Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Toyota Hilux VXL 2.4 150D

José A. Prados

12 noviembre 2018

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

La versión Cabina Doble en su acabado alto y con el motor de 150 CV permite viajar con mucha carga y llegar a sitios inverosímiles.

El cambio en la legislación de hace algo más de un año ha provocado el despertar comercial de los pick-up, vehículos que han evolucionado hasta el punto de convertirse en una solución para quienes practican deportes de aventura y buscan un vehículo con el que llegar a sitios poco habituales. La oferta en el mercado nacional es muy numerosa, con modelos de gran prestigio como el Toyota Hilux, Volkswagen Amarok o el Mitsubishi L200, a los que ahora se unen marcas que nunca habían tenido presencia en este segmento, como Mercedes-Benz con su nueva Clase X o Fiat Fullback.
 
El protagonista de nuestra prueba es posiblemente de los más veteranos entre los pick-up, pues sus orígenes se remontan al año 1968, con una escasa presencia en nuestro país hasta hace algo menos de una década. A principios de 2018 se presentó un modelo completamente nuevo que sigue la estela de éxito de esta camioneta en numerosos lugares del mundo (400.000 unidades en 2017), con la misma estructura de chasis de vigas que lo convierten en un vehículo robusto y apto para circular sin problemas por terrenos complicados, ya sea por terrenos resbaladizos o con fuertes desniveles.
 
Su parecido con el Toyota Land Cruiser es cada vez mayor en el apartado estético, pero también en lo que respecta al confort de marcha y equipamiento, cada vez más cercano al de un moderno turismo o SUV, y con la ventaja de una gran capacidad de carga en la caja trasera. La nueva normativa permite matricular a los pick-up como turismos, y de esta forma pueden circular sin las anteriores restricciones a 120 km/h en autovías, de modo que los desplazamientos largos ya no se hacen eternos.
 
Las posibilidades de elección en la gama Hilux 2018 son muy amplias, pues lo tenemos en dos tipos de carrocería -3 y 5 puertas- y con cinco niveles de equipamiento, dos enfocados a profesionales y flotas –NX y GX- y tres destinados a cliente particular –VX, VLX y Limited-. Los precios parten desde 30.738 euros al matricularlo como vehículo comercial y desde 32.270 euros si se hace un uso particular.
 
En carrocería Cabina Doble y acabado VXL, que es el protagonista de nuestra prueba, el motor 150D puede elegirse con caja de cambios manual de seis velocidades (desde 33.770 euros con los descuentos promocionales incluidos) o con una caja automática (desde 35.650 euros), en ambos casos con sistema de tracción 4x4. Tiene una potencia máxima de 150 CV y un par máximo de 400 Nm que se entrega a las ruedas mediante una transmisión manual de 6 velocidades. Entre las novedades de la gama Hilux 2018 se anunciaba un motor diesel 180D, un bloque de 2.8 litros y 177 CV que todavía no está disponible en el mercado español.
 
El motor 150D, un bloque de cuatro cilindros en línea de 2.4 litros y 150 CV a 3.400 rpm nos parece una correcta elección por funcionamiento, prestaciones y consumo de combustible. Tiene fuerza suficiente (400 Nm desde 1.600 rpm) para mover el Hilux, incluso muy cargado y por zonas fuera del asfalto con total garantía, ya que tiene una magnífica respuesta desde casi el ralentí, permitiendo superar obstáculos con facilidad.
 
El conductor podrá activar el modo ECO si desea reducir el consumo de combustible –con las limitaciones que lleva en aceleración- o Power si necesita toda la potencia disponible. Para circular en carretera debemos conectar el modo 2H si el asfalto está seco y en buenas condiciones, actuando como un tracción trasera que gasta bastante poco combustible (la media en nuestra prueba ha sido de 8,5 litros a velocidades legales). Cuando el terreno se complica activamos el sistema 4x4 (4H) girando el selector circular, y si esto no es suficiente podemos conectar la reductora (4L), y también tenemos control de descenso para bajar fuertes pendientes con la velocidad controlada y sin tener que pisar el freno, porque la electrónica se ocupa de todo.
 
Por pistas y caminos se puede circular rápido y con gran seguridad si la superficie está en buen estado, resultando bastante divertido con la tracción trasera, que permite deslizar más la zaga. Cuando el camino se vuelve más estrecho y virado, nos moveremos con más seguridad en modo 4x4, aunque es necesario observar las medidas del coche y sus cotas para saber bien por dónde podemos pasar. Puede afrontar bien fuertes pendientes por tener un ángulo de ataque elevado (31º), y como tiene una altura libre al suelo de 293 milímetros, las zonas con piedras no serán un problema en la ruta, las supera con facilidad. Aquí el consumo se dispara algo, pero tiene su lógica.
 
Las prestaciones son razonables para un vehículo de 5,33 metros de longitud y casi 2,2 toneladas de peso, pues alcanza los 170 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 en 13,2 segundos. No es un bólido, pero es un vehículo con una gran capacidad de carga que puede meterse donde otros todoterreno y SUV no llegaría nunca. En carretera se puede circular sin ningún problema hasta 120 km/h, ya que a partir de esta velocidad se incrementa el nivel de ruido y el consumo de combustible.
 
La cabina está mucho mejor resuelta que en anteriores generaciones, con la ventaja de que puede equipar sistema de navegación y ayudas electrónicas. Tiene un diseño en el salpicadero bastante más modero, con la pantalla táctil en el centro del salpicadero y un cuadro de instrumentos clásico con mucha información para el conductor y la iluminación en un relajante tono azul. Cuenta con climatizador automático, toma USB, volante multifunción, sensores de aparcamiento y hasta cámara de visión trasera, que viene muy bien porque el Hilux es largo.
 
Una de las ventajas de este tipo de vehículos es la capacidad de carga, gracias a una caja trasera que se puede configurar de muchos modos con los elementos opcionales ofrecidos por la marca. Tiene una longitud de 157 centímetros y una anchura de 164 centímetros, con una altura de 78 centímetros hasta el borde de la caja. Nuestra unidad llevaba instalada un hardtop pintado en el color de la carrocería con ventanas laterales que amplía considerablemente la capacidad de carga, y además tiene la ventaja de que los objetos que transportamos van protegidos de la climatología adversa y de las miradas curiosas.
 
Entre los opcionales que se ofrecen para el Hilux VXL destacaremos la pintura metalizada Azul Nébula de nuestra unidad (560 euros), llantas de aluminio bitono de 6 radios negros de 18” (1.170 euros), el sistema de navegación Touch2 & Go (850 euros) o el asistente de aparcamiento trasero (300 euros) de gran utilidad porque es un coche muy largo y en algunas ocasiones viene muy bien. Y el catálogo de accesorios también es bastante amplio, con diferentes cromados, deflectores de viento, barras de techo, portabicis, bola de remolque fija (304 euros), protector de caja de aluminio (949 euros) o un hardtop comercial en blanco (1.928 euros).
 
Ficha técnica
Toyota Hilux Doble Cabina VLX 2.4 150D
Dimensiones
Longitud: 5.330 milímetros
Anchura: 1.855 milímetros
Batalla: 3.085 milímetros
Peso: 2.185 kg
Depósito combustible: 80 litros
Carga útil: 1.040 kg
Capacidad remolque sin freno: 750 kg
Capacidad remolque con freno: 3.200 kg
Distancia mínima al suelo: 293 milímetros
Ángulo ataque: 31º
Ángulo salida: 21º
Ángulo ventral: 23º
Ángulo máximo pendiente: 42,1º
 
Motor
Tipo: diesel, inyección directa
Cilindros: 4 en línea
Potencia máxima: 150 CV
Par máximo: 400 Nm
Cambio: manual 6 velocidades
Tracción: 4x4
 
Suspensión
Delantera: doble horquilla
Trasera: eje rígido con ballestas y doble amortiguación
 
Frenos
Delanteros: discos ventilados
Traseros: tambores
 
Prestaciones
Velocidad máxima: 170 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 13,2 s
Consumo mixto: 7 litros
Emisiones CO2: 185 g/km
 
Precio: desde 33.770 euros (VLX manual)
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 94 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium