Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Mercedes-Benz GLA 200D 7G DCT

Miguel Quintana

3 diciembre 2017

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

Con su indudable encanto, el todo-camino más pequeño alemán es la punta de lanza de la nueva era de la marca de la estrella.

Los modelos de la clase GLA fueron los segundos que más ventas están acumulando para la marca, solo superados por el automóvil del que deriva, el Clase A.
Ha sido remodelado recientemente, aunque solo ligeramente, por aquello de no tocar lo que funciona bien. Se ha actualizado el aspecto exterior, afinando la aerodinámica, que pasa de 0,29 a 0,28 Cx. La parrilla protagoniza la estética delantera y los pilotos de xenón dan paso a unos de LED, tanto delante como detrás. También el interior se renueva, con mayor abanico de materiales donde elegir y una pantalla multimedia de ocho pulgadas.
 
Con una longitud de 4,42 metros y una anchura de 1,80, el GLA sigue las pautas estéticas de su hermano, el compacto Clase A, con formas juveniles que han atraído a la marca a un gran número de nuevos clientes. Lo cierto es que nos cuesta ubicarlo como un todo-camino, especialmente con el paquete AMG-Line de nuestra unidad de pruebas (1.987 €), que rebaja su altura al suelo, dirección directa, kit estético AMG y volante deportivo. En todo caso, no cabe duda de que es un coche que entra por los ojos. Otras opciones interesantes afectan al tren de rodaje, que puede ser de amortiguación ajustable (1.452 €) o adaptado para uso todo terreno (371 €).
 
En el interior, destaca el mando del cambio automático, situado en la caña de la dirección, dejando hueco a un gran portaobjetos en el túnel central. Resulta extraño que la pantalla del centro del salpicadero, situada como un postizo que destaca del resto, no sea táctil y se tenga que manejar a la antigua, por medio de una rueda para mostrar las informaciones del sistema de infoentretenimiento, navegador, equipo de sonido y parámetros del vehículo. Opcionalmente, puede equipar el paquete de integración Smartphone (384 €), que inckuye Apple Car Play, Android Auto y cables micro-USB e iPhone Lightning.
 
El habitáculo, lujoso pero sin excesos, es suficientemente amplio para cuatro personas, con unos asientos de corte deportivo con una excelente relación entre dureza, comodidad y sujeción lateral. Por su parte, el maletero tiene una capacidad de 421 litros, algo por debajo del de competidores como el Audi Q3, que llega a los 460 litros, o el del BMW X1, que alcanza los 505.
El sistema automático de apertura del portón resulta muy cómodo, aunque viene como opción dentro del paquete Advantage, junto con la cámara de visión trasera (1.100 €).
 
Mecánicamente, ofrece dos motorizaciones de gasolina, 1.6 (con 122 o 156 CV) y 2.0 (211 o 381 CV9, junto a otra mecánica diesel 2.2 de 136 o 177 CV. El 2.2 de 136 CV, denominado 200D, ha sido el propulsor elegido para la prueba. Monta una suave y eficaz caja automática de 7 velocidades de doble embrague y accionamiento automático o manual-secuencial.
 
Su comportamiento dinámico es irreprochable, al menos en la versión probada con ajustes para asfalto. Trata con mimo a los ocupantes, con una cuidada insonorización del habitáculo. Pese a su tamaño, elevada altura (1,49 metros) y 1.540 kilos de peso, no muestra grandes inercias en carreteras viradas.
 
Es ahí donde se aprecia el excelente tarado del chasis y suspensión, pues gira, frena, y acelera con solvencia a pesar de que su potencia, de 136 CV no es excesiva. Eso sí, disfruta de un par máximo de 300 Nm entre 1.400 y 3.000 revoluciones, lo que indica que tiene su máxima fuerza disponible a poco más que el régimen del ralentí.
 
Su imponente aspecto puede inducir a error, pero el GLA 200d solo tiene tracción en el eje delantero. No hay que buscarle cualidades camperas, a cambio encontramos un perfecto rodador para hacer kilómetros de calidad con un consumo real que se mantiene siempre por debajo de los 6,4 litros cada 100 kilómetros. Su precio, con descuento, es de 36.022 €.
 
FICHA TÉCNICA
DIMENSIONES
Longitud: 4,424 metros
Anchura: 1,804 metros
Altura: 1,494 metros
Batalla: 2,699 metros
Peso: 1.540 kilos
Maletero: 421 litros
MOTOR
Combustible: diesel
Posición: delantero transversal
Cilindrada: 2.143 cc
Potencia: 136 CV entre 3.200 y 4.000 rpm
Par máximo: 300 Nm entre 1.400-3.000 rpm
Cambio: automático 7 vel
Tracción: delantera
PRESTACIONES
Velocidad máxima: 205 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 9,1 segundos
Consumo medio: 4,2 litros
Emisiones CO2: 108 g/km
PRECIO: 36.022 euros
 
J.M. Quintanawww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 83 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium