Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¿Y si hablamos de esquiar ya?

VidaPremium

10 julio 2017

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Planificar con antelación las vacaciones a la nieve tiene muchas ventajas y en la red se pueden encontrar ya ofertas muy interesantes.

Con el verano en pleno apogeo a pocos se les pasa por la cabeza la idea de unas vacaciones en zonas de montaña donde poder practicar deportes de nieve, como el esquí o el snow. Pero ocurre que, precisamente, por ese motivo se pueden encontrar interesantes descuentos. Buscando un poco por la Red no cuesta nada el toparse con ofertas para esquiar en la estación de Grandvalira de la mano de Esquiades, por ejemplo. Ellos ya se han adelantado y cuentan con promociones únicas para todos aquellos que planeen sus vacaciones fuera de temporada y con el suficiente tiempo de antelación. Para quienes todavía tengan dudas sobre si hablar de esquiar desde ya mismo es o no buena idea hemos decidido recopilar los principales motivos para disfrutar de unas vacaciones nevadas, tanto si se va sólo, como en pareja o en familia.
  1. De por sí, la misma nieve. Parece mentira pero hay gente que ni siquiera la ha visto una vez en su vida y, por supuesto, no ha podido entrar en contacto con ella y disfrutarla. El calentamiento global no ayuda mucho en este sentido y ya es notable como, incluso en las ciudades en las que se registraba alguna que otra nevada a lo largo del año, empieza a desparecer este tipo de precipitaciones. En ella tanto los más mayores como los pequeños pueden encontrar divertimento.
  1. Viajes únicos. Llegar hasta las zonas de nieve ya merece la pena de por sí porque, por norma general, se accede a estos puntos después de pasar por carreteras de montaña, poder ver bosques, lagos, glaciares, pueblos de lo más pintorescos... Hay que tomarse el viaje como una experiencia en sí misma, dedicarle el tiempo que precisa y disfrutarlo al máximo, sin ningún tipo de prisas. Es el momento de ver lo poderosa que puede llegar a ser la naturaleza.
  1. La compañía. Como ya comentábamos, se trata de lugares donde todo el mundo tiene cabida porque siempre hay algo que se puede hacer allí arriba. Si se piensa ir solo, tampoco será problema. Quienes viajan a la montaña acaban haciendo amigos rápido, incluso llegan a contar con una especie de segunda familia entre los camaradas que se dedican a las mismas aficiones. Para las familias también es el entorno ideal y los más grandes y los más pequeños encontrarán entretenimiento asegurado. Los deportes que se pueden practicar en la nieve, como el esquí, están pensados para todas las edades porque hay diferentes niveles de dificultad. Tanto quienes se piensan iniciar en este mundillo, como quienes son ya expertos, son más que bienvenidos.
  1. Es bueno para la salud. Los pequeños de la casa aprenden los valores de cuidar la naturaleza y los mayores se dan cuenta de que no todo puede ser el constante estrés al que se ven sometidos en la ciudad. Es momento de relax, de mirar por uno mismo y tan sólo con estar ahí arriba ya se aprecia el mundo de otra manera. El aire puro oxigena los pulmones y el poder hacer un deporte que exige de concentración hace que todas las preocupaciones se mantengan al margen. En cuanto que se ven progresos hay subidón de adrenalina. Por supuesto, si el esquí se practica de manera asidua se puede ver en poco tiempo cómo se mejora la resistencia física y cómo uno se siente mejor consigo mismo.
  1. Protección frente a enfermedades cardiovasculares. Como el esquí es un deporte aeróbico que requiere de un importante gasto energético lleva unido, de manera inevitable, la quema de calorías y, con ello, se previenen todos los problemas que están asociados con tener sobrepeso y, siendo así, se consigue proteger tanto a los pulmones como al corazón.
  1. Fuera ansiedad. Es uno de los males que más aqueja a la sociedad actual. Muchas enfermedades han sido erradicadas pero el aspecto psicológico es algo que todavía no se acaba de tratar. Cuanto más competitivo se es, más estrés sufre el cuerpo y eso suele derivar en ansiedad que deja, prácticamente, inútil al afectado, quien siente que todo y todos le desbordan. Es mejor tratar de no llegar a ese límite y ponerse restricciones uno mismo pero la teoría y la práctica no siempre van de la mano. Cuando se practica esquí es uno mismo con la montaña. De alguna manera, todo lo demás desaparece. Y cuando decimos todo es todo. La ansiedad no tiene cabida ahí arriba. Es momento de disfrutar.
Lo más probable es que con todos los motivos anteriores más de uno se esté planteando ya la opción de pasar las próximas vacaciones en la nieve. Como comentábamos al principio lo mejor es no esperar a que llegue la temporada alta porque será entonces cuando, por lo mismo, se pague mucho más. Ahora mismo, en pleno verano, se pueden conseguir ofertas únicas para pasar unos días de descanso inolvidables.
Leer revistas
Revista nº 81 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium