Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Alfa Romeo Stelvio 2.2 Super 210 CV

José A. Prados

22 enero 2019

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

Una estética puramente Alfa en formato SUV, con una posición de conducción baja y un brillante motor diesel que invita a largos viajes.

La llegada de la firma italiana al imparable segmento SUV Premium ha tardado en llegar, pero lo ha hecho con un producto impecable que está proporcionando unas grandes alegrías comerciales. En una carrocería compacta de 4,68 metros de longitud, los ingenieros y diseñadores de la marca han sabido reflejar en espíritu deportivo que siempre ha caracterizado a sus modelos, en este caso en la carrocería de moda, pero con unas características dinámicas que sorprenden cuando uno se pone al volante.
 
Su nombre ya lo dice todo, pues ha sido tomado de un mítico puerto de montaña situado en los Alpes italianos que, con una longitud de 20 kilómetros y 75 curvas, se considera como una de las carreteras más bellas de Europa. Cuando lo probamos por primera vez hace casi dos años en un primer contacto ya nos causó muy buena impresión por la calidad de construcción, el cuidado de los detalles y, sobre todo, el buen tacto al volante. Ahora hemos podido convivir con él durante unos días y hacer un viaje largo en familia para sacar más conclusiones positivas.
 
Al heredar la plataforma de la berlina Giulia, mantiene intacto el estilo de conducción al que nos tiene acostumbrados Alfa Romeo, y a pesar de que crece en altura, volumen y peso, su comportamiento dinámico sigue siendo ejemplar para tratarse de un SUV. De hecho, la versión más potente de la gama, el Stelvio Quadrifoglio, ha mostrado sus grandes aptitudes en el complicado circuito alemán de Nürburgring, donde la mayoría de marcas ponen a punto sus versiones deportivas.
 
El frontal, con la calandra vertical típica de Alfa y los bigotes inferiores han sido muy bien integrados en el Stelvio, que hereda el ADN deportivo que durante décadas se ha labrado la marca. La suave caída del techo a partir del pilar central y la luneta trasera inclinada contribuyen a crear una silueta que no resulta pesada y que avisa del planteamiento dinámico del coche. Un chasis bien afinado y un conjunto de suspensiones que han sido calibradas para ofrecer el punto medio de confort sin perder un toque de dinamismo y un centro de gravedad más bajo de lo habitual, son las claves para que el Stelvio conecte con el conductor de una forma directa.
 
Las plazas delanteras están pensadas para disfrutar de la conducción, con un puesto de mando en el que los relojes se orientan hacia el piloto, posición más baja de lo habitual, buena sujeción y múltiples reglajes que permiten lograr rápidamente una buena adaptación al volante. Las plazas traseras son algo más justas, aunque pueden viajar cómodamente dos adultos sin problemas de altura, con el inconveniente de que el túnel central resta bastante espacio si ocupa la plaza central trasera otra persona. En cuanto al maletero, con una capacidad de 525 litros, da para llevar bastante equipaje y está bien aprovechado en sus formas.
 
Buenos ajustes y materiales de calidad en el habitáculo, donde una pantalla multifunción domina el centro del salpicadero para tener el control del sistema de navegación, equipo de sonido, teléfono manos libres y demás aplicaciones. El manejo es algo complicado al principio porque es diferente, que no quiere decir que sea malo, una vez que te haces a su funcionamiento. El botón de arranque en el volante es un detalle original, y las levas para el cambio, con un tamaño generoso, contribuyen a ese ambiente deportivo que está muy bien logrado con un toque elegante.
 
Bajo el capó delantero encontramos uno de los mejores propulsores diesel que hemos probado en los últimos tiempos, un bloque de cuatro cilindros en línea con turbocompresor que entrega una potencia de 210 CV a 3.750 rpm, con un par de 470 Nm, ofreciendo un empuje constante en cualquier situación de carga del acelerador, incluso con el coche a plena ocupación, y con la ventaja de que el consumo de combustible es siempre muy ajustado. Los 5,7 litros de media homologados por el fabricante no son una utopía si se practica una conducción relajada, a lo que contribuye en buena manera un cambio automático de 8 velocidades, cuyas últimas relaciones están pensadas para hacer viajes por carretera.
 
En el apartado de prestaciones, el Alfa Stelvio 2.2 Diesel cumple las expectativas, pues es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 215 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 6,6 segundos, unos datos que no están nada mal para una silueta de este tipo, pero a ello contribuye un peso bastante más reducido que sus vivales y un coeficiente aerodinámico bastante bueno. En nuestra prueba, la media de consumo ha sido de 5,9 litros utilizando el modo Advanced Efficiency en el selector DNA, que también cuenta con los programas Dynamic para una conducción deportiva, donde el tacto del acelerador, la dirección y el cambio adquieren otro aspecto, y Normal, para la conducción diaria.
 
Los precios del Alfa Romeo Stelvio parten de 41.840 euros en la versión más básica, denominada Stelvio con motor gasolina Turbo de 150 CV, y la unidad de nuestra prueba en acabado Super o Executive con motor 2.2 Diesel de 210 CV y cambio automático de 8 velocidades tiene un precio de venta recomendado de 53.035 euros. Puede parecer un precio elevado, pero puestos a comparar comprobaremos que está en línea con otros rivales alemanes del mercado con similares potencias y menor equipamiento de serie (un BMW X3 xDrive25d con 231 CV sale por 53.700 euros), y en el caso del modelo italiano nos encontramos elementos como el asistente de frenada de emergencia, sistema de tracción total Q4, cambio automático, climatizador bizona, control de descenso en pendiente, sistema de navegación Connect 6.5, enganche de remolque automático, faros de xenón, llantas de aleación de 18”, portón trasero con apertura automática, sensor de lluvia y luces, sensores de aparcamiento traseros, cámara de visión trasera, alerta de cambio involuntario de carril, tapicería de cuero/tela, salidas de escape racing, volante multifunción y tomas USB en la parte delantera y trasera.
 
Ficha técnica
Alfa Romeo Stelvio 2.2 Diesel 210 CV Super AT8 AWD
Dimensiones
Longitud: 4.687 milímetros
Anchura: 1.903 milímetros
Altura: 1.671 milímetros
Batalla: 2.818 milímetros
Peso: 1.820 kilos
Maletero: 525 litros
Depósito combustible: 58 litros
 
Motor
Tipo: diesel, 4 cilindros en línea
Cilindrada: 2.143 cc
Potencia: 210 CV a 3.750 rpm
Par máximo: 470 Nm a 1.750 rpm
Cambio: automático 8 velocidades
Tracción: total
 
Prestaciones
Velocidad máxima: 215 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 6,6 segundos
Consumo medio: 5,7 litros
Emisiones CO2: 149 g/km
Normativa emisiones: Euro 6
 
Precio: desde 49.215 euros
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 100 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium