Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Toyota GR Yaris

Miguel Quintana

17 noviembre 2020

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Su impresionante y excitante dinámica dará mucho que hablar a los aficionados de los deportes del motor. Desde 32.900 €

Como consecuencia de la experiencia ganadora de Toyota en el Campeonato del mundo de Rallys, las 24h de LeMans y el Mundial de Resistencia, la marca japonesa, liderada por Akio Toyoda, ha comprometido a su departamento de competición (Gazoo Racing) para aplicar las lecciones aprendidas y desarrollar el mejor coche deportivo de producción que puedan fabricar.  
 
No es un coche para gente que busca circular rápido, pues está orientado al “quemado” que desea un enfoque radical y dirigido a la competición. El GR Yaris se ha planteado desde el principio con el objetivo de cambiar radicalmente la reputación de Toyota, haciéndola más deportiva para captar nuevos fans y clientes.
 
Pesa 1.280 kilos y todo en él, desde su diseño hasta el menor detalle mecánico, es un ejemplo de ingeniería automovilística en busca de la excelencia. Se trata de un compacto de pequeño tamaño, cuya potencia y tracción total lo eleva por encima de otros modelos de su segmento.
 
Chasis
Sumamente reforzado y aligerado, es único. Se ha construido acoplando las plataformas GA-B y GA-C de Toyota, (la delantera del Yaris y la trasera más ancha del Corolla), mientras que la aerodinámica y la suspensión ha sido desarrollada y trabajada a fondo por el equipo WRC Gazoo Racing liderado por el mismísimo Toyoda y un equipo de pilotos profesionales, como Kris Meeke y Jari-Matti Latvala.
 
Motor
De tres cilindros, con sólo 1,6 litros y turbocompresor con rodamientos de bolas; eroga 261 CV de potencia a 6.500 vueltas, 360 Nm de par entre 3.000 y 4.600, y un alto índice de compresión, de 10,5: 1. De concepción súper-cuadrada, pesa sólo 109 kilos, con pistones aligerados de cabeza esférica y tratamiento anti-fricción. Tiene doble alimentación: por inyección indirecta, hasta medio régimen, y directa, hasta el corte. Añade un gran intercooler, filtro de aire de 11 litros, bomba de gasolina especial que no se desceba en los apoyos, y batería de gran potencia alojada en el maletero.
 
Caja de cambios y tracción total
EA60 manual de seis marchas reputada por su robustez, ya utilizada por algunos modelos diesel de la marca. La tracción total permanente GR-Four cuenta con diferenciales delantero, central y trasero, y tres modos de conducción: Normal, Sport y Track. El primero, con un reparto 60:40, es indicado para uso diario, el Sport, con reparto 30:70, prioriza la propulsión trasera, mientras que el Track, con un reparto del 50:50 está pensado para cualquier condición, incluso nieve o tierra. En teoría, el reparto electrónico automático de la tracción permite toda la gama entre 0:100 y 100:0, sea cual sea el modo en el que circulemos ¿Puede haber algo más excitante para un auténtico aficionado al motor?
 
Diseño sin cosmética
Con este despliegue tecnológico, parece increíble que estemos hablando de un Toyota Yaris, aunque no es del todo cierto, pues sólo comparten los faros, retrovisores y antena.
Todo su diseño es funcional, sin cosmética. Una gran parrilla frontal para alojar el intercooler, dos puertas laterales (buen detalle) de aluminio, sin marcos en las ventanas, y un techo, fabricado en material compuesto, 45 mm más bajo. Los asientos deportivos son de buen tamaño y se acoplan bien incluso a los conductores más altos, aunque ellos puede que se quejen por sentarse algo arriba.
 
El interior es parecido aunque, debido la única puerta lateral, el acceso a los dos asientos traseros (homologa cuatro plazas) es muy incómdo. La palanca del cambio de marchas está situada 50 milímetros más alta y cerca del volante mientras que el freno de mano es de palanca, a la antigua usanza, que desconecta automáticamente la transmisión trasera para permitir giros de 180º sin dejar de acelerar, como se hace en los rallys.
 
Pilotar, más que conducir
Suficientemente rápido (220 km/h) y bien asentado sobre el suelo, tiene una estabilidad y facilidad de manejo que hace sentirse piloto a quien lo conduce. También es comunicativo, con un chasis y motor listo para dar lo mejor de sí a la menor oportunidad. Acelera de 0 a 100 en 5,5 segundos, mientras pide ser conducido agresivamente para sentirse bien a los mandos.
 
El rendimiento del coche es mucho más serio de lo imaginable en un coche de este tamaño. El motor suena mansamente al principio, pero sube a las 3.500 vueltas casi instantáneamente, con un sonido grave y sugerente, sin pérdidas de tracción, hasta algo más de 6.500, cuando el turbo sopla a pleno pulmón y exige cambiar de marcha, mientras tanto, una sonrisa de satisfacción ilumina la cara del conductor.
 
Como se puede esperar de un verdadero deportivo, el tacto del cambio de marchas es preciso pero algo duro de manejo. Eficaz ante todo, con un paso por curva seguro y rapidísimo, la breve toma de contacto por un carretera virada nos sirvió para apreciar el firme reglaje de la suspensión, que le hace saltar en los baches, aunque no se hace incómodo, al menos en un corto recorrido.
 
En el circuito del Jarama nos pusimos al volante de la versión Circuit Pack (5.000€), que añade muelles y barras de torsión más rígidos, diferenciales mecánicos Torsen, así como llantas de 18 pulgadas forjadas (más ligeras) con soberbios Michelin Pilot 4S. Doce intensas vueltas a todo trapo nos convencieron de la eficacia del GR Yaris, de su agilidad sorprendente en el vértice de cada curva, admitiendo sin problemas más o menos giro del volante en pleno apoyo y su excelente motricidad, que permite acelerar a fondo con anticipación, cuando los diferenciales Torsen actúan para cerrar la curva y lanzarlo hacia delante, como ningún coche de este nivel de precio puede hacer.
 
Hay que alabar también el infatigable equipo de frenos, con cuatro discos ventilados y pinzas de cuatro pistones delante y de dos detrás, diseñado para circuitos y comparable con el del GR Supra. Vuelta tras vuelta, notamos que podíamos apurar más el punto de frenada sin encontrar el límite.
 
En palabras de Jari-Matti Latvala: “Es lo más parecido a un WRC que se puede encontrar hoy en la calle. Los auténticos aficionados al motor han de estar muy atentos a este coche tan especial, un nuevo campeón entre los coches deportivos asequibles de pequeño tamaño, que aparece muy raramente.  
 
No es barato. Su precio es de 32.900 € (37.900 con Circuit Pack), pero el GR Yaris no es cualquier cosa. Se ha diseñado para poder ganar rallys y servir de base para un futuro WRC, para lo que se necesitan fabricar 25.00 unidades. Está fabricado a mano, sin prisas, en la nueva planta de producción Gazoo Racing en Japón, a cargo de técnicos muy calificados bajo lo mayores estándares de calidad.
 
FICHA TÉCNICA
Toyota GR Yaris
DIMENSIONES
Longitud: 3,995 metros
Anchura: 1,805 metros
Altura: 1,455 metros
Batalla: 2,560 metros
Maletero: N.D.
Peso: 1.280 kilos

MOTOR
Combustible: gasolina
Posición: delantero transversal
Número de cilindros: 3
Cilindrada: 1.618 cc
Potencia: 261 CV a 6.500 rpm
Par máximo: 360 Nm entre 3.000 y 4.600 rpm
Cambio: manual 6 vel
Tracción: total

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 230 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 5,5 segundos
Consumo medio WLTP: 8,2 l/100 km
Emisiones CO2: 186 g/km

PRECIO: Desde: 32.900 €
 
J.Miguel Quintana (Madrid) – www.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium