Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Jaeger-LeCoultre Polaris Mariner

José A. Prados

21 octubre 2020

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

El reloj de buceo alcanza una alta sofisticación al cumplir la norma ISO 6425 en dos versiones, una con alarma para tiempo de inmersión.

La Grande Maison acumula más de un siglo de historia en la que ha marcado algunos hitos importantes en el mundo de la Alta Relojería. En la década de los 50, cuando el submarinismo era de uso casi exclusivamente militar, Jaeger-LeCoultre creó una herramienta que tuvo una gran aceptación entre los buceadores profesionales, dando lugar al inicio de una leyenda. En 1959, ese reloj vuelve a tomar protagonismo por introducir un movimiento Memovox automático que ofrecía una alerta auditiva para indicar el momento de volver a la superficie. Todo este trabajo culminó en 1968 con el Memovox Polaris, que incorpora el bisel giratorio interno, alarma y un triple fondo para optimizar la transmisión de sonido.
 
Durante todo este tiempo han ido apareciendo nuevas versiones del sistema de alarma Memovox –que significa voz en la memoria-, un mecanismo sofisticado que en el año 2020 cobra una nueva dimensión con un Calibre 956 que introduce mejoras en fiabilidad y precisión al añadir un timbre alrededor del mecanismo que permite abrir el fondo de la caja para contemplarlo a través de un cristal de zafiro.
 
Tomando como base el inmenso patrimonio de Jaeger-LeCoultre en relojes de buceo, la firma presenta dos nuevos modelos de alto rendimiento que retoman los elementos que lograron el éxito en los años 60, como el bisel rotativo central aportando tecnologías que permiten cumplir la exigente normativa ISO 6425, específica para relojes de buceo.
 
Los nuevos relojes Jaeger-LeCoultre Polarie Mariner Momovox y Polaris Mariner Date comparten una caja de acero inoxidable de 42 milímetros de diámetro con superficies pulidas y cepilladas, alojando una esfera de intenso color gradiente azul, fiel a la estética de los clásicos Polaris, con tres círculos concéntricos en distintos acabados texturizados, audaces índices en forma trapezoidal y cifras árabes. El disco central de la esfera cuenta con un acabado tornasolado cepillado, complementando el sutil graneado del anillo intermedio y el acabado opalino del anillo exterior, que constituye el bisel giratorio unidireccional.
 
Entre las novedades de estos relojes para cumplir con el certificado ISO 6425 está una caja hermética hasta 300 metros de profundidad (30 bar), corona atornillada para evitar cualquier manejo involuntario y una banda de seguridad naranja que avisa al buceador que la corona no está completamente atornillada.
 
Las agujas van recubiertas ahora con Super-LumiNova que garantiza una excelente legibilidad en los fondos submarinos donde hay poca luz, empleando diferentes colores para distinguir las correspondientes a horas y minutos, mientras que el segundero cuenta con una punta naranja que facilita la visión durante el día y una sección luminiscente central que evita confusión con las otras agujas.
 
En el interior del Polaris Mariner Memovox encontramos un movimiento automático nuevo, el Calibre 956, descendiente directo de los primeros calibres relojeros con alarma automática de Jaeger-LeCoultre. Ha sido revisado desde su presentación en 2008, y si anteriormente el fondo de la caja era cerrado, un mecanismo de sonería que une el timbre al lateral de la caja permite que se pueda contemplar el funcionamiento del martillo a través del cristal de zafiro del fondo. Todo ello para que el característico sonido de ‘campana escolar’ de la alarma permanezca inalterado.
 
En el lateral conserva el esquema clásico de triple corona que siempre ha caracterizado a los relojes de buceo Memovox. La superior, que controla la alarma, gira el disco central de la esfera para alinear el índice triangular con la hora de alarma deseada. Mediante la corona central se configura el bisel interno de inmersión y la corona inferior sirve para ajustar la hora.
 
Más sencillo, el Polaris Mariner Date, ofrece las funciones clásicas de horas y minutos de los relojes de buceo, bisel giratorio interno y una nueva visualización de la fecha saltante. La configuración de doble corona permite ajustar el bisel interno con la superior y la hora/fecha con la inferior. Utiliza el Calibre 899 con reserva de marcha de 70 horas y también es sumergible hasta una profundidad de 300 metros.
 
Otro detalle interesante lo encontramos en el brazalete de acero inoxidable de tres filas con ajuste rápido que incrementa la longitud en 4 milímetros, de gran utilidad al ponerlo sobre el traje de neopreno o para liberar la muñeca en días de calor.
 
Ficha técnica
Caja: acero inoxidable
Medida: 42 milímetros
Movimiento: Calibre 899 / Calibre 956
Funciones: hora, minutos, segundos, fecha y alarma
Reserva de marcha: 70 / 45 horas
Cristal: zafiro antirreflejos
Esfera: gradiente azul con acabados satinados
Índices: números arábigos aplicados con Super-LumiNova
Agujas: caladas con Super-LumiNova
Fondo: cristal zafiro
Estanqueidad: hasta 300 metros (30 bar)
Brazalete: acero inoxidable
Precio: 11.000 / 17.600 euros
Más información en www.jaeger-lecoultre.com

Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium