Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Tecnología de F1 en el Honda Jazz

José A. Prados

27 mayo 2020

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

La versión 2020 del monovolumen japonés solo tendrá una mecánica híbrida de 109 CV y mejora mucho el confort de los asientos

Este verano llegará a los concesionarios un Honda Jazz completamente renovado, que respecto a la versión a la que sustituye –de 2015- presenta numerosas diferencias, sobre todo centradas en el tren de potencia, pues en 2020 será únicamente de tipo híbrido con una potencia de 109 CV que proporciona un motor de gasolina 1.5, una batería de iones de litio, una innovadora transmisión y la tecnología desarrollada por Honda en la Fórmula 1, que servirá para proporcionar mayor eficiencia en los desplazamientos a este monovolumen de cuatro metros de longitud y mucho espacio interior.
 
Con el Honda Jazz 2020 se traslada la tecnología híbrida de los circuitos a las calles y carreteras para que todos los conductores puedan utilizarla en sus desplazamientos, aprovechando las ventajas que aporta la etiqueta ECO en entornos urbanos con zonas restringidas al tráfico de vehículos, excepto los de bajas emisiones.
 
En Honda tienen una gran experiencia en el desarrollo de unidades de potencia híbridas para sus Fórmula 1, con el RA620H como ejemplo más reciente, en el que se emplea un motor de combustión interna altamente eficiente de seis cilindros, 1.600 cc y sistema de recuperación de energía generada por los frenos y gases de escape que sirve para aportar potencia extra en fases de aceleración y minimizar el retraso de la actuación del turbo. Este sistema lo utilizan los equipos Aston Martin Red Bull Racing y Toro Rosso, logrando tres victorias y seis podios en la pasada temporada de F1.
 
De igual modo que en los monoplazas, el nuevo Honda Jazz recupera la energía en las frenadas y cuando el coche decelera, acumulándose en la batería para cuando el conductor demande potencia extra. “En nuestros sistemas híbridos e:HEV de carretera aplicamos los conocimientos adquiridos en la competición para garantizar que las unidades de control del conjunto propulsor proporcionen al conductor la mejor relación posible de potencia y eficiencia, independientemente del modo de tracción que se necesite”, afirma Yasuaki Asaki, Head of Power Unit Development de Honda.
 
El sistema e:HEV se ha desarrollado recientemente para el Jazz y se ha diseñado para proporcionar un ahorro de combustible óptimo, así como una experiencia de conducción agradable. El sistema híbrido incorpora dos motores eléctricos (generador e impulsor) compactos y de gran potencia conectados a un motor de gasolina DOHC i-VTEC de 1.5 litros, una batería de iones de litio y una innovadora transmisión fija, gestionados mediante una unidad de control inteligente, de manera que todos los componentes funcionan juntos en perfecta armonía para proporcionar una respuesta suave y directa.
 
Este avanzado sistema de propulsión híbrida da la oportunidad de elegir entre tres modos de conducción: Modo EV, en el que la batería de iones de litio alimenta al motor de propulsión eléctrica directamente; Modo Hybrid, en el que el motor de gasolina suministra energía al segundo motor-generador eléctrico, que a su vez recibe asistencia eléctrica de la batería; y Modo Engine, en el que un mecanismo de bloqueo del embrague genera una conexión en la que el motor de gasolina proporciona la transmisión directamente a las ruedas.
 
Tecnológico y confortable
Uno de los aspectos que siempre ha destacado desde que el Honda Jazz llegó al mercado en el año 2000 es la sorprendente habitabilidad en un coche que no supera los 4 metros de longitud. Dos décadas después llega una nueva generación que busca convertirse en el automóvil más confortable de su categoría, y la clave está en un diseño de los asientos optimizado mediante una plataforma ergonómica que mejora la comodidad del conductor y el acompañante.
 
El diseño de los asientos delanteros  aporta mayor estabilidad y confort al cuerpo gracias a la plataforma ergonómica, un componente que encontramos tanto en la base como en el respaldo, sustituyendo el habitual diseño de muelles en forma de S de los modelos anteriores. La base del asiento es más ancha, incrementando el grosor en unos 30 milímetros, percibiéndose una mayor sensación de confort al sentarse, con la ventaja de que el asiento no se hunde con el peso. En el respaldo ofrece mayor apoyo en la zona lumbar y en la pelvis, aportando estabilidad al cuerpo y aliviando el cansancio, destacando la forma más estrecha en la parte superior, que ofrece un volumen acolchado óptimo para proporcionar pleno apoyo en la espalda.
 
La optimización del diseño de los asientos también contribuye a crear más espacio entre los asientos delanteros, facilitando la comunicación con los pasajeros de las plazas traseras. También se ha mejorado el acceso al quedar el punto más bajo del asiento 14 milímetros más cerca del piso y los ingenieros de Honda han cambiado algunos aspectos de los asientos traseros para que los pasajeros vayan más cómodos.
 
Otras mejoras ergonómicas que se han introducido son la colocación del pedal de freno más cerca de la plataforma del pedalier para un accionamiento más cómodo, mayor rango de ajuste del volante y modificación de la postura del mismo dos grados más hacia arriba, por lo que queda más orientado al conductor.
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium