Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Volvo V90 D5 AWD

Miguel Quintana

22 julio 2021

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Elegante, lujoso, grande por dentro y por fuera, el gran familiar sueco aporta una experiencia de conducción relajada y muy segura.

Es una excelente elección para los que no aceptan la moda SUV: es rápido, cómodo, práctico y tiene un interior tan acogedor como elegante. Es muy grande (4,94 metros) pero, extrañamente para un Volvo, el enorme maletero (560 litros) con portón de apertura eléctrica, es un poco inferior al de los modelos familiares premium alemanes (Audi A6 Avant, BMW Serie 5 Touring, Mercedes Clase E Estate), pero los pasajeros delanteros y traseros no tendrán escasez de espacio.
 
Como en su diseño se ha primado comodidad, los viajes en el V90 son placenteros y relajados, no incita a piques ni veleidades deportivas. Aunque entre la gama de motores no aparezca uno de seis cilindros, el refinado Diesel D5 de cuatro de nuestro protagonista, con 234 CV, es una gran elección, con una larga lista de equipamiento estándar y bajo cosumo (7,4 litros cada 100 km).
 
Presume de tener uno de los interiores más agradables entre los coches del mercado, con la calidez y sensación de rodar aislado, devorando kilómetros sin cansancio, mientras se disfruta de la calidad de su equipo de sonido “Bowers & Wilkins” y la tranquilidad que aportan las últimas evoluciones de los sistemas de seguridad Volvo.
 
El salpicadero está acabado en nogal y suave plástico, con los mandos de ventilación de aire y las manillas interiores de las puertas en metal. La pantalla central es vertical de nueve pulgadas, cuenta con bonitos gráficos y funciona como un iPad de Apple, lo que permite desplazarse a través de submenús con el movimiento de un dedo y pellizcar para ampliar en los mapas. No es tan fácil de usar como los botones de desplazamiento fijos pero es compatible con Apple CarPlay y Android Auto.
 
La dotación de serie de la versión probada es  muy completa, con instrumentación digital, proyección de datos en el parabrisas (Head-up Display), navegador y una impresionante dotación de seguridad: a base de señales sonoras y acústicas al superar las líneas del carril de las carreteras, pasando por avisos de vehículos situados en el ángulo muerto de los retrovisores, hasta otros más sofisticados, como los sistemas de detección de peatones, el de colisión inminente con frenado automático, el de detección de tráfico al maniobrar marcha atrás “Cross Traffic Alert”, y el útil ‘City Safety’, que ayuda a prevenir los frecuentes golpes por alcances a baja velocidad debidos a distracciones.
 
Es cierto que todas estas tecnologías son prácticas y aumentan la seguridad, pero también hay que reconocer que pueden distraer al conductor, que recibe demasiados sonidos y alarmas visuales proyectadas en el parabrisas.
 
A todo este despliegue se añade el Control de Crucero Adaptativo, que se ajusta a la velocidad del coche precedente, acelerando y frenando, sin que el conductor intervenga, para mantener una distancia prefijada. También cuenta con sistemas de ayuda al aparcamiento, a base de sensores de ultrasonidos y cámaras para ofrecer una visión de 360º sobre el vehículo.
 
Otros elementos de equipamiento son el control activo de luces largas, que libra al conductor de tener que cambiar de larga a corta al cruzarse con otro coche, iluminación de los cruces, complementaria al alumbrado en curva, retrovisores de oscurecimiento automático, y otros.
 
En cuanto al propulsor, el Diesel D5, de cuatro cilindros, utiliza una nueva tecnología llamada “Powerpulse”, que utiliza un compresor de aire para hacer girar el turbo y que esté listo para funcionar a pleno rendimiento desde el arranque. Además, tiene tracción en las cuatro ruedas de serie, por lo que el rendimiento sobre firme resbaladizo es excelente. Aunque cuenta con un buen aislamiento sonoro, no es tan refinado como un seis cilindros. Pisándolo a fondo se siente la potencia para adelantar con gran facilidad, pero carece de la sensación suave y lujosa que emana de un motor más grande.
 
Aunque pesa casi dos toneladas, los 234 CV de su motor diesel son más que suficientes para moverlas con agilidad, con un funcionamiento silencioso una vez que se alcanza la velocidad de crucero. La mecánica está asociada a una caja de cambios automática de 8 velocidades, con un funcionamiento tan suave y progresivo que apenas se nota el automatismo cada vez que sube o baja de marcha. Por cierto, no hay levas de cambio de marchas en el volante, aunque creemos que no es algo que el comprador de un V90 eche en falta.
 
Un cilindro giratorio en la consola permite elegir entre cuatro modos de conducción: Eco, Confort, Individual y Dinámico. En nuestra prueba, de más de 500 kilómetros, hemos registrado un consumo medio de 7,4 litros cada cien kilómetros, haciendo uso de cada uno de los modos a capricho.
 
Nuestro V90 D5 montaba llantas de 21 pulgadas; a pesar de lo cual el confort se mantiene a un gran nivel, incluso sobre carreteras de segundo orden, a lo que ayudan los excelentes asientos tapizados en cuero, calefactados y refrigerados, que abrazan como butacas, la cómoda postura de conducción y el lujoso interior.
 
Las buenas carreteras y curvas de alta velocidad son su entorno preferido, donde brilla el aplomo y seguridad que transmite a lo largo de su trazado. Las curvas lentas en carreteras secundarias son otra cosa, es mejor tomarlas con calma para evitar que la carrocería balancee demasiado.
 
En resumen, es un gran coche familiar, cuyo aspecto impresiona y con el que los viajes se realizan en una atmósfera de lujo y seguridad.
 
FICHA TÉCNICA
Volvo V90 D5 AWD R-Design
DIMENSIONES
Longitud: 4,936 metros
Anchura: 1,879 metros
Altura: 1,475 metros
Batalla: 2,941 metros
Maletero: 560 litros
 
MOTOR
Combustible: gasoleo
Posición: delantero transversal
Cilindrada: 1.969 cc
Número de cilindros: 4
Potencia: 234 CV a 4.000 rpm
Par máximo: 480 Nm entre 1.750 y 2.250 rpm
Cambio: automático, 8 velocidades
Tracción: total

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 235 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 7,2 segundos
Consumo medio WLTP: 6,5 l/100 km
Emisiones CO2: 169 g/km

PRECIO: 70.603 €
 
J.Miguel Quintanawww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium