Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Audi e-tron Sportback

Miguel Quintana

9 noviembre 2020

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Grande, potente y más aerodinámico, toma la tecnología cero emisiones del e-tron y mejora su autonomía hasta los 446 km.

Con la misma potencia de 408 CV eléctricos y un diseño más deportivo y elegante, el nuevo Sportback eléctrico de Audi es la alternativa con carrocería cupé al Audi e-tron. Un modelo llamado a batirse con rivales de gama Premium como el Jaguar I-PACE, Mercedes-Benz EQC o incluso el nuevo Ford Mustang Mach-E.
 
Pudiendo alojar 5 plazas, combina las afiladas líneas de un cupé con la poderosa carrocería SUV para dar lugar a lo que la marca describe como “una nueva clase de vehículo”. Con 4,90 metros de largo, 1,94 de ancho y 1,62 de alto, comparte las dimensiones y estructura del e-tron con una vista trasera diferente, caída del techo más acusada, caderas pronunciadas y un pequeño alerón en forma de labio, que otorga más dinamismo visual y mejor aerodinámica (el Cd pasa de 0,27 a 0,25).
 
Esa caída trasera hace que la distancia al techo sobre los pasajeros traseros sea 2 centímetros inferior y resta algo de volumen para equipajes (615 litros frente a los 660 del e-tron), incluyendo un pequeño hueco delantero, bajo el capó, donde alojar los cables y conexiones para la recarga eléctrica. En todo caso, no es una merma importante.
 
Por dentro es amplio y elevado, con amplias puertas que facilitan el acceso y buena visión del entorno, aprovechando la misma distribución y lujosos materiales que el e-tron. Añade la luz trasera de freno en forma de barra horizontal que estrenó la limusina Audi A8, que ya es una seña de identidad de los modelos más lujosos de la marca.
 
Opcionalmente (1.810 €), incorpora cámaras que sustituyen a los retrovisores tradicionales. Las imágenes se proyectan con gran nitidez en pantallas OLED de 7 pulgadas situadas en ambas puertas delanteras, lo malo es que hay que acostumbrarse a encontrarlas con la mirada, pues quedan en una posición más baja de lo habitual. Es cierto que ayudan a reducir el coeficiente aerodinámico pero, para nosotros, su utilidad en el día a día es discutible.
 
Como en todos los Audi más exclusivos de nueva hornada, integra el cuadro digital “Audi Virtual Cockpit”, una pantalla de 12,3 pulgadas con vistas de marcha, navegación, audio, telefonía y dos grandes pantallas táctiles en el centro del salpicadero para manejar el equipo multimedia, climatizador y otros. Puede dotarse de MMI Navigation Plus inteligente, que sugiere destinos, calcula rutas y monitoriza el tráfico de la región, apoyado en el servicio Alexa de Amazon.
 
Dos baterías, dos potencias
Existen dos versiones diferentes: Sportback 50 (313 CV) y Sportback 55 (408 CV), en función de la capacidad de la batería (71 kWh en el 50 y 95 kWh en el 55, 120 kilos más pesada). Ambas se mueven mediante dos motores eléctricos, uno sobre el eje delantero y otro sobre el trasero, con tracción total gestionada electrónicamente para que el trasero funcione la mayor parte del tiempo, entrando el delantero solo cuando se necesita más potencia y tracción, incrementando así la autonomía del vehículo.
 
Ofrece tres modos de conducción, “E”, “D” y “S”. En el caso del e-tron Sportback 55, la potencia suministrada es de 360 CV en modo “D”, llegando a 408 CV en modo “S” en cortos periodos de 8 segundos como máximo. En el Sportback 50, la potencia de 313 CV es constante, independientemente del modo seleccionado. Dos modos más están disponibles, “Allroad” (eleva la suspensión) y “Offroad” (sube la suspensión y modifica el control de tracción).
 
Comportamiento
El e-tron Sportback más potente invierte sólo 5,7 segundos en el 0-100 km/h (en modo “S”), con un perfecto reparto de pesos del 50% en cada eje, tracción Quattro controlada electrónicamente y función Torque Vectoring, que ayuda en las curvas cerradas, permitiendo cierto deslizamiento.
 
Son buenas noticias pero…, las leyes físicas son inmutables y los 2.595 kilos del Sportback 55, que hemos conducido por estrechas carreteras de la sierra de Madrid, se notan a pesar de la enorme potencia que suministran sus dos motores eléctricos desde el instante en que se pisa el acelerador. Los adelantamientos son fulgurantes, por eso conviene estar atento y frenar pronto, porque la curva siguiente llega muy rápido y, aunque la suspensión neumática rebaja 76 milímetros la altura, los amortiguadores activos añaden aplomo y el centro de gravedad es muy bajo, es fácil superar los límites físicos.
 
A destacar la excelente y graduable respuesta del pedal de freno, sin los típicos tirones del sistema de regeneración de energía. Nos ha parecido la mejor que hemos probado entre los coches eléctricos. Unas levas en el volante controlan el sistema de recuperación con tres grados de intensidad. Se puede jugar con ellas para buscar mayor regeneración de energía, aunque también el coche lo hace automáticamente, frenando cuando el vehículo precedente lo hace.
 
Autonomía y recarga
Anuncia una autonomía, ciclo WLTP, de 446 kilómetros, 40 más que los del e-tron gracias, entre otros avances, a las mejoras aerodinámicas y la extensión de utilización de la batería hasta el 91% de carga, en lugar del 88% anterior.
 
Refinado y agradable de conducir, fabricado con materiales de primera y muy bien aislado, incluso a velocidades altas, hacen del e-tron Sportback un ejemplo de conducción relajada en términos de confort, si exceptuamos la típica ansiedad que acaban generando todos los coches eléctricos por encontrar un punto de recarga.
 
Por eso, Audi ha previsto que la batería, que cuenta con refrigeración, se pueda recargar en media hora hasta un 80%, conectándose a súper-cargadores de corriente continua de 150 kW. En una estación de carga normal de corriente alterna, de 11 kW o 22 kW, el tiempo de recarga llega a ser de 8 horas. Una gran idea es la tarjeta “Audi Recharge” que unifica el acceso y modo de pago en la mayoría de operadores de suministro eléctrico españoles y europeos, evitando usar tarjetas de todas la redes de recarga habituales.
 
Precios
e-tron Sportback 50 básico              75.340 € (Suspensión neumática y llantas de 19”).
e-tron Sportback 50 Advanced         81.640 € (+Audi Virtual Cockpit y llantas de 20”).
e-tron Sportback 50 S Line               85.840 € (+Suspensión deportiva y decoración).
e-tron Sportback 50 Black Line         87.340 € (+Detalles negros exclusivos).
 
e-tron Sportback 55 básico               87.980 € (Suspensión neumática y llantas de 19”).
e-tron Sportback 55 Advanced          94.280 € (+Audi Virtual Cockpit y llantas de 20”).
e-tron Sportback 55 S Line               98.480 € (+Suspensión deportiva y decoración).
e-tron Sportback 55 Black Line         99.990 € (+Detalles negros exclusivos).
 
Todos los valores suponen un incremento de 2.300 € respecto al e-tron estándar.
 
J.Miguel Quintana (Madrid) – www.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium