros triunfos en las categorías Sport y Turismo: la historia deportiva de Alfa Romeo en carretera y en pista es bien conocida. La que es menos conocida es otra página de esta historia, la que escribió sobre el agua. De hecho, las tecnologías e innovaciones desarrolladas por Alfa Romeo también se utilizaron en la motonáutica, un deporte tan emocionante como las carreras de coches y capaz de entusiasmar al público.
 
De los años veinte a los años ochenta, Alfa Romeo también fue uno de los protagonistas absolutos en este campo. Los motores aeronáuticos y de coches, tanto de serie como de carreras, se adaptaron para un uso marino, derivados no solo de los legendarios Alfetta durante y después de sus carreras automovilísticas, sino también del Giulietta, Giulia GTA, Montreal, 2600 y otros. Entre récords y títulos mundiales, europeos e italianos en las distintas categorías, Alfa Romeo ganó en el agua casi tanto como en la pista y en la carretera.
 
En el año del 110 aniversario de la marca, el Museo Alfa Romeo de Arese rinde homenaje a este capítulo menos conocido de la historia con una exposición titulada Cavalli Marini (Caballos de mar), una cita de un artículo publicado en la revista Quadrifoglio en 1973. La exposición, que permanecerá abierta del 17 de octubre de 2020 al 21 de febrero de 2021, es una oportunidad extraordinaria para descubrir la ‘otra vida’ de los motores Alfa Romeo, desde las competiciones al transporte público, desde los vehículos militares a los barcos pesqueros de motor utilizados después de la Segunda Guerra Mundial para abastecer los comedores de las fábricas.
 
No solo récords
Como marca históricamente ligada al mundo de las carreras, Alfa Romeo tiene un rico palmarés también en motonáutica. Por sí solas, 9 de las 10 embarcaciones de esta exposición (la décima es una embarcación de recreo) pueden enorgullecerse de hasta 11 récords mundiales, 6 campeonatos del mundo, 7 campeonatos europeos y 9 campeonatos italianos, y 5 medallas de oro del Coni (Comité Olímpico Nacional Italiano). La exposición recorre la historia de todos los tipos de motores que dominaron la motonáutica: desde el legendario Alfetta a las diferentes versiones de dos árboles, al Montreal y Tipo 33.
 
Las ‘tres vidas’ del Alfetta
En el campo de la motonáutica, los motores que se adaptaban para un uso marino, a menudo se producían exclusivamente de forma temporal y eran gestionados en los circuitos de carreras directamente por el departamento de carreras de Alfa Romeo. Por ejemplo, este fue el caso de los motores del Alfetta. La exposición es así la ocasión para una reaparición histórica: el encuentro entre Arno II°, una aerodinámica lancha motora construida por los astilleros Picchiotti en Viareggio en 1946 y restaurada específicamente, después de 70 años, para esta exposición, y el motor que la impulsaba en ese momento, originalmente concebido para el Alfetta 158. Un motor que, cuando le brindó a Alfa Romeo su primera victoria de Fórmula 1 de la historia en 1950, ya había ganado tres campeonatos del mundo en el agua, conquistado un título italiano, batido el récord mundial de velocidad y mucho más, con Achille Castoldi como piloto.
 
Precisamente Castoldi obtuvo a partir de 1938 el uso en exclusiva del motor 158 en competiciones motonáuticas. Y en 1943, también fue quien salvó algunos de los Alfetta escondiéndolos en su granja de Abbategrasso, al abrigo de los bombardeos y las requisas de guerra.
 
La lancha Arno II° también fue pilotada por Achille Varzi, que pudo subir al podio de la Copa Luino en 1948. A finales de 1949, con la llegada de los revolucionarios «tres puntos», se prescindió de la Arno II°, ya sin motor, y nunca se volvió a utilizar. Pero el motor ciertamente no se retiró: en su versión de carretera ganó los dos primeros títulos de la historia de la Fórmula 1, en 1950 con Nino Farina y luego en 1951 con Juan Manuel Fangio.
 
Cuando al año siguiente Alfa Romeo se retiró de la F1, comenzó una nueva y extraordinaria aventura para el motor del Alfetta. Laura 1°, Moschettiere, Tamiri y Laura 3°, esta última incluso propulsada por dos motores Alfetta en línea, escribieron páginas memorables en la historia del deporte, con estrellas como Mario Verga, Ezio Selva y el propio Castoldi, que acumularon victorias en carreras y récords de velocidad.
 
Desfile de campeones del mundo
La exposición también incluye otras embarcaciones con un palmarés impresionante: la Loustic 2, una intraborda de carreras de la clase LV-1300 construida por el astillero Celli en Venecia y propulsada por el motor de 1300 cc del Giulietta AR530. En 1964, ganó tres títulos mundiales en las carreras de 5, 10 y 15 millas de su clase.
 
También puede verse la Molinari-Alfa Romeo 2500, el único ejemplar existente de este tipo, que ganó el título mundial en 1966. Construida para el piloto de lanchas del equipo Agusta Fortunato Libanori, su casco es de aleación de aluminio aeronáutico creado por el departamento de Helicópteros Agusta. Como homenaje a la colaboración con este sector, la cola luce los colores de los aviones de Alitalia.
 
Y también se expone la lancha motora Dalla Pietà - Alfa Romeo que ganó 3 títulos europeos y dos italianos en la categoría deportiva europea Runabouts/Intraborda entre 1968 y 1970. Un ejemplar único, construido para Luigi Raineri, un famoso preparador de motores de carreras náuticos de Alfa Romeo.
 
También se exhibe la Molivio - Alfa Romeo GTA, en la que corría Leopoldo Casanova, piloto y recordman de embarcaciones intraborda propulsadas por motores Alfa Romeo Autodelta: entre 1968 y 1972 ganó un título europeo, 4 títulos italianos y batió el récord del mundo de velocidad cuatro veces en 3 clases diferentes.
 
La Celli de 1970 es la primera de las 4 embarcaciones 2500 propulsadas por el motor náutico Montreal-Autodelta. A bordo estaba Antonio Pietrobelli, un famoso piloto que durante más de 10 años gaño títulos italianos, europeos y mundiales en carreras en circuito.
 
La serie de lanchas de carreras se completa con la construida por los astilleros Lucini en Como para Franco Cantando, ganador del récord mundial de R3 en 1974 y campeón del mundo al año siguiente. Finalmente, puede verse la Popoli-Alfa Romeo de la colección del Museo Alfa Romeo. Con este casco y el motor del Tipo 33, que Autodelta había incrementado a dos litros y medio, Leopoldo Casanova marcó el récord mundial de velocidad en la clase KC 500 KG, aún imbatido hasta la fecha, con una velocidad media de 225,145 km/h.
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium