Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Moto Guzzi V7 III Carbon

Alfonso Galindo

8 febrero 2018

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Realizada de forma artesanal en la fábrica de Mandello, es una edición especial de 1.921 unidades con acabados en negro.

La tercera generación de la ‘siete y medio’ italiana sigue completando la gama con distintas variantes que buscan satisfacer un amplio abanico de clientes, todo un clásico desde el año 1967 que se ha convertido en el máximo representante por excelencia de la moto italiana, distinta en concepto y diseño, pero capaz de aglutinar a numerosos aficionados a la moto clásica.
 
Tras el avance que dimos hace unas semanas de las nuevas Moto Guzzi V7 III Stone y Special, hoy nos fijamos en el que podría ser el modelo más exclusivo –junto a la V7 III Racer- de la moto de acceso a la gama. Se fabrica de forma artesanal en la planta de Mandello del Lario y ha sufrido una fuerte renovación, manteniendo la pasión y el coraje de una moto con carácter que perdurará en el tiempo.
 
Los detalles característicos de la V7 III Carbon se centran en los acabados que buscan crear una imagen única y exclusiva, que también puede ser un buen punto de partida para los preparadores aficionados y profesionales gracias a una completa gama de accesorios originales.
 
La potencia máxima del nuevo motor de 744 cc aumenta hasta los 52 CV (38 kW) con un par máximo de 60 Nm a 4.900 rpm en el que no se ha buscado una mejora de las prestaciones, sino mejorar la entrega de potencia y una conducción suave. Mantiene la configuración de su motor bicilíndrico transversal en V, una configuración única en el mundo, el depósito metálico con una capacidad de 21 litros inspirado en la V7 Sport de 1971 con tapón de llenado en aluminio que lleva ahora tornillos y cerradura.
 
Estrena intermitentes, retrovisores 40 milímetros más largos y un nuevo cuadro de instrumentos con escala del taquímetro analógica y un recuadro digital con bastante información: odómetro, trip parcial y trip diario que se pone a cero después de ocho horas desde el último encendido, tiempo de trip, consumo instantáneo y medio, reloj, temperatura ambiente, velocidad media, nivel de usuario del MGCT (Moto Guzzi Controllo Trazione), además del indicador de marcha engranada y de cambio de marcha, donde el usuario puede regular valores de revoluciones mínimo y máximo con el objetivo de hacer un mejor rodaje del motor y reducir el consumo de combustible.
 
En estos momentos es la única moto de la familia V7 III realizada en edición limitada y numerada, un total de 1.921 unidades –en referencia al año de nacimiento de la marca- que en el mercado español tiene un precio recomendado de 10.549 euros. Se trata de una moto customizada con buen gusto y originalidad a partir de elementos realizados en fibra de carbono, guardabarros recortados y perfilados, decoración en negro mate en la que resaltan algunos detalles en rojo (pinza de freno Brembo delantera y el Águila en el depósito de combustible, además de las tapas de balancines en rojo satinado). El asiento va tapizado en un inédito tejido Alcántara hidrorepelente, rematado con pespuntes en rojo.
Leer revistas
Revista nº 90 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium