Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Mazda MX-30 First Edition

José A. Prados

29 septiembre 2020

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

El primer coche eléctrico de la firma japonesa se sitúa en el segmento Premium por calidad de acabados, rodadura y diseño exterior.

Es 100% Mazda y 100% eléctrico. Así definen los responsables de la marca japonesa su primer vehículo completamente electrificado, el Mazda MX-30, un modelo de 4,35 metros de longitud con aspecto SUV que está pensado para conducir en un entorno urbano sin emisiones contaminantes gracias a una batería de iones de litio de 35,5 kWh con la que puede recorrer 200 kilómetros en ciclo combinado y hasta 265 en ciclo urbano, según el estándar WLTP.
 
El planteamiento del MX-30 es para usuarios que viven en la ciudad o en poblaciones cercanas, que lo utilizan a diario para ir a trabajar y los fines de semana para el ocio familiar. Según un estudio realizado en Europa, la mayoría de los conductores no realiza con su vehículo más de 48 kilómetros, y en el caso de España esa cifra baja a 44 kilómetros diarios, por lo que el coche podría cumplir su función con un gran número de usuarios, siempre que dispusieran de una plaza de aparcamiento y toma de corriente para realizar la recarga de la batería.
 
Pensando en este tipo de usuario medio, Mazda ofrece un vehículo de tamaño compacto y acabados de alta calidad que permite recorrer hasta 265 kilómetros en ciudad. Su línea es atractiva, basada en el lenguaje de diseño Kodo y el concepto Human Modern presente en los lanzamientos más recientes de la marca, y sirve como introducción a la era eléctrica en la que el fabricante japonés está inmerso para reducir las emisiones contaminantes, retomando para ello la mítica denominación MX que lució por primera vez el concept-car futurista MX-81 en 1981, al que siguieron el MX-02 (1983), MX-03 también como prototipo en 1985, MX-04 con motor rotativo (1987) y MX-5, el más conocido, en 1989.
 
Los trazos minimalistas de la carrocería de 4,35 metros de longitud y 1,55 metros de altura nos recuerdan al deportivo RX-8 con motor rotativo, y el detalle más llamativo es el sistema elegido para las puertas traseras (Freestyle), que abren en el sentido inverso a la marcha, dejando un amplio espacio para el acceso al no tener pilar central, y así es más fácil sentar a los niños en las plazas traseras.
 
Esta filosofía minimalista se extiende también a un interior moderno en el que todo se ha simplificado para hacer la conducción más relajada, empleando materiales innovadores como el corcho natural en la consola central –un homenaje al centenario de la marca, que inició su andadura como fabricante de corcho-, piel vegana de origen sintético en los asientos, paneles de las puertas a base de material reciclado de botellas de plástico y otros detalles de calidad, todo con buenos ajustes y un gusto exquisito.
 
Para el interior se ofrecen dos acabados, Modern en tonos más claros y Vintage, más oscuro, de inspiración industrial. En el centro del salpicadero hay una pantalla de 8,8” para el sistema de entretenimiento, otra en la parte inferior para el climatizador –que también se puede manejar con botones tradicionales- más otra pantalla para el Head-up Display que proyecta la información sobre el parabrisas. Y detrás del volante, otra pantalla de 7” que combina la instrumentación analógica con información sobre el estado de las baterías, consumo instantáneo y consumo medio de energía, así como la autonomía restante.
 
La mecánica de este coche está compuesta por un motor eléctrico de 145 CV y 271 Nm que se alimenta por un conjunto de baterías de iones de litio de 35,5 kWh, capaces de suministrar suficiente energía para recorrer 200 kilómetros en ciclo mixto o 265 kilómetros si conducimos por el centro de la ciudad. Con un cargador rápido se puede recuperar el 80% de la batería en tan solo 36 minutos, y en un wallbox doméstico serán necesarias 3 horas. Mazda ha firmado un acuerdo con Iberdrola para ofrecer el cargador Wallbox a un precio muy atractivo hasta final de año, descuentos en la factura de la luz y acceso a puntos de recarga públicos.
 
Lo más curioso de la mecánica eléctrica del MX-30 es que emite un ligero sonido que imita al de un motor de combustión en fases de aceleración y deceleración, un detalle que animará a los detractores de este tipo de coches. Su funcionamiento es suave y silencioso, acelerando con contundencia y con un comportamiento dinámico muy similar a los vehículos de combustión interna, porque en Mazda han querido trasladar la experiencia de conducción de sus coches a este modelo que abre la era electrificada.
 
Al ponerse al volante de este tipo de coches hay que cambiar un poco el chip. No hay que asustarse al ver una autonomía de 200 kilómetros, porque son reales y cumple con lo anunciado en la ficha técnica. Durante nuestra toma de contacto hemos realizado un recorrido de 95 kilómetros saliendo de Madrid y transitando por carreteras de la sierra, y al llegar al sitio de salida la autonomía era de 110 kilómetros, con un consumo medio de 16 kWh. Para ello hay que aprovechar las virtudes del ‘pedal único’, evitando fuertes acelerones innecesarios y utilizando el freno motor para cargar las baterías, ya que cuenta con unas levas tras el volante que permiten intensificar la frenada sin necesidad de pisar el pedal.
 
Las prestaciones son discretas -140 km/h de velocidad máxima y un paso de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos-, aunque suficientes para el uso al que va destinado el coche. El tacto al volante es bueno, asentándose bien en la carretera y con un comportamiento neutro en curvas, donde la carrocería no balancea más de lo necesario.
 
Y viene equipado con un arsenal de seguridad de lo más completo y con los últimos avances en materia de conectividad, incluso con una app para el móvil desde la que se puede controlar el estado de la carga, abrir o cerrar las puertas, descargar rutas en el navegador y buscar puntos de carga próximos.
 
El precio de partida del Mazda MX-30 es de 27.880 euros con las ayudas y el plan MOVES incluidos, además de un cargador Wallbox de regalo (sin instalación) en el lanzamiento. Hay cuatro versiones que parten de un equipamiento básico muy completo y se puede elegir entre cinco colores de carrocería, además de combinaciones con el techo y espejos en otro color.
 
Precios (sin descuentos):
MX-30 Skyactiv 145 CV Origin: 34.375 euros
MX-30 Skyactiv 145 CV 1st Edition Modern: 34.590 euros
MX-30 Skyactiv 145 CV 1st Edition Vintage: 34.590 euros
MX-30 Skyactiv 145 CV Evolution Modern: 36.850 euros
MX-30 Skyactiv 145 CV Evolution Vintage: 36.850 euros
MX-30 Skyactiv 145 CV Zenith Modern: 38.250 euros
MX-30 Skyactiv 145 CV Zenith Vintage: 38.250 euros
 
Ficha técnica
Mazda MX-30 First Edition
Dimensiones
Longitud: 4.395 milímetros
Anchura: 1.795 milímetros
Altura: 1.555 milímetros
Batalla: 2.655 milímetros
Peso: 1.730 kg
Maletero: 366 / 1.171 litros
 
Motor
Tipo: eléctrico, delantero transversal
Potencia: 145 CV
Par máximo: 271 Nm
Tracción: delantera
Cambio: automático
 
Batería
Tipo: acumuladores iones de litio
Capacidad: 35,5 kW
Peso: 310 kg
Autonomía: hasta 265 km
 
Prestaciones
Velocidad máxima: 140 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 9,7 s
Consumo medio: 19 kWh/100 km (WLTP)
Emisiones CO2: 0 g/km
 
Precio: desde 27.880 euros
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium