Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Zenith Defy Lab

José A. Prados

23 septiembre 2017

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

En edición limitada de 10 unidades, estrena un movimiento con oscilador de silicio compacto que late a 108.000 alternancias/hora.

Ya en el año 1965 la manufactura Zenith marcó un hito en la historia de la relojería al patentar el primer cronógrafo automático capaz de medir con precisión las décimas de segundo gracias a una frecuencia de oscilación de 5 Hz. Desde esa fecha, el movimiento El Primero se ha convertido en un referente de la precisión y no deja de ser uno de los más de 40 movimientos existentes en Zenith desde su creación en 1865.
 
En su compromiso con la investigación y la innovación en el mundo de la relojería, Zenith anuncia una pieza de extremada precisión que recibe la denominación Defy Lab y que incorpora un nuevo oscilador, invención que se permite cuestionar ni más ni menos que el principio de funcionamiento de los relojes mecánicos que inventara Christiaan Nuygens en el siglo XVII.
 
La clave de este importante avance técnico es que mejora el principio de regulación volante-espiral que lleva en vigor desde enero de 1675 cuando Christiaan Huygens lo presentara a la Academia Real de Ciencias de París. Este nuevo oscilador se compone de una pieza única de silicio monocristalino con una altura de tan solo 0,5 milímetros, sustituyendo al órgano de regulación estándar que mide 5 milímetros, está compuesto por 30 piezas y precisa montaje, ajuste, regulación, control y lubricación.
 
Los datos de este nuevo oscilador son asombrosos, puesto que late a la increíble frecuencia de 15 Hz con una amplitud de +/- 6 grados y cerca de 60 horas de reserva de marcha –un 10% más que El Primero-. Con esta frecuencia se consigue una precisión inigualable de 0,3 segundos/día de media –el COSC admite en sus certificación hasta 10 segundos al día-, manteniendo esa precisión mucho más allá de las 24 horas de funcionamiento, momento en que los relojes mecánicos empiezan a perder energía, y en el caso del Defy Lab mantiene la misma precisión durante el 95% de la reserva de marcha, unos dos días y medio.
 
Otras ventajas son que no lleva aceite –como no hay contacto ni frotamiento, no hace falta lubricación-, mientras que la temperatura, la gravedad y los campos magnéticos no influyen en su funcionamiento, que son los puntos débiles de los actuales conjuntos volante-espiral. Y está triplemente certificado: certificado como cronómetro con el sello ‘tête de vipère’ del Observatorio de Besançon en nombre de la Oficina Internacional de Pesos y Medidas. En materia térmica, se ha ampliado el espectro de la norma ISO-3159: con una diferencia garantizada del orden de 0,3 segundos por día y por grado Celsius de desviación, es dos veces mejor que lo recomendado. Por último, el reloj responde a los criterios antimagnetismo estipulados por la norma ISO-764: es 18 veces mejor (reloj completo), lo que significa que es resistente a 88 000 amperios/metro o 1100 gauss.
 
Zenith ha lanzado una edición limitada de 10 ejemplares únicos, cada uno de ellos diferentes, que se entregan en un estuche excepcional para coleccionistas, todos adjudicados ya a clientes de la marca. La caja de 44 milímetros de diámetro está realizada en Aeronith, un material compuesto de aluminio de gran ligereza que es similar a una espuma que se pone a punto gracias a un procedimiento exclusivo de alta tecnología. Su densidad es de 1,60 kg/dm3, 2,7 veces más ligero que el titanio, 1,7 veces más ligero que el aluminio y un 10% más ligero que la fibra de carbono.
 
El calibre ZO 342 seguirá sumando premios de cronometría a los 2.333 que lleva acumulados el movimiento El Primero. El diámetro del calibre es de 32,8 milímetros y 8,13 milímetros de altura, y el oscilador de tan sólo 0,5 mm de altura resulta visible bajo la esfera. Está realizado con un total de 148 componentes y 18 rubíes, late a una frecuencia de 15 Hz (108.000 alternancias /hora) y tiene una reserva de marcha de hasta 60 horas.
 
La esfera es en forma de esqueleto para dejar ver este increíble movimiento, flotando sobre ella las agujas e índices rodiados, facetados y recubiertos de barniz negro. Es sumergible hasta unan profundidad de 50 metros (5 ATM) y lleva una correa de caucho negro recubierto de piel de aligátor con hebilla desplegable doble de titanio.
 
Ficha técnica
Caja: Aeronith
Medida: 44 milímetros
Movimiento: automático calibre ZO 342
Funciones: hora, minutos y segundos
Reserva de marcha: 60 horas
Cristal: zafiro abombado antirreflejos
Esfera: esqueleto
Índices y agujas: rodiados, facetados, recubiertos barniz negro
Fondo: cristal transparente
Estanqueidad: hasta 50 metros
Brazalete: caucho negro recubierto piel aligátor
Edición: limitada de 10 unidades
Precio: C.P.V.
Más información en www.zenith-watches.com

Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium