Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Nissan Qashqai 1.6 dCi 130 CV

José A. Prados

10 enero 2019

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

El SUV más vendido del mercado español mejora en tres aspectos –diseño, refinamiento y tecnología- para seguir siendo líder.

La reciente actualización del modelo se fundamenta en tres mejoras importantes: Diseño, con nuevos paragolpes y capó, pilotos traseros LED y llantas más atractivas; Refinamiento, que se percibe en un interior mejorado, más insonorizado y amortiguadores de doble pistón para aumentar el confort de marcha, y Tecnología, incorporando el Sistema de seguridad “Nissan Intelligent Mobility”, con alerta de tráfico trasero, frenada automática de emergencia con reconocimiento de peatones y el futurista “Pro-Pilot”, que avanza muchas de las funciones de la conducción totalmente autónoma que pronto veremos en todos los vehículos.
 
El primer Qashqai abrió un camino de  éxito para la marca japonesa al inaugurar, hace más de diez años, el segmento de los SUV (Sport Utility Vehicle). Una mezcla de turismo y todoterreno con un marcado toque urbano que se ha convertido en todo un fenómeno mundial, como sucede en España donde uno de cada tres vehículos que se venden es un SUV. El resto de fabricantes no han dudado en unirse a la moda, hasta alcanzar el número de 35 modelos diferentes, pero el modelo de Nissan ha sabido conservar su posición de privilegio, presumiendo de calidad de producto.
 
Fabricado en el Reino Unido para toda Europa, su nuevo diseño estrena nueva parrilla frontal “V-Motion”, con faros perfectamente acoplados a sus formas, paragolpes, capó y faros antinieblas delanteros LED. En la zaga, también cambian los pilotos, mientras que el parachoques gana en robustez. Por su parte, las llantas de aleación, de hasta 19 pulgadas, son ahora más atractivas.
 
El habitáculo gana muchos enteros en refinamiento: Los nuevos asientos, que son más grandes y envolventes, pueden ser de piel y aportan un tapizado exclusivo, mientras que el volante multifunción está achatado por su parte inferior. Los plásticos blandos del mullido salpicadero ajustan perfectamente, sin ruidos molestos. El aislamiento acústico se ha mejorado notablemente gracias a unos cristales reforzados, paneles de puertas y protecciones del motor. También se ha modernizado el equipo de sonido y la interfaz multimedia. El acabado más alto, “Tecna+”, se adorna con elementos exclusivos, como la tapicería de piel Nappa, molduras cromadas para espejos retrovisores y barras de techo. De serie, ofrece el sistema de visión periférica de 360º, que permite una visión trasera y superior, proyectada sobre la pantalla central táctil de 8,0 pulgadas.
 
El espacio interior no ha cambiado. En las plazas traseras, tres adultos podrán viajar cómodos (mejor si son dos) y el maletero cubica unos correctos 430 litros. Lástima que no pueda tener, ni en opción, un portón con apertura y cierre eléctrico, como si tienen algunos de sus rivales. El aspecto tecnológico se ha potenciado con unos amortiguadores de doble pistón que, junto a las mejoras de insonorización, logran un gran confort de marcha. Es importante el despliegue de sistemas de seguridad que aporta el “Nissan Intelligent Mobility”, con Alerta de tráfico trasero a la hora de salir de un aparcamiento, Frenada automática de emergencia con reconocimiento de peatones, Alerta por cambio involuntario de carril, Asistente anti-colisiones, Reconocimiento de señales de tráfico, Control de crucero adaptativo… además del avanzado “Pro-Pilot”, que nos acerca a la inminente conducción totalmente autónoma, que describimos en un artículo de Tecnología aparte.
 
No hay variaciones bajo el capó. La gama mecánica se mantiene, destacando como el más equilibrado el propulsor turbodiésel 1.6 dCi de 130 CV, gracias a su buen empuje desde las 1.600 vueltas y contenido gasto, pues homologa 4,9 litros cada 100 kilómetros que, en la realidad, se traducen en 6,2 l/100km. Equipa de serie una caja de cambios manual de seis velocidades que envía la fuerza únicamente a las ruedas delanteras. La palanca de cambios tiene un tacto suave, aunque de largo recorrido entre las marchas. La tracción total conectable es opcional (2.500 €), así como el cambio automático de variador continuo Xtronic con siete relaciones prefijadas (1.500 €).
 
En marcha, se percibe la ganancia en confort y la mejora en el tacto de la dirección. Las ayudas electrónicas están muy presentes (quizás demasiado) para evitar posibles “alegrías” del conductor. El sistema “Chassis Control”, de serie, actúa sobre los frenos para evitar el cabeceo de la carrocería y corrige el subviraje (arrastre de las ruedas delanteras en una curva). La acción de estos sistemas, junto con las alertas por la detección de obstáculos y por cambio involuntario de carril, provocan demasiados e irritantes pitidos de alarma que llegan a sobresaltar al conductor. A pesar de haber engrosado la barra estabilizadora delantera para reducir el balanceo, hay que tener presente que no es un coche para recorrer con rapidez carreteras de montaña, sino para disfrutar del silencio y sosiego de una conducción segura, disfrutando de las buenas sensaciones que aporta su dirección más directa. 
 
 Las múltiples versiones del Qashaqi parten del “Visia” DIG-T de gasolina, de 140 CV (22.800 €) y llegan a los 36.400 € del acabado “Tecna+” 4x4, con motor 1.6 dCi de 130 CV.
 
PROPILOT: LA CONDUCCIÓN AUTÓNOMA
Asociado a las versiones “Tecna” y “Tecna+” del popular Nissan Qashqai, este sistema abre el camino a lo que llegará a ser la conducción autónoma completa, denominada como de “Nivel 4 y 5”. El ProPilot de Nissan se enmarca en el “Nivel 2”, lejos aún de los niveles más avanzados, pero ya permite circular de modo autónomo por autovía o autopista, supervisando la actuación del conductor y actuando sobre la dirección, el acelerador y los frenos, permitiendo los cambios de carril. Las sucesivas evoluciones, previstas para 2020 en adelante, permitirán la completa utilización en ciudad y la ausencia total de intervención del conductor.
 
El sistema actual que hemos probado está pensado para asistir al conductor, aunque todavía sin sustituirle por completo, sumándose a las tecnologías ya presentes en el Qashqai, como el aviso de cambio de carril involuntario, control del ángulo muerto de visión, detección de objetos en movimiento y la frenada de emergencia con reconocimiento de peatones. Actúa por medio de la cámara frontal instalada en el parabrisas y el sensor de radar, tras el logo Nissan en la parrilla.
 
El sistema se activa pulsando el botón azul situado en el radio derecho del volante. Trabaja activando el control de velocidad  a una marcha estable, mientras sitúa al coche por sí solo en el centro del carril de circulación de una forma lógica, sin rebotes de un lado y otro del carril, tomando las curvas de la autopista de una manera suave, sin que el conductor necesite mover el volante. Si un vehículo se interpone a una velocidad inferior por ese carril, adecúa a la velocidad de ése para no alcanzarlo, hasta que activamos el intermitente izquierdo, momento en que el sistema realiza el adelantamiento, recuperando la velocidad programada. El sistema se mantiene activo entre 30 y 170 km/h, pero se desconecta si el coche está tomando una curva demasiado cerrada o desaparecen las marcas en uno de los lados del carril.
 
Periódicamente, el sistema requiere que el conductor ponga las manos en el volante, para asegurarse de que está ahí, que no ha ocurrido nada que le impida tomar el control. Si no es así, emite primero una serie de sonidos, que pasan a convertirse en una serie de frenadas sucesivas hasta llegar a una parada total de manera automática, asumiendo que el conductor está indispuesto, y encendiendo las luces de emergencia.
 
La tecnología está aquí. Una vez que estos sistemas autónomos se van haciendo asequibles, los conductores tendremos que ir cambiando de mentalidad y asumir que los asistentes de conducción llegan para tomar el control en los monótonos viajes por carretera, evitando el cansancio y dejando que el  conductor pueda distraerse, sin poner en peligro a nadie.
 
FICHA TÉCNICA
Nissan Qashqai 1.6 dCi 130 CV 4x2 Tecna+
DIMENSIONES
Longitud: 4,394 metros
Anchura: 1,806 metros
Altura: 1,595 metros
Batalla: 2,646 metros
Peso: 1.602 kilos
Maletero: 430 litros

MOTOR
Combustible: diésel
Número de cilindros: 4
Posición: delantero transversal
Cilindrada: 1.598 cc
Potencia: 130 CV a 4.000 rpm
Par máximo: 320 Nm a 1.750 rpm
Cambio: manual 6 vel
Tracción: delantera

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 190 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 10,5 segundos
Consumo medio: 4,9 litros
Emisiones CO2: 129 g/km
PRECIO: desde: 33.750 euros
 
J.M. Quintanawww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 967 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium