Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Subaru Forester 2.0 EcoHybrid

José A. Prados

23 julio 2020

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

La mecánica híbrida del modelo más vendido de la firma japonesa demuestra su eficiencia en todos los terrenos, incluso fuera del asfalto.

Numerosos aficionados a la competición conocen los buenos resultados del sistema de tracción integral permanente Symmetrical AWD de Subaru, que tantos éxitos ha logrado en pruebas de gran prestigio. Esa misma tecnología se aplica a sus vehículos de serie, y el máximo exponente de la casa es el Forester, un coche que a lo largo de cinco generaciones se ha convertido en el más vendido de la firma japonesa, acumulando más de 340.000 unidades en todo el mundo.
 
Cierto que en España no es muy conocido, pero los conductores que aprecian la seguridad de un eficaz sistema de tracción total y que circulan a menudo por terrenos resbaladizos, lo han elegido en numerosos países para moverse a diario. La quinta generación presenta bastantes novedades, tanto en el terreno mecánico al ofrecerse únicamente en mecánica híbrida de gasolina, como estético con un ligero lavado de cara, y, sobre todo, tecnológico, porque incorpora toda una batería de asistentes a la conducción.  
 
El pasado mes de noviembre Subaru presentaba el nuevo Forester con motor híbrido y tuvimos ocasión de probarlo durante una mañana en un recorrido que combinaba rutas por carretera, ejercicios técnicos en un circuito específico para exprimir sus capacidades off-road y un breve recorrido fuera de pista. Unos meses después, el Forester Hybrid vuelve a estar con nosotros para una prueba más a fondo, en rutas conocidas y sin la presión de los horarios.
 
Fiel a su filosofía de vehículo polivalente, el Forester aúna sus capacidades off-road con una gran habitabilidad interior en un espacio donde pueden viajar cómodamente cinco adultos y su equipaje (509 litros). A esto hay que sumar su sistema de tracción integral permanente simétrica (Symmetrical All-Wheel Drive) y un motor bóxer de gasolina con los cilindros opuestos que proporciona un buen rendimiento.
 
A pesar de que en el segmento donde milita el Subaru Forester -4,62 metros de longitud- hay muchos rivales, la mayoría de ellos carecen de las aptitudes off-road del protagonista de este artículo. Diseñado sobre la plataforma global SPG de Subaru, tiene una batalla de 2,67 metros, además de unas cotas que permiten afrontar recorridos fuera del asfalto con cierta complicación –ángulo de entrada de 20º; ángulo de salida de 26º, ángulo ventral de 21º y altura libre al suelo de 220 mm-, pudiendo superar fuertes desniveles y circular por terrenos muy bacheados sin ningún problema.
 
Y además, ahora es mucho más ecológico al incorporar la mecánica híbrida compuesta por un motor de gasolina bóxer 2.0 de cuatro cilindros que entrega una potencia de 150 CV y 194 Nm con Starter/Generador eléctrico integrado, centralita de gestión del sistema híbrido, batería de iones de litio de 0,57 kWh que va situada bajo los asientos y una transmisión automática Lineartronic (CVT) que integra un motor eléctrico de 16,7 CV.
 
El peso añadido son 110 kilos por el sistema híbrido, pero compensa por el ahorro de combustible que se obtiene. Los 8,1 litros homologados por el fabricante en ciclo mixto bajo la normativa WLTP son realistas y es fácil bajar de esa cifra, sobre todo al circular por carreteras sin un gran desnivel y a velocidades legales, donde se pueden establecer medias por autovía que rondan los 6 litros. En nuestra prueba, durante 500 kilómetros, el consumo medio ha quedado fijado en 7,1 litros, y en ningún momento hemos visto consumos disparatados. Si tuviera un depósito de combustible (48 litros) de mayor tamaño, la autonomía sería similar a la de muchos modelos diesel del mercado y el paso por las estaciones de servicio sería más espaciado.
 
Subaru ha conseguido un sistema híbrido que funciona muy bien y al que únicamente encontramos la pega del cambio CVT, que no resulta agradable por ese sonido de ‘patinamiento’ que se produce al acelerar a fondo. En conducción normal apenas se percibe si tenemos un buen tacto con el pedal, y las satisfacciones que proporciona al conductor compensan ese pequeño fallo. A través de la pantalla del modo de funcionamiento del sistema híbrido podemos conocer el estado de las baterías y el flujo de energía instantáneo, lo que nos ayuda a ser más eficientes en la conducción.
 
En carreteras con buen asfalto el comportamiento es similar al de una berlina, y la única diferencia radica en que la posición de conducción es algo más alta, sin que esto afecte al comportamiento en las curvas, porque una suspensión equilibrada y la tracción total hacen que el coche tome cada giro con una gran agilidad, incluso cuando afrontamos carreteras de montaña. Al abandonar el asfalto es donde muestra sus grandes virtudes, en pistas con gravilla, arena o barro, haciendo valer el gran agarre del sistema de tracción integral, con varios modos de conducción que se adaptan al terreno por el que circulamos –Normal, Snow para nieve y Mud para barro y arena-. En todo momento tenemos la sensación de llevar el coche controlado, incluso con los neumáticos de carretera que lleva.
 
Los sistemas de ayuda a la conducción que incorpora la nueva generación del Subaru Forester son muy completos, incluyendo frenada de emergencia, alerta de cambio involuntario de carril y detector de ángulo muerto, pero lo que más nos llama la atención el sistema DMS de monitorización del conductor, que vigila constantemente a la persona que va a al volante, emitiendo avisos si detecta que ha desviado la vista de la carretera o que ha cerrado los ojos. Puede reconocer hasta cinco perfiles de conductores diferentes, ajustando de forma automática los reglajes de asientos, espejos exteriores, climatización y pantallas del vehículo. Lo hemos podido comprobar personalmente en varias ocasiones, y si apartas la vista del frente o cierras los ojos, avisa inmediatamente para que tomes el control.
 
La gama Subaru Forester actual está disponible en ocho colores de carrocería y una mecánica 2.0i CVT ecoHybrid de 150 CV con un precio de 32.950 euros para la versión básica, que se denomina Sport Plus, de 35.650 euros en Executive y 37.150 euros en Executive Plus, la versión probada, incluyendo en todos ellos un descuento promocional de 2.000 euros, y pudiendo acogerse a las ayudas del Gobierno a la compra de un vehículo de bajas emisiones, y este lo es porque tiene la etiqueta ECO.
 
Ficha técnica
Subaru Forester 2.0 ecoHybrid
Dimensiones
Longitud: 4.625 milímetros
Anchura: 1.815 milímetros
Altura: 1.730 milímetros
Batalla: 2.670 milímetros
Peso: 1.731 kilos
Depósito combustible: 48 litros
Maletero: 509 litros
 
Motor combustión
Tipo: gasolina, delantero longitudinal
Cilindros: 4, configuración Boxer
Cilindrada: 1.995 cc
Potencia: 150 CV a 5600-6000 rpm
Par máximo: 194 Nm
Tracción: total
Cambio: automático
 
Motor eléctrico
Potencia: 16,7 CV
Par máximo: 65 Nm
 
Baterías
Tipo: iones de litio
Capacidad: 0,57 kWh
Voltaje: 118 v
 
Prestaciones
Velocidad máxima: 188 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 11,8 segundos
Consumo medio: 8,1 l/100 km (WLTP)
Emisiones CO2: 185 g/km (WLTP)
 
Precio: desde 32.950 euros
 
José A. Prados – www.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium