Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

AMI revoluciona la movilidad

Josť A. Prados

19 octubre 2020

Facebook Twitter
Imprimir este artŪculo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Impulsado por un motor elťctrico de 8,2 CV, mide 2,42 metros, tiene 2 plazas y puede recorrer 75 kilůmetros, a la venta desde 6.990Ä.

En su historia centenaria, Citroën ha sido una marca que siempre ha destacado por la innovación y por acercar la tecnología a todos los conductores. Y en el comienzo de la movilidad eléctrica, quieren ofrecer diferentes soluciones para el transporte, con especial atención a los desplazamientos urbanos, donde el AMI quiere ser protagonista con sus originales aportaciones. El pasado mes de marzo viajamos a París para conocerlo en primicia y ahora ya hemos tenido ocasión de realizar una breve toma de contacto con él por Madrid.
 
Los responsables de este proyecto no quieren hablar del Citroën AMI como un vehículo o un coche, sino que lo definen como un ‘objeto de movilidad’ enfocado a desplazamientos urbanos con el que una o dos personas pueden moverse sin emisiones contaminantes y la ventaja de que ocupa muy poco espacio a la hora de aparcar, y lo hace de forma gratuita porque tiene la etiqueta CERO al ser completamente eléctrico.
 
El Citroën AMI estará a la venta en España la próxima primavera con un precio de partida muy interesante de 6.990 euros, y un total de siete versiones a elegir, dos kits de personalización de color y una oferta de financiación de 19,99 euros/mes. Mide 2,42 metros de longitud y está clasificado como ‘cuadriciclo ligero’, por lo que se puede conducir desde los 15 años sin necesidad carné B –tan solo hay superar el mismo examen que en los ciclomotores de 50cc-, y su velocidad máxima está limitada a 45 km/h, restringiéndose su utilización al área urbana.
 
Cuando en Citroën dicen que es un ‘objeto de movilidad’, quieren decir que no es un coche de verdad, sino un medio de transporte a medio camino entre una moto y un coche de pequeño tamaño, concebido para trayectos cortos. Ya lo intentó hace años Renault con el Twizy –a la venta todavía en dos versiones de 5 y 17 CV, desde 11.885 euros- que no ha tenido mucho éxito, pero el AMI nace en plena explosión de la movilidad eléctrica y podría tener una mejor acogida, sobre todo si miramos el precio y las posibilidades de financiación que ofrece la marca.
 
Fabricado sobre una estructura tubular y con la carrocería hecha a base de plásticos, pesa 470 kilos, está impulsado por un motor eléctrico de 8,2 CV al que alimentan unas baterías de iones de litio de 5,5 kWh que ofrece una autonomía de hasta 75 kilómetros según el ciclo WLTP y se carga en unas tres horas en un enchufe doméstico de 230 voltios. Pero claro, no todo el mundo dispone de una plaza de garaje donde guardar el AMI y poder recargarlo, una tarea que requiere unas tres horas en una toma de corriente doméstica de 230 voltios.
 
Su tamaño es realmente compacto (2,42 metros de longitud), con espacio en su interior para que viajen dos adultos y sin maletero, aunque delante de los pies del pasajero hay sitio para llevar una maleta de mano tipo trolley. Estas dimensiones hacen que sea un coche muy manejable en ciudad, a lo que hay que sumar un radio de giro de tan solo 7.2 metros, pero resulta algo agobiante si lo ocupan dos personas, alto que raramente sucederá.
 
Pasemos a analizar el interior, al que se accede por unas puertas que se abren en sentido contrario a la marcha para el conductor y en el formato habitual para el pasajero. No busquen una explicación científica, se trata de ahorrar costes de fabricación, ya que las dos puertas son iguales. La apertura se realiza girando la llave y presionando el bombín de la cerradura, y para salir del coche hay que abrir la puerta mediante un tirador naranja, porque carece de la tradicional manilla de apertura. Los asientos son bastante rígidos, pequeños, poco acolcahados y sin apenas regulación, el cinturón de seguridad es de tres puntos y no busquen detalles como ventanillas eléctricas –se abre la mitad del cristal como en el Citroën 2 CV-, luces largas, climatizador –solo ventilación- o radio, todo es minimalista y como equipo de música se emplea el teléfono más un altavoz (opcional).
 
La parte mecánica es bien sencilla, un motor Valeo de imanes permanentes con 8,2 CV de potencia (6 kW) se encarga de mover el coche a una velocidad máxima de 45 km/h, limitando su uso exclusivamente a la ciudad, y la aceleración no está nada mal, 10 segundos en lograr la velocidad punta, suficiente para salir con energía en los semáforos. La suspensión es dura (tipo McPherson delante y ejes tirados detrás), y el cuadro de mandos ofrece información básica sobre la velocidad instantánea, estado de la batería, autonomía y la marcha engranada (D, N o R).
 
El diseño simétrico de la carrocería del AMI llama mucho la atención, porque la parte delantera y la trasera solo de diferencia por el color de los faros. Durante la prueba que hemos realizado por el centro de Madrid, han sido numerosas las personas que han sacado su teléfono móvil para fotografiar el AMI, y cuando estábamos parados en un semáforo nos hacían comentarios. Es ágil al tener un tamaño que permite colarse en cualquier hueco, y también ruidoso, porque carece de cualquier elemento aislante, escuchando desde el interior todo el ruido del tráfico y de rodadura que no se aprecia en los coches, es una sensación más parecida a la de ir en moto.
 
A falta de conocer los detalles de comercialización en España, podemos avanzar que el AMI tendrá un precio de partida de 6.999 euros en el modelo básico, y habrá dos acabados más equipados –POP y VISE- con un incremento de 900 euros, además de paquetes de personalización de color (400 euros) que podrá montar el propietario. Podrá comprarse en los concesionarios, a través de la página web de Citroën o en las tiendas FNAC, con la posibilidad de recibirlo en casa. En Francia se ofrece con una fórmula de financiación de 19,99 euros al mes más una entrada de 2.650 euros, y también se podrá ver como vehículo de carsharing en algunas ciudades europeas.
 
José A Prados www.vidapremium.com
Leer revistas
Revista n¬ļ 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium