Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Skoda Octavia Combi RS 245

José A. Prados

13 febrero 2018

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

El modelo más potente del fabricante checo es un divertido deportivo de 245 CV preparado para viajar en familia muy rápido.

Práctico para viajar en familia y muy espacioso, sobre todo en el maletero que tiene una capacidad de 610 litros, el Skoda Octavia Combi RS es el coche con el que muchos padres han soñado alguna vez. Si el presupuesto no llega para comprarse un Audi S4 Avant o un Mercedes C AMG State, el bólido más potente de Skoda en su historia puede ser una excelente opción de compra. No es barato, porque viene con un motor de 245 CV y un equipamiento de lo más completo, pero cuesta mucho menos que otros rivales alemanes y garantiza una buena dosis de diversión, además de la posibilidad de usarlo a diario y en viajes con la familia.
 
Su aspecto es bastante llamativo, por los elementos aerodinámicos que incorpora y ciertos detalles deportivos como las pinzas de freno en color rojo que asoman en unas espectaculares llantas de aleación de 18” en color negro, y en el caso de la unidad probada por el color de la carrocería, una pintura Gris Acero Especial que no pasa desapercibida en ningún momento y que hay que ser valiente para aparcarlo a diario en el garaje. Hay acabados menos espectaculares que llaman menos la atención, aunque siempre es un coche que destaca del resto.
 
El motor 2.0 TSI, un dos litros de cuatro cilindros en línea con turbocompresor e inyección directa de combustible, es el gran protagonista de un coche que nace con espíritu de diversión para padres que no pueden justificar la compra de un deportivo. Es una mecánica que ha sido probada en otros modelos del grupo Volkswagen, como en el Golf GTi, y en este caso entrega una potencia de 245 CV entre 4.700 y 6.200 rpm, con un par máximo de 370 Nm entre 1.600 y 4.3000 rpm, con lo que el empuje está prácticamente asegurado en cualquier zona del cuentavueltas. La entrega de potencia es suave y progresiva, de manera que el conductor puede dosificar siempre el gas a su gusto.
 
Además, va combinado con un magnífico cambio automático de doble embrague DSG de 7 velocidades que entiende perfectamente las intenciones del conductor y se anticipa para obtener el máximo rendimiento en cada situación. En modo normal es rápido en las transiciones, apenas imperceptibles, y en modo Sport trabaja como un piloto profesional, dejando al conductor liberado para otras tareas. También se puede manejar en modo secuencial con las levas que hay detrás del volante o desde la palanca del cambio, tomando el conductor el mando de la situación en trazados virados o en circuito.
 
Por prestaciones no se puede comparar con los grandes deportivos que hay en el mercado, pero es un coche que dará muchas satisfacciones a su propietario en unos tiempos en los que correr se está volviendo un tema delicado. Alcanza los 250 km/h de velocidad punta y realiza el paso desde 0 a 100 km/h en tan sólo 6,7 segundos, de manera que al pisar a fondo el pedal del acelerador sentirás esa sensación de quedarte pegado al asiento.
 
Durante la prueba nos ha sorprendido gratamente el consumo de combustible, pues no es un coche especialmente ‘gastón’. Los 6,7 litros de media homologados por el fabricante son orientativos, porque en realidad nos acercamos bastante a los 9 litros en una conducción normal, y puede ascender a 12 en conducción deportiva. La cifra obtenida al final de la prueba ha sido de 8,2 litros, que no está nada mal. En el selector de modo de conducción hay una opción destinada a reducir el consumo denominada ECO, que limita la presión sobre el acelerador y activa marchas largas en el momento que el motor lo permite.
 
Es ágil gracias a un chasis rebajado 15 mm en altura que está bien puesto a punto para soportar el aumento de potencia respecto a los otros modelos de la familia Octavia, y cuenta con un conjunto de suspensiones enfocadas a obtener el máximo agarre, porque parece que va pegado al suelo en cada curva, sin que la carrocería se mueva más de lo necesario. El tarado de los amortiguadores es bastante firme en la posición normal, y se endurecen bastante si pulsamos el modo Sport en el selector de modos de conducción, una opción aconsejable sólo cuando rodamos en circuito o vamos sin pasajeros, porque para el resto del pasaje seguramente resulte incómoda esta situación durante mucho tiempo.
 
La posición de conducción es cómoda, con buena visión de la carretera, mandos principales al alcance y unos asientos de una pieza con reposacabezas integrado y el logo RS bordado que sujetan a la perfección el cuerpo, con el suficiente grado de comodidad en largos desplazamientos, además de un volante con un tacto agradable, un grosor mayor y una dirección bastante directa que transmite bastante información de lo que sucede en el asfalto
 
En el centro del salpicadero lleva la pantalla táctil multifunción de 9,2” donde se aloja el sistema de entretenimiento de Skoda, muy completo y con bastantes posibilidades de conectividad, compatible con sistemas Apple y Android. Nuestra unidad llevaba instalado el sistema de audio Canton, una maravilla con 10 altavoces distribuidos por el habitáculo y un subwoofer que potencia los bajos de una forma increíble, para conducir al ritmo de tu música favorita durante muchos kilómetros.
 
Como sucede en toda la gama Skoda, no faltan los detalles Simply Clever, como soportes para botellas, una papelera en la puerta, linterna LED extraíble en el maletero, volante calefactado, dos puertos USB en la zona trasera y mesas plegables en los respaldos de los asientos delanteros. Son detalles que hacen la vida más fácil durante los viajes.
 
En cuanto al equipo de seguridad, es de lo más completo, incluyendo el sistema Front Assist con Protección Predictiva de Peatones, Detector de Ángulo Muerto, Alerta de Tráfico Posterior, Asistente de Remolque y Asistente de Maniobras. El chasis deportivo se ha rebajado 15 milímetros respecto a las versiones normales y cuenta con bloqueo electrónico del diferencial XDS+, una gran ayuda para facilitar los giros cerrados sin perder la trayectoria.
 
El Skoda Octavia Combi RS está a la venta desde 27.150 euros con el motor TSI de 230 CV o por 27.150 euros con el TDI de 184 CV y desde 30.590 euros en el caso del RS 245, que es el modelo probado en esta ocasión. Nuestra unidad lleva el cambio automático de doble embrague con siete velocidades de serie, por lo que parte de un precio de tarifa de 38.560 euros (32.210 euros con los descuentos promocionales), a los que hay que añadir opcionales como la pintura Gris Acero especial que se puede ver en las fotografías ((195 euros), techo panorámico de cristal eléctrico (1.115 euros), asistente de aparcamiento con cámara de visión trasera (395 euros), sistema de apertura y arranque sin llave Kessy con alarma (660 euros), chasis dinámico con selector de cinco posiciones (910 euros), Adaptative Cruise Control hasta 210 km/h (965 euros), telefonía de confort BT con antena exterior y cargador para el móvil (585 euros), navegador Columbus con pantalla de 23,4 cm (1.805 euros), asientos delanteros y traseros térmicos (385 euros), sistema de sonido Canton con 10 altavoces y subwoofer (500 euros) o apertura del portón trasero eléctrica (390 euros). Al final, esta unidad, equipada a capricho, sale por 43.354 euros, incluyendo el descuento promocional de la marca y el descuento de financiación (6.255 euros en total). Mucho dinero, si, pero es un coche muy completo que en otras marcas (un Passat Variant Sport TSI de 280 CV parte de 42.370 euros con tracción total 4Motion).
 
Ficha técnica
Medidas
Longitud: 4.689 mm
Anchura: 1.814 mm
Altura: 1,452 mm
Batalla: 2.680 mm
Maletero: 610 litros
Depósito combustible: 50 litros
Peso: 1.487 kg
 
Motor
Tipo: gasolina, 4 cilindros en línea
Cilindrada: 1.984 cm3
Potencia: 245 CV a 4700-6200 rpm
Par máximo: 370 Nm a 1600-4300 rpm
Tracción: delantera
Cambio: doble embrague 7 velocidades
 
Prestaciones
Velocidad máxima: 250 km/h
Aceleración 0-100 km/h: 6,7 segundos
Consumo medio: 6,4 litros
Emisiones CO2: 146 g/km
 
Preciobase: 38.560 euros
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 90 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium