Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

SALÓN GINEBRA 2019

Skoda Klement

José A. Prados

6 marzo 2019

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

Este prototipo eléctrico de dos ruedas ofrece soluciones para la micromovilidad sostenible y los desplazamientos conectados.

Hace 124 años comenzaba la historia de Skoda cuando los fundadores, Laurin & Klement, iniciaron la actividad de fabricación de bicicletas. Ahora la marca vuelve a sus orígenes al presentar en el Salón del Automóvil de Ginebra un prototipo eléctrico de dos ruedas enfocado a la movilidad urbana sostenible, pero que va más allá de una simple bicicleta, pues ofrece conectividad inteligente, frenos hidráulicos con ABS y sistema de recuperación de energía para recargar las baterías.
 
El prototipo Klement lleva un motor eléctrico integrado de 4 kW en la rueda que permite alcanzar una velocidad máxima de 45 km/h, convirtiéndose en un ágil vehículo con el que moverse por la ciudad a diario sin emisiones contaminantes y con la ventaja de llegar hasta la puerta del destino. Sobre un futurista armazón de aluminio que hace de chasis van montadas las suspensiones de brazos oscilantes y carece de cables visibles, apoyando el conductor los pies en unos pedales fijos que sirven para acelerar o frenar: inclinando el peso hacia delante el motor acelera, y si el pedal pivota hacia atrás se activa el freno hidráulico y el sistema de recuperación de energía.
 
Distribuidas en el chasis están las baterías de iones de litio, 52 células que tienen una capacidad de 1.250 Wh, lo que implica una autonomía de 62 kilómetros, pudiendo extraerse fácilmente para cargarlas en un enchufe doméstico. El peso total del Klement es de 25 kilos, permitiendo maniobrar en los recorridos urbanos y guardarla en casa o el trastero.
 
Para circular con seguridad lleva un sistema de luces integrado que incluye un faro frontal LED, luces de frenado, intermitentes integrados y luz LED diurna. También cuenta con un soporte para el Smartphone en el manillar con carga, que da paso a una serie de funcionalidades como la llamada de emergencia automática, función Coming Home, diagnóstico o mantenimiento remoto.
Leer revistas
Revista nº 100 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium