Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Desayunos saludables en Elektra

José A. Prados

20 septiembre 2018

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Comprometido con la vida sana, este establecimiento tiene distintas opciones de cocina para vegetarianos, veganos y omnívoros.

En un ambiente con un toque vintage y retro, el restaurante Elektra (Santa Engracia, 108, Madrid) ofrece en sus dos plantas un espacio para disfrutar de la cocina saludable en desayunos y brunch, así como una terraza con capacidad para 30 personas que es todo un reclamo para quienes buscan un espacio diferente al aire libre.
 
En su compromiso con la vida sana, cuidando la alimentación y ofreciendo cosas nuevas a un público de mentalidad abierta, Elektra es una apuesta por fa fusión de cocinas y sabores, poniendo especial detalle en las presentaciones para que sean vistosas, todo ello en un entorno acogedor y con propuestas para todos los públicos, porque hay opciones para vegetarianos, veganos y omnívoros.
 
El restaurante Elektra nació de la necesidad de Chiqui Martínez de la Puente por encontrar restaurantes donde contentar a sus hijos: él carnívoro, ella vegetariana. Esta dificultad unida a su pasión por la decoración y el deseo de tener su propio restaurante tomó forma en noviembre de 2016 con la apertura de Elektra, cuyo nombre toma prestado del de su abuela ponferradina. A este proyecto se sumaron dos socios, su amiga Flor Esteban y su fisioterapeuta, Luis Iborra, que no dudaron en embarcarse en este sueño, que ahora es también el suyo.
 
La oferta gastronómica de Elektra gira en torno al buen producto bien seleccionado gracias al trato estrecho con los proveedores: verduras y frutas frescas, con poco tratamiento térmico, y que son elegidas por su gran calibre y ausencia de cera (ya que son utilizadas con su propia piel en batidos para que mantengan las vitaminas); proveedores de proximidad como las carnes de Jiménez Barbero o los panes de Viena La Baguette y Madre Hizo Pan; y otros llegados de distintos rincones del mundo, como bacalao de Alaska, tomatillo verde mexicano o productos especiados de la India. De esta forma, a la cocina de Elektra llega lo mejor de cada casa, con independencia de su lugar de origen. Y todo bajo la batuta de Emilio Salas, asesor gastronómico e ideólogo de la carta, que cuida con mimo la propuesta de Elektra para que sea saludable, digestiva y muy atractiva.
 
El concepto de Elektra nació con un reto: hacer un producto atractivo sin necesidad de utilizar proteína animal como, por ejemplo, sustituyendo los lácteos por manteca de cacao o leche de coco. La idea de Emilio Salas siempre se mantuvo en una misma dirección: crear platos sabrosos, contundentes y distintos a la oferta a la que están acostumbrados los vegetarianos. Y partiendo de esta base, toda la oferta fue evolucionando hasta equilibrar la seducción a vegetarianos, veganos, flexiterianos y omnívoros al mismo nivel.
 
Esta evolución, que también se ha dado en la carne y el pescado, ha llevado a tener entre los hits varios imprescindibles que sus fieles clientes siempre reclaman, como el steak tartar sirio (donde sustituyen los encurtidos por pepino crudo, lo elaboran con numerosas especias y sirven junto a un sorbete de manzana ácida y pepino); nem cuon de vieira y gamba con guacamole y chutney de naranja; o la lasagna boloñesa de buey, una receta clásica reforzada con pecorino romano, sobrasadas de intenso sabor o vino de Oporto, muy fina y con un corte crujiente.
 
Además, su amplia oferta abarca todas las horas del día, desde desayunos, brunch, menús del día (con seis platos fijos que rotan cada quince días y dos platos nuevos diarios), una amplia propuesta gastronómica de mediodía y noche, y una sugerente carta de bebidas, con numerosas tónicas, batidos o cócteles a elegir.
 
El precio medio por comensal es de 35 euros y cuenta con un amplio horario durante todos los días de la semana (desde las 9h a las 2h). Más información en www.elektramadrid.es
Leer revistas
Revista nº 92 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium