Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Toyota C-HR 180H GR Sport

José A. Prados

9 septiembre 2021

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Se inspira en los modelos de alto rendimiento de la marca, dando un aspecto deportivo y con una mecánica híbrida muy intersante.

La primera impresión que me produjo el Toyota C-HR cuando la marca japonesa lo presentó a la prensa especializada fue un tanto extraña porque el diseño de la carrocería resultaba rompedor a base de trazos muy contundentes que combinaban con aristas muy marcadas. El aspecto era entonces bastante futurista, y aunque era arriesgado, ha tenido muy buena aceptación entre el público europeo.
 
Este SUV de 4,39 metros de longitud se sitúa en el segmento de los compactos, el que menos está sufriendo por el descenso de ventas, y parece que no es una moda pasajera este tipo de carrocería. Su aspecto de todoterreno no debe engañar a nadie, porque es un vehículo con clara vocación urbana que ocasionalmente puede salir del asfalto si la pista no es complicada, pues es tracción delantera, no tiene mucha altura libre al suelo y tampoco lleva reductora ni neumáticos apropiados.
 
Con este planteamiento, el C-HR se ha hecho un hueco importante entre los SUV compactos, y en estos últimos meses la demanda es mayor porque su mecánica híbrida tiene cada vez más adeptos, al conseguir un consumo razonable y beneficiarse de las ventajas de la etiqueta ECO, sobre todo en las grandes ciudades.
 
La estética agresiva provoca opiniones encontradas, sobre todo en gustos conservadores, y son los jóvenes quienes la han aceptado sin rodeos. El potente frontal, con los faros que nacen de la parrilla central y se alargan casi hasta los retrovisores, una gran toma de aire delantera, una línea de cintura muy alta que reduce a la mínima expresión la ventanilla trasera, con pasos de rueda muy marcados, caída pronunciada de la luneta trasera y una zaga en la que el alerón, los grupos ópticos esculpidos y el difusor trasero definen una silueta muy diferenciada de sus rivales.
 
Junto al acabado Advance Luxury, es el GR Sport es el modelo más completo de la gama, en este caso con un aspecto más deportivo y con un precio de partida de 30.490 euros que no resulta barato, pero que está en línea con otros modelos similares de este segmento, como el CUPRA Formentor, Opel Mokka o Audi Q2 si hablamos de motorizaciones térmicas, y  Honda HV-R o Kia Niro en el caso de mecánicas híbridas que llevan etiqueta ECO.
 
Inspirado en los vehículos Toyota de alto rendimiento como el Yaris GR, y con detalles que hacen referencia a los colores que lucen los equipos de competición de Toyota Gazoo Racing, el C-HR se distingue por los faros oscurecidos, embellecedores negro piano, parrilla en cromado oscuro y paragolpes específicos. El logo GR Sport lo encontramos en la parte inferior del portón trasero, en las molduras de acceso al vehículo y reposacabezas de los asientos delanteros. En el interior, los pespuntes en rojo del volante, pedales en aluminio, pomo del cambio y botón del arranque con el logo GR Sport crean un ambiente deportivo que convive con los detalles en azul de la iluminación, recordándonos la mecánica híbrida que se aloja bajo el capó delantero.
 
En el Toyota C-HR hay dos mecánicas híbridas de gasolina, pero en este acabado únicamente se puede elegir la motorización 180H, compuesta por un motor de cuatro cilindros que entrega una potencia de 152 CV más otro eléctrico de 109 CV, sumando una potencia total de 182 CV. El sistema híbrido está alimentado por un conjunto de baterías de níquel-hidruro situadas bajo los asientos traseros, que suministran energía para mover el coche a bajas velocidades en modo eléctrico puro y también contribuyen a aportar más potencia en fases de aceleración fuertes.
 
Es una mecánica que está suficientemente contrastada en varios modelos de Toyota y con la experiencia de más de dos décadas desarrollando esta tecnología, lo que es toda una garantía para los conductores, que sin hacer nada especial pueden obtener un consumo muy eficiente, tanto en ciudad como en carretera, aunque es en el entorno urbano donde más se nota el ahorro porque el motor eléctrico va funcionando durante mucho tiempo.
 
El consumo medio homologado por el fabricante para esta mecánica es de 5,3 litros, una cifra que no está lejos de la realidad cuando se practica una conducción normal. En carretera, si el trazado no es muy complicado es difícil pasar de los 6 litros, y si afrontamos subidas prolongadas, esa cifra se dispara. En cualquier caso, se trata de una mecánica muy eficiente que permite autonomías cercanas a los 800 kilómetros con un depósito. En nuestra prueba, la media obtenida ha sido de 5,4 litros.
 
El comportamiento del coche no tiene ninguna variación respecto a las otras versiones con esta mecánica. La velocidad máxima es de 180 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 8,2 segundos, unas prestaciones que son discretas pero suficientes para la mayoría de los conductores. Es ágil en ciudad porque tiene unas dimensiones contenidas, en carretera no se nota un balanceo excesivo de la carrocería cuando afrontamos curvas cerradas y la suspensión resulta cómoda.
 
El cambio automático que monta esta mecánica sigue siendo el problema sin resolver, pues ese sonido que se produce al acelerar fuerte desmerece mucho del comportamiento del coche. Sólo sucede al pisar fuerte el acelerador y durante unos segundos hasta que alcanza la velocidad deseada, volviendo al silencio de marcha de nuevo.
 
La habitabilidad interior es buena en las plazas delanteras y no tanto en las traseras, pensadas para dos ocupantes y un niño en el centro. Las ventanillas traseras tienen un diseño que reduce la superficie acristalada y la visión desde el retrovisor interior que tiene el conductor queda condicionada por la forma del cristal, bastante tendido. Son las cosas del diseño.
 
Ficha técnica
Toyota C-HR 180H GR Sport
Dimensiones
Longitud: 4.395 milímetros
Anchura: 1.795 milímetros
Altura: 1.555 milímetros
Batalla: 2.640 milímetros
Peso: 1.560 kg
Depósito combustible: 43 litros
Maletero: 358 litros
 
Motor combustión
Tipo: gasolina, delantero transversal
Cilindros: 4 en línea
Cilindrada: 1.987 cc
Potencia: 152 CV a 6000 rpm
Par máximo: 190 Nm a 4400-5200 rpm
Tracción: delantera
Cambio: automático
 
Motor eléctrico
Ubicación: delantero transversal
Potencia: 109 CV y 202 Nm
Prestaciones
Velocidad máxima: 180 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 8,2s
Consumo medio WLTP: 5,3 l/100 km
Emisiones CO2: 120 g/km
 
Precio: 30.490 euros
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium