Martes, 26 de mayo de 2020
Novedades

Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio

Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio
Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio

Potentísimo, eficaz y divertido, es el SUV más rápido del mundo con su récord de 7´51" en el circuito de Nürburgring. Cuesta 104.000 €.
Miguel Quintana / Actualizado 2 marzo 2018
Un SUV con 510 CV puede no ser un coche práctico, ni lo pretende. El espacio interior o la capacidad del maletero (abundante en ambos casos) pasan a importar menos frente a los 3,8 segundos que invierte en pasar de 0 a 100 km/h y 283 km/h de velocidad máxima, la eficacia de su tracción total Q4 con diferencial trasero activo, la rapidez de su caja automática ZF de 8 relaciones, su enorme capacidad de frenada y ese sonido celestial que emana de sus cuatro salidas de escape.
 
Diseñado y desarrollado por el mismo equipo técnico responsable de la berlina Giuglia Quadrifoglio, el impresionante Stelvio Quadrifoglio comparte muchas de sus soluciones mecánicas, como el excelente motor V6 biturbo de 2.9 litros de 510 CV y la caja de cambios automática ZF de ocho relaciones, ésta con una gestión exclusiva. Solo la transmisión es diferente, pues, en lugar de ser propulsión trasera, la potencia se transmite al asfalto a través del sistema de tracción total Q4.
 
Respecto a las versiones ‘normales’ del Stelvio, el Quadrifoglio se distingue por cuatro salidas de escape en el paragolpes trasero, dos de aire caliente sobre el capó, pasos de rueda más grandes y llantas exclusivas de 20 pulgadas, tras las que destacan los enormes discos de freno, que pueden ser cerámicos (5.875 euros) y pesan 17 kilos menos.
 
El motor V6 biturbo, de 2.9 litros, emana potencia y ansia de coger vueltas. Proporciona 510 CV a 6.500 rpm y un par máximo de 600 Nm en un gran abanico de revoluciones, entre 2.500 y 5.000 rpm. Fabricado en aluminio, monta cárter seco, válvulas rellenas de sodio para refrigeración y desactivación automática de la bancada  derecha de cilindros en condiciones de baja exigencia para rebajar el consumo. Además, su banda sonora es evocadora, lo que es inusual para un motor turbo.
 
En condiciones normales de adherencia, las ruedas traseras son las únicas encargadas de transmitir la potencia. Solamente cuando comienzan a derrapar, hasta un 50% de fuerza se dirige al eje delantero. No más. El diferencial trasero activo incorpora una pareja de embragues que reparten el par entre ambas ruedas para hacer más ágil al Stelvio. El coche está suspendido por dobles brazos delanteros y un sistema multilink trasero, con amortiguadores activos.
 
El motor está montado detrás del eje delantero, lo que contribuye a un reparto peso cercano al 50%. El uso extensivo de fibra de carbono y paneles de aluminio impide que el Stelvio Quadrifoglio sea un peso pesado. En todo caso, los 1.830 kilos que marca la báscula no le califican como peso ligero.
 
Un selector de modos de conducción DNA Pro permite elegir varios modos de conducción: Efficiency, que reduce el consumo funcionando con solo tres cilindros; Natural, o modo normal, que también permite esa desconexión; Dynamic, que agudiza la respuesta del acelerador, reduce el tiempo entre cada cambio de marcha, endurece la amortiguación y hace más pesada la dirección; y Race, que añade un punto más a todas estas variables y reduce la intervención del sistema de control de estabilidad.
 
Lo probamos en el precioso trazado del circuito Ascari en Ronda (Málaga), donde nos sedujo por su precisión y agilidad a lo largo de todo el trazado, con un comportamiento realmente deportivo. Al volante no se siente como un SUV. Es ágil, veloz, no balancea y exhibe un remarcable nivel de precisión a lo largo del circuito, además de un excelente equilibrio de comportamiento en todo tipo de curvas. No obstante, aunque disimula eficazmente su peso, acusa la alta posición de conducción y centro de gravedad, con un retrovisor izquierdo que oculta la visión en las curvas que se cierran hacia ese lado.
 
La dirección es directa, rápida y muy intuitiva. El morro obedece todo tipo de movimientos del volante, incluso en pleno apoyo. A veces, puede subvirar si lo provocas, pero hay suficiente agarre delantero para, tras un buen pisotón al acelerador, sentir como la zaga redondea la curva.
 
El sistema de cuatro ruedas motrices Q4 se encarga de transferir eficazmente los 600 Nm de par al asfalto. Si el conductor es brusco al acelerar, desliza suavemente a la salida de una curva o subvira si se anticipa el movimiento, pero pronto agarran las cuatro ruedas perfectamente para morder el vértice de la curva y lograr la mayor velocidad en el circuito, con una agilidad sorprendente en un SUV. Todo ello es ‘culpa’ del diferencial trasero activo, que permite ajustar con precisión y control el trazado de cada curva, incluso aunque cambie la trayectoria, al contrario que otros SUV potentes que no permiten modificar el apoyo una vez iniciado el trazado.
 
Como es natural en un coche de esta potencia, los amortiguadores activos tienen un tacto duro, aunque no incómodo. Absorbe baches y cambios de firme con la misma fluidez que hace el Giulia. La transmisión automática funciona con mucha rapidez, sin ningún resbalamiento, además puede manejarse manualmente mediante unas grandes levas que se mantienen fijas en su posición tras el volante, sea cual sea la posición del mismo. Mención especial merece el sistema de escape, equipado con válvulas que puentean el silenciador final para lograr un sonido profundo, que enamora durante las fuertes aceleraciones.
   
Un segundo más rápido en el 0 a 100 que el Porsche Macan Turbo y 17 km/h más rápido, devora las rectas entre las curvas al mismo ritmo que lo haría un Audi RS, BMW m o un Mercedes-AMG. Hay varios SUV en el mercado que son rapidísimos en línea recta y bastante estables en curva, pero no son tan potentes ni tan eficaces y divertidos de conducir como el Stelvio Quadrifoglio, que está diseñado para proporcionar diversión y sensaciones intensas sin dejar de ser un SUV.
 
Llega al mercado con un precio de 104.000 € en una sola versión totalmente equipada, con solo unas pocas opciones a pagar aparte, como el color negro (900 €), rojo competizione y blanco perlado (1.950 €), techo panorámico (1.400 €), asientos baquet Sparco (3.000 €), volante en Alcantara (250 €) y frenos carbocerámicos (5.875 €).
 
FICHA TÉCNICA
Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio 510 CV
DIMENSIONES
Longitud: 4,702 metros
Anchura: 1,955metros
Altura: 1,681 metros
Batalla: 2,818 metros
Maletero: 525 litros

MOTOR
Combustible: gasolina
Posición: delantero longitudinal
Cilindrada: 2.891 cc
Número de cilindros: 6
Potencia: 510 CV a 6.500 rpm
Par máximo: 600 Nm entre 2.500-5.000 rpm
Cambio: automático 8 vel
Tracción: total

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 283 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 3,8 segundos
Consumo medio: 9,0 l/100 km
Emisiones CO2: 210 g/km
 
J.M. Quintana www.vidapremium.com