Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Audi e-tron

VidaPremium

25 mayo 2019

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (5/5) Valorado (5/5) Valorado (5/5) Valorado (5/5) Valorado (5/5)

El primer modelo libre de emisiones del fabricante alemán es un moderno SUV de 4,90 metros que está a la venta desde 82.450 euros.

Resultaría un tanto extraño comenzar a hablar de los retrovisores con cámaras de un coche tan innovador como el Audi e-tron, por eso dejaremos este apartado para más adelante, aunque ha sido lo que más nos ha llamado la atención, porque coches eléctricos ya hemos probado algunos.
 
El e-tron es un coche muy importante porque supone el inicio de la era electrificada del fabricante alemán, un sólido proyecto de compromiso con el medio ambiente que contempla el lanzamiento de 12 vehículos electrificados en un periodo de dos años, de los cuales 5 serán completamente eléctricos y 7 versiones híbridas enchufables (PHEV) de modelos existentes.
 
Llega en un contexto muy favorable en el que toda la sociedad se ha centrado en modelos de bajas emisiones y con pocos rivales, tan solo el Mercedes EQC que inicia en breve su comercialización, o modelos que ya se venden como el Jaguar i-Pace o el Tesla Model X. Por tamaño se sitúa entre el Audi Q5 y el Audi Q7, con una longitud total de 4,90 metros, capacidad para cinco adultos y un maletero de 660 litros de capacidad (60 de ellos bajo el capó delantero, donde se alojan los cables de carga). Hay que destacar la habitabilidad de las plazas traseras al carecer de túnel central de la transmisión, a pesar de que tiene tracción total, pero en este caso con los motores eléctricos situados en los dos ejes.
 
Fabricado en Bruselas, en una planta completamente nueva desde la que saldrán los próximos modelos eléctricos de la marca, su diseño se ha inspirado directamente en el Audi Quattro (1980) que marcó un hito en deportividad. Sus atractivas formas se integran perfectamente en la gama Audi como un modelo avanzado en tecnología, pero sin un diseño que se salga de los cánones marcados en los últimos lanzamientos, de modo que el rasgo más destacado es la parrilla frontal Single Frame, más ancha y baja, con los orificios de ventilación cerrados para mejorar la eficiencia aerodinámica.
 
La silueta es muy similar a la de los SUV grandes de la marca alemana, destacando la caída del techo para dar un toque más deportivo, las grandes llantas de aleación de 19 a 22” y las protecciones de los bajos que van pintadas en plata o negro para destacar que se trata de un coche con mecánica completamente eléctrica. Y es en la parte trasera donde encontramos una gran personalidad con unas ópticas LED que van unidas por una delgada línea luminosa roja y un difusor en el que las salidas de escape se han sustituido por tres delgadas líneas.
 
Para mover el primer coche ‘cero emisiones’ de Audi, los ingenieros han seleccionado una mecánica a la altura de un vehículo de la categoría Premium. Tiene una potencia máxima de 408 CV en determinados picos de aceleración y se compone de dos motores eléctricos, uno en el eje delantero de 184 CV (135 kW) y otro en el trasero de 224 CV (165 kW), alimentados por un conjunto de baterías de iones de litio de 95 kWh de capacidad que proporciona una autonomía máxima de 417 kilómetros según el ciclo de homologación WLTP. El consumo medio homologado oscila entre 22 y 26 kWh, pudiendo alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h (autolimitada) y acelerar de 0 a 100 km/h en solo 5,7 segundos, cifras que hablan del enfoque deportivo que se ha dado al e-tron.
 
Retrovisores exteriores con cámaras
En el interior todo es digital, pudiendo llevar hasta 5 pantallas en el salpicadero que proporcionan al conductor toda la información necesaria en los desplazamientos. La principal está detrás del volante, el Virtual Cookpit, luego está la del navegador en la parte central del salpicadero y otra adicional para la climatización y otras funciones un poco más abajo. Y luego viene la novedad más destacada del coche, los retrovisores con cámaras, que sustituyen los tradicionales espejos por dos pantallas OLED de 7” que proporcionan nítidas imágenes y se manejan con los dedos mediante las flechas que aparecen al acercar la mano. El resultado es todavía extraño, porque inicialmente miras al sitio donde estaría ubicado el retrovisor exterior y sólo ves la cámara, hay que bajar un poco la vista para localizar la pantalla y cuesta un poco acostumbrarse. La ventaja de este elemento opcional –unos 2.000 euros, de serie en acabado Sport y superiores-, es que optimiza la aerodinámica del coche y la visión mejora notablemente cuando viajamos con climatología adversa y durante la noche.
 
Los ingenieros de Audi han logrado un buen trabajo en su primer modelo eléctrico desde el punto de vista dinámico. Sin apenas ruidos, el e-tron se mueve con mucha agilidad en cualquier tipo de carretera y transmite una sensación de calma, sobre todo en el tráfico denso de las grandes ciudades. El único inconveniente es el peso -2.490 kilos en vacío la versión básica-, que condiciona el comportamiento en determinados momentos, pero funciona de un modo muy similar al de los SUV grandes de la marca.
 
Al no tener un cambio de marchas para los motores eléctricos, las levas situadas detrás del volante tienen la función de contribuir a recuperar energía durante la fase de frenada, incrementando la retención si pulsamos la leva izquierda, lo que supone ganar autonomía. Es divertido y va incitando a jugar para hacerse con el control del coche sin necesidad de tocar el freno en la mayoría de las ocasiones.
 
El único aspecto a mejorar es la autonomía. En Audi no han planteado el e-tron como una solución puramente ‘ecológica’, sino que han querido combinar el lujo, los acabados de calidad y un comportamiento impecable sobre el asfalto en un modelo que resulta respetuoso con el medio ambiente. El elevado peso del conjunto no permite obtener uno consumo de energía bajo si practicamos una conducción deportiva, y la autonomía teórica de 417 kilómetros dependerá de la sensibilidad que tengamos con el pedal del acelerador, y en condiciones normales la autonomía real será de 300-350 kilómetros como máximo.
 
Durante un recorrido de cerca de 200 kilómetros por carreteras de Vizcaya en las que se incluía una parte de autovía y mucha ruta de montaña por vías convencionales hemos logrado un consumo medio de 25 kWh, a velocidades legales, con una conducción suave y aprovechando todas las oportunidades para usar el sistema de recuperación de energía. Está claro que si queremos aprovechar el máximo potencial de las baterías de iones de litio de 95 kW, la mentalidad al volante tiene que ser muy conservadora, porque las alegrías con el acelerador se pagan.
 
Ahora vamos a recargar las baterías. De serie viene con un sistema Compact de 11 kW, aunque opcionalmente se puede solicitar un sistema Connect de 22 kW con carga inteligente, pero está preparado para utilizar sistema de carga rápido con hasta 150 kW, que completaría el 80% de la capacidad de la batería en unos 30 minutos. El conductor que compre un e-tron deberá asegurarse una buena conexión en casa y en el trabajo, porque en la actualidad la red de recarga pública es bastante deficiente y hay muy pocos puntos de 50 kW en funcionamiento, por mucho que los políticos y empresas de energía se empeñen en anunciar una red muy completa que no veremos hasta dentro de varios años.
 
El precio del Audi e-tron es elevado y parte de 82.450 euros para la versión básica (e-tron), que en su equipamiento de serie trae llantas de 19”, suspensión neumática y navegador de alta gama, entre otros elementos destacados. El siguiente acabado es el Advanced, desde 88.750 euros, añadiendo llantas de 20”, pinzas de freno en color naranja y el Virtual Cookpit Plus, después está el Sport (95.460 euros) que ya incorpora los espejos virtuales con cámara y completa la gama el Black Line Edition (96.960 euros) con la parrilla frontal negra y barras del techo en negro. En el lanzamiento de su primer modelo eléctrico, Audi ha preparado una versión especial Edition One (115.000 euros) que estrena el color de pintura Azul Antigua y de la que únicamente se fabricarán 2.600 unidades para todo el mundo.
 
Ficha técnica
Audi e-tron
Dimensiones
Longitud: 4.901 milímetros
Anchura: 1.935 milímetros
Altura: 1.629 milímetros
Batalla: 2.928 milímetros
Peso: 2.490 kg
Maletero: 660/1.725 litros
 
Motores eléctricos
Delantero: 184 CV
Trasero: 224 CV
Potencia total: 408 CV (300 kW)
Par máximo: 664 Nm
Tracción: total quattro
Cambio: automático
 
Batería
Tipo: iones de litio
Densidad energética: 95 kWh
 
Prestaciones
Velocidad máxima: 200 km/h
Aceleración: 5,7 segundos
Consumo medio: 22,5 – 26,2 kWh/100 km
Emisiones CO2: 0 g/km
Autonomía: hasta 417 km
Normativa: WLTP
 
Precio: desde 82.400 euros

Leer revistas
Revista nº 100 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium