Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

BMW X3 xDrive 20d

José A. Prados

5 abril 2018

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Ligeramente más grande y amplio, en su tercera generación sigue apostando por una conducción divertida y más eficiente.

Es todo un referente desde que llegara al mercado en 2003, y en su tercera generación sigue ganando enteros para posicionarse entre los vehículos más deseados del segmento SUV Premium, donde la marca bávara acumula una gran experiencia en ‘materia X’. La gama actual es de lo más extensa, empezando por el modelo –el X5- que en 1999 abrió la suculenta tarta a la que se han apuntado todos los fabricantes, y la oferta no para de crecer con la incorporación reciente del BMW X2 y el nuevo X7, que estará a la venta a finales de 2018.
 
No era sencillo acometer el cambio generacional de un producto que ha funcionado muy bien desde sus inicios, y por ese motivo las variaciones no han sido muy importantes, a pesar de tratarse de un coche completamente nuevo. Presenta una línea más elegante a base de trazos sencillos y su estética mejora notablemente con los nuevos faros que emplean tecnología LED para marcar su silueta, tanto de día como de noche. Es algo mayor en tamaño que la versión anterior, pero sus proporciones están bien equilibradas, de modo que no lo apreciaremos sin no comparamos los dos modelos frente a frente.
 
El frontal, con la característica rejilla de dos riñones con los bordes cromados, es ahora más elegante, completando el conjunto unos grupos ópticos situados en posición elevada y con la pestaña LED de la luz diurna en la parte superior que le da un aire de familia. Los protectores de bajos en la parte delantera y trasera contribuyen a dar un aire más campero, aunque son bastante discretos para que no pierda elegancia.
 
Pocas novedades en el interior después de haber conducido un Serie 5, del que hereda numerosos componentes. Asientos cómodos, con una buena regulación para poder realizar muchos kilómetros sin cansancio y toda la información disponible en la pantalla flotante que hay en el centro del salpicadero, además de los mandos para el sistema de climatización y audio en la parte inferior de la consola central.
 
En diesel hay cuatro motorizaciones disponibles para el nuevo X3 –sDrive18d que entrega 150 CV, xDrive20d con 190 CV, xDrive25d de 211 CV y xDrive30d con 265 CV, las tres primeras de cuatro cilindros y la última de seis-, con precios desde 42.950 a 59.550 euros, además de tres variantes gasolina de 184, 249 y 360 CV. A pesar de lo mucho y mal que se está hablando del diesel, en este segmento sigue teniendo un peso considerable en las ventas, aunque la tendencia parece cambiar ligeramente, por eso el protagonista de nuestra prueba es el más vendido, el xDrive20d, que con sus 190 CV y un par máximo de 400 Nm puede con todo lo que le echen.
 
Y, a pesar de su potencia y peso, es un motor que gasta lo justo, hasta el punto de que podemos afirmar que es de los mejores de su categoría. Con el sistema de tracción total y una gran masa que desplazar es capaz de hacer consumos propios de una berlina. El fabricante ha homologado una media de 5 litros justos, que pueden acercarse mucho a la realidad si aprovechamos las ventajas del modo de conducción ECOPRO, que limita los acelerones y recomienda levantar el pie si nos pasamos con el acelerador. En un viaje por autovía se pueden hacer los 5,5 o 6 litros de promedio, lo que significa una autonomía de casi 1.000 kilómetros.
 
Al tener una batalla mayor, ahora de 2,86 metros tras el ‘estirón’ que ha pegado la nueva generación (mide ya 4,71 metros de longitud), se nota un mayor espacio en las plazas traseras y también mejora la capacidad del maletero, con unos aprovechables 550 litros hasta la bandeja (40 más que antes, ampliables hasta 1.600 litros si prescindimos de los asientos traseros) y apertura eléctrica del portón incluida ahora como equipamiento de serie, en el que también se incluyen llantas de aleación de 18”, sensores de aparcamiento delantero y trasero, volante deportivo de cuero, luz de cruce con tecnología LED, sensor de lluvia, paquete de iluminación, control de crucero con función de frenada, Active Guard, dispositivo manos libres con interfaz USB, llamada de emergencia inteligente y servicios BMW ConnectedDrive. Ya no se puede decir que los BMW ‘vienen sólo con el volante’, aunque es cierto que la lista de elementos opcionales es muy larga y tentadora para hacer el coche a la medida de cada cliente.
 
En carretera apenas se notan los 1.825 kilos de peso del nuevo X3, que se muestra muy ágil en las curvas y muy aplomado en trazados rápidos por autovía. Tampoco se ve penalizado por la altura de la carrocería gracias a un buen trabajo aerodinámico de los ingenieros alemanes, que han logrado un comportamiento muy similar al de una de sus grandes berlinas, con la diferencia de que se viaja un poco más elevado, detalle que agradecen los conductores de este tipo de vehículos. Reconozco que soy más partidario de las berlinas y los coches ‘familiares’, pero en el caso del BMW X3 hay que quitarse el sombrero, han logrado un producto redondo que seguirá teniendo un gran éxito en numerosos mercados.
 
La suspensión adaptativa (1.171 euros) mejora notablemente el comportamiento en carreteras, actuando sobre el tarado de los amortiguadores, teniendo la posibilidad de elegir el modo Comfort, Sport y Sport +, y modificando también el tacto del pedal del acelerador y el momento del cambio automático.
 
La altura libre al suelo es de 205 milímetros, una distancia que permite circular más tranquilo por caminos sin asfaltar, aunque ya sabemos que su vocación es más bien ciudadana y rutera con este motor, un brillante propulsor de cuatro cilindros que ya ha demostrado sobradamente su solvencia. Hay que ser muy exigente y amante de la velocidad para decidirse por un 25d o 30d, que tienen más caballos y par motor, porque lo cierto es que exprime muy bien los 190 CV y se puede viajar todo lo rápido que uno desee, incluso a plena carga, porque no desfallece nunca, sobre todo con la ayuda del magnífico cambio Steptronic de ocho velocidades.
 
A partir de esta motorización la tracción integral xDrive es de serie, algo que se agradece cuando se circula por carreteras con firme deslizante. Hemos tenido ocasión de probar la efectividad del sistema sobre carreteras nevadas y la verdad es que transmite mucha tranquilidad por la sensación de control en todo momento, incluso con los neumáticos convencionales de verano que calzaba. Para un uso más frecuente por carreteras nevadas es aconsejable montar unos neumáticos M+S o ya neumáticos de invierno para una seguridad total.
¿Es caro? Pues digamos que está en la línea de otros SUV de la categoría Premium, y a igualdad de motorización, cambio y tracción, es unos 5.000 euros más caro que un BMW 320d xDrive Touring, que también tiene una buena capacidad de maletero y ofrece una conducción algo más divertida al tener el centro de gravedad más bajo, pero si lo que buscas es un SUV elegante, espacioso y con una imagen fresca, esta puede ser una buena compra.
 
El precio básico del X3 xDrive20d es de 51.05 euros (51.227 euros con las levas del cambio en el volante), y a partir de ahí empezamos a sumar, ya que puede elegirse el acabado Advantage (2.400 euros), xLine (4.800 euros), Luxury (6.700 euros) o el M Sport (7.400 euros) si buscamos una apariencia más deportiva. Puede montar todo tipo de asistentes para mejorar la seguridad como el sistema Drivin Assistant (1.053 euros) que incluye el aviso de colisión y de peatones con función de frenado en ciudad, o el Parking Assistant Plus (1.893 euros), que ayuda en las maniobras de aparcamiento con las cámaras de visión 360º y realiza las maniobras de aparcamiento de forma automática, siempre que haya una distancia de 1,5 metros libre. Otras exquisiteces son el sistema de sonido Sorround Harman/Kardon (1.290 euros), cristales acústicos (177,50 euros) que mejoran la insonorización del habitáculo, techo panorámico de cristal (1.775 euros) o el volante de cuero M con airbag (390 euros).
 
Ficha técnica
BMW X3 xDrive 20d
Dimensiones
Longitud: 4.708 mm
Anchura: 1.891 mm
Altura: 1.676 mm
Batalla: 2.864 mm
Peso: 1.825 kilos
Depósito: 60l
Maletero: 550 litros
 
Motor
Tipo: diesel, 4 cilindros en línea
Potencia: 190 CV a 4000 rpm
Par máximo: 400 Nm a 1750-2500 rpm
Tracción: total
Cambio: automático 8 vel.
 
Prestaciones
Velocidad máxima: 213 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 8 s
Consumo medio: 5.0 litros
Emisiones CO2: 132 g/km
Normativa emisiones: Euro 6
 
Precio: 51.050 euros
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 90 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium