Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Rolls-Royce Cullinan

José A. Prados

18 mayo 2018

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

El primer SUV de lujo de la firma británica mide 5,34 metros y llega impulsado por un motor V12 de 570 CV y tracción total permanente.

Por la módica cifra de 270.000 euros, Rolls-Royce pone por fin a la venta su primer modelo SUV de lujo tras un largo desarrollo en el que ha sido necesario crear un sistema de tracción integral permanente y unas suspensiones adaptadas a la circulación fuera del asfalto. Con una longitud de 5,34 metros, 2,1 metros de anchura y una altura de 1,83 metros, el Cullinan es un vehículo de grandes dimensiones que viene calzado con unas impresionantes llantas de 22”, dispuesto a competir directamente con el Bentley Bentayga, al que supera en peso (2.660 kilos) y no tiene la posibilidad de alojar a siete pasajeros.
 
Recibe su nombre en referencia al mayor diamante en bruto encontrado en el año 1905 en una mina de Sudáfrica por Thomas Cullinan, propietario de esta explotación. La estética está heredada directamente del Phantom, una gran berlina que no termina de convencer por su diseño, y que trasladado a una carrocería SUV no ha resultado muy acertado, aunque estamos seguros que gustará a los ostentosos millonarios asiáticos, que será su principal mercado. La incorporación del Cullinan servirá a Rolls-Royce para aumentar su cartera de pedidos, que en 2017 fue de 4.000 unidades.
 
Como no podía ser de otro modo, coronando la parrilla frontal cromada luce el logo de la marca, el ‘Espíritu del Éxtasis’, y bajo el capó, de líneas angulosas muy marcadas un descomunal motor de gasolina V12 con dos compresores, 6.75 litros de cilindrada y una potencia de 570 CV y un par de 850 Nm desde 1.600 rpm asociado a un cambio automático de 8 velocidades y sistema de tracción total permanente. Puede alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h y su consumo medio está homologado en 15 litros, muy comedido si tenemos en cuenta sus dimensiones, peso y la mecánica que lo impulsa.
 
La interior se accede por unas puertas de apertura ‘suicida’, es decir, las traseras en sentido opuesto a las delanteras, creando un amplio espacio que facilita el acceso al sofisticado y elegante habitáculo, con capacidad para cuatro o cinco pasajeros, dependiendo de si elegimos una configuración con dos asientos independientes en la parte trasera, utilizando el espacio libre entre ellos para colocar una pequeña nevera por si los pasajeros desean tomarse una copa de champagne bien frío durante el viaje, o un asiento corrido de tres plazas.
 
Las cuatro puertas tienen accionamiento eléctrico y el acceso al maletero se realiza por un portón con apertura eléctrica desde el mando a distancia, un espacio que tiene una capacidad de 560 litros, y que para realizar más fácilmente las tareas de carga del equipaje puede descender cuatro centímetros la altura de la carrocería respecto al suelo. También existe la posibilidad de solicitar un cristal que aísla el habitáculo del maletero, como si fuera una pieza independiente, mejorando la insonorización y la climatización del habitáculo.
 
La decoración del habitáculo sigue la línea de los últimos productos de Rolls-Royce, con una gran superficie recubierta de cuero en el color elegido por el cliente, maderas de muy diversos tipos y un salpicadero en el que la información se divide en dos partes: una gran pantalla digital detrás del volante que se encarga de los datos relativos a la conducción –velocímetro, cuentavueltas, ordenador de viaje- y otra gran pantalla central destinada al equipo de entretenimiento, agrupando las funciones de teléfono manos libres, sistema de navegación por satélite y conexiones multimedia para que los pasajeros puedan viajar disfrutando de una navegación por Internet a alta velocidad gracias a una red Wi-Fi propia, realizando una videoconferencia de trabajo o viendo sus películas en las pantallas traseras. También cuentan con cinco puertos USB por si hay que cargar algún dispositivo móvil y hasta una superficie de carga inalámbrica para teléfonos móviles.
 
En cuanto a la tecnología, viene dotado con un avanzado sistema de tracción total inteligente que, en combinación con el sistema de suspensión neumática, prepara la carrocería y la transmisión para afrontar cualquier obstáculo que se pueda encontrar fuera del asfalto, si es que su propietario se atreve en alguna ocasión. No tiene reductora y la profundidad de vadeo es de 54 centímetros.
 
La seguridad también está a la última en el Cullinan, que puede equipar un sistema de visión nocturna que es capaz de identificar peatones, ciclistas y animales en completa oscuridad. Además, lleva un sistema de cámaras 360º con visión cenital que facilita las maniobras complicadas y todo lo habitual en materia de prevención de accidentes, como asistente de cambio involuntario de carril, control de velocidad de crucero adaptativo, alerta por riesgo de colisión y Head-up Display que proyecta la información más importante sobre el parabrisas para que el conductor no tenga que desviar la atención de la carretera.
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium