Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Volkswagen Polo GTI 2.0 TSI DSG

Julio Benítez

5 septiembre 2019

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

El hermano pequeño del Golf luce con orgullo las siglas GTI en su carrocería, impulsado por un brillante motor de 200 CV.

El Polo GTI de última generación es como un potente Golf a escala reducida. Al igual que su antecesor de 2015 tiene dos maneras de uso, como coche ágil y eficiente para el uso cotidiano; o ideal para altas prestaciones y conducción deportiva allí donde se pueda. Además ofrece un interior amplio para su longitud y permite una conducción agradable. La unidad probada, con cambio automático DSG y acabado exclusivo cuesta, con descuento de marca, 25.610 euros.
 
No tiene competidores directos, al menos hasta que no esté a la venta el nuevo Renault Clio RS automático EDC de 220 CV, o las versiones más deportivas del grupo PSA, como el nuevo Peugeot 208 GTI o un posible Opel Corsa OPC, éstos últimos serán de la gama 2020-21. El Polo de esta prueba comparte motor y muchos elementos con el Audi A1 Sportback S-Line 40 TFSI automático S-Tronic de 200 CV, pero el modelo de los aros tiene más lujo, más equipamiento y más tecnología (sin descuento 33.350€).
 
Los que más se acercan al Polo GTI, por ejemplo desde abajo, el Ford Fiesta ST 1.5 EcoBoost de 200 CV y cambio manual de 6 velocidades (con descuento 23.950€); y por arriba, el MINI Cooper S, automático de 192 CV (sin descuento 32.650€), todosde similar potencia, pero los últimos de reacciones algo más deportivas que las del Polo que hemos probado, que tiene gran dinamismo, pero no tanto brío como los modelos señalados. De ser el Polo más radical se acercaría mucho al Golf GTI y en esto no parece que Volkswagen esté por la labor.
 
Motor referente
Como todo GTI la principal referencia es su motor. En este caso Volkswagen apuesta por el propulsor más difundido del grupo, el 2.0 TSI actualizado que rinde 200 CV, en lugar del 1.8 de 192 CV que tiene el Polo GTI sustituido. El actual tiene un funcionamiento suave y una aceleración progresiva. No necesita demasiada presión sobre el pedal para conseguir el mejor rendimiento. En bajas velocidades apenas suena. Sólo es ruidoso en alto régimen, pero con un  sonido nada desagradable, al contrario, configurado para que suene como un deportivo de buen origen (ronco y bajo), algo que gusta mucho a los amantes de las altas prestaciones.
 
Ya en marcha, la mayor alegría mecánica reflejada en el par máximo aparece desde muy bajas revoluciones, desde 1.500 hasta 4.400 rpm, y se mantiene en un nivel muy alto hasta el límite de potencia. Dispone de cuatro modos de conducción (DrivingSelect) que se pueden seleccionar desde la pantalla táctil: Eco, Normal, Sport e Individual. En los cuatro modifica la respuesta del motor, la relación del cambio y la firmeza de la dirección. En el modo Sport añade la suspensión regulable de serie (Sport Drive) que modifica la dureza de los amortiguadores y el sonido del motor, que es más acusado.
 
En carretera gasta menos que la media oficial
En cuanto a combustible, con el nuevo proceso de homologación WLTPsitúan el consumo combinado del Polo de esta prueba en 7,1 litros por cada 100 km. Con  el proceso NEDC (que ya no es oficial para los fabricantes) esta misma unidad reflejaba un consumo mixto de 5,8 litros. La media ahora es alta porque a velocidades bajas en ciudad o en atascos puede alcanzar los 10 litros/100 km, mientras que en autovías a velocidad constante (120-130 km/h), el gasto puede estar entre los 6,2 y 6,8 litros cada 100 km.
 
En nuestro recorrido habitual, por autovía llana, dos ocupantes adultos y bultos pequeños, el gasto del Polo fue de 6,6 litros cada 100 km, por lo que en un desplazamiento largo la autonomía del depósito pudo haber sido de unos 605 km. En el total de la prueba gastamos 7,4 litros por cada 100 km, según los datos proporcionados por el propio ordenador del vehículo.
 
El Polo GTI de este test es un deportivo compacto en toda la regla. En condiciones normales por ciudad o carretera en plan familiar se suele circular en los modos ‘eco’ o ‘normal’ y no se necesita mucho más, ya que se debe respetar los límites de velocidad establecidos en cada zona y de paso ahorrar combustible. El 80% de esta prueba hemos circulado en el modo ‘eco’ y es cierto que no abre su garganta para devorar kilómetros en pocos segundos, pero tampoco rechaza nuestros requerimientos de aumentar ritmo cuando es necesario, ni tampoco deja de ser ágil y maniobrable.
 
En modo Sport se transforma como de carreras
Otra cosa es si adoptamos el modo de conducción ‘Sport’, que es cuando experimentamos una transformación total de vehículo. En ese caso todo cambia. La suspensión es más dura porque cuenta con amortiguadores de dureza variable, la dirección es más firme y no sólo en alta velocidad, la respuesta del motor es más inmediata porque trabaja más revolucionado, incluso hasta el sonido del escape se torna más deportivo. En cualquier caso el manejo es fácil y agradable.
 
No hay que ser un piloto experimentado para ponerse al volante de este GTI. Porque además se está siempre asistido por sistemas electrónicos activos, como el avanzado control de tracción y estabilidad. Lástima que en España haya pocas zonas de conducción donde se pueda sacar partido a esta ‘fiera’ mecánica. Sin embargo, nos permite soltar  adrenalina en pasos rápidos por curvas y sin trasgredir las normas de circulación. 
 
El modo ‘eco’ es ideal para el día a día
En el modo ‘eco’ muestra un carácter más inofensivo. Las suspensiones son confortables y absorbe bien baches o arrugas del asfalto. Resulta muy apto para el día a día. También es apropiado para el tráfico denso de las grandes ciudades porque es compacto y maniobrable. El interior es amplio para una longitud de cuatro metros e ideal para cuatro adultos aunque tengan más de 1,80 de estatura. Detrás pueden ir cinco, pero como siempre ocurre en muchos modelos, el central es estrecho y de base dura. Los asientos tapizados en  tela y con diseño escocés son deportivos, con buena sujeción lateral y de mullido cómodo. El espacio longitudinal para las piernas detrás es razonable y con las mismas cotas que las del anterior Polo GTI.
 
Está a la venta con un único acabado GTI. El equipamiento de serie es completo y se puede ampliar con muchos elementos opcionales comercializados en paquetes. Lo más destacable de serie y que en otros modelos tienen sobreprecio es el control de crucero activo ACC, el detector de fatiga, freno de ciudad con detección de  peatones (Front Assist), luz diurna LED, climatizador Climatronic, pinzas de freno color rojo, antena tipo aleta tiburón y 8 altavoces, pantalla táctil de 20,3 cm, App-Connec con cable USB. En opción puede incorporar: aparcamiento asistido Park Assist, protección Pro-Activa de ocupantes, asientos delanteros con calefacción, techo corredizo panorámico, sonido Beats, y Navegador Discover Media.
 
DATOS TÉCNICOS
Motor.- Combustible: gasolina. Cilindros: 4, en línea. Cilindrada: 1.984 c.c. Distribución: dos árboles de levas; 4 válvulas por cada cilindro (16v). Potencia máxima: 200 CV (147 kW) entre 4.400 y 6.000 rpm. Par máximo: 320 Nm entre 1.500 y 4.400 rpm. Alimentación: inyección mixta (directa e indirecta), con turbo e intercooler. Con sistema de parada y arranque automático Stop&Start. Normativa de emisiones que cumple: Euro 6W.
Transmisión.- Tracción: delantera. Caja de cambios: automática de doble embrague DSG de 6 velocidades.
Dirección.- Tipo: de cremallera, con asistencia eléctrica de dureza variable en proporción a la velocidad. Diámetro de giro entre paredes: 10,6 metros. Vueltas de volante entre topes: 2,65.
Frenos.- Delanteros, de discos ventilados; traseros, de discos. Ayudas electrónicas de serie: antibloqueo ABS, ayuda al arranque en pendiente, freno de emergencia en ciudad con detector de peatones, bloqueo electrónico del diferencial XDS, control de tracción ASR y control de estabilidad ESC.
Suspensiones.- Chasis: deportivo. Eje delantero: tipo McPherson, muelles helicoidales y barra estabilizadora. Eje trasero: eje de torsión y muelles helicoidales.
Dimensiones, capacidades y pesos.- Carrocería: turismo. Puertas: 5. Plazas: 5 (2+3). Longitud: 4.067 mm. Anchura: 1.751 mm. Altura: 1.438 mm. Distancia entre  ejes: 2.549 mm.  Volumen del maletero: 305 litros. Depósito de combustible: 40 litros. Peso: 1.355 kg. Peso máximo admisible: 1.780 kg.
Ruedas.- Llantas: de aleación ligera para 18”. Neumáticos: Goodyear Eagle F1 – 215/40 ZR18 89Y. Repuesto: ruedín de emergencia.
Prestaciones.- Velocidad máxima: 238 km/h. Aceleración de 0 a 100 km/h: en 6,7 segundos. Consumo medio en ciclo mixto WLTP (100 km): 7,1 litros. Emisiones de CO2 (ciclo combinado): 134 gramos/km. Impuesto de Matriculación en España: 4,75%.
Precio: con descuento de marca, 25.610 euros.
 
Julio Benítezwww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium