Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Mazda CX-5 2.2 Skyactiv-D 150 CV

Julio Benítez

30 agosto 2018

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

Movido por un motor diésel que se caracteriza por la alta capacidad de ahorro, es una interesante alternativa a los SUV Premium.

El Mazda CX-5 diésel 2.2 de 150 CV, tracción 4x4 y cambio manual, como el de esta versión probada puede considerarse un SUV elegante muy recomendable. Destaca por su calidad de rodadura y por ser un diésel muy refinado, de elasticidad encomiable, de guiado estupendo y con una gran capacidad de ahorro. Su precio con acabado Zenith y pack Cuero Blanco es de 37.880€.
 
A igualdad de potencia y equipamiento es alternativa algo más económica de los BMW X1 y X2, así como del Volvo XC40 D3 AWD. De características muy similares y con precio más alto se menciona el Volkswagen Tiguan Sport 2.0 TDI 4Motion de 150 CV (39.230€). Más asequible y con prestaciones algo menores se encuentra el Ford Kuga Vignale 2.0 TDCi 4x4 de 150 CV (35.600€). Este último incluye un descuento de marca de unos 2.100€.
 
El propulsor diésel 2.2 del CX-5 probado es muy elástico y silencioso. En esto, contribuye en gran parte un habitáculo bien insonorizado. Lo cierto es que en movimiento apenas se perciben vibraciones. Mazda mantiene las cilindradas grandes e igual consigue gran eficiencia. Comparado con el CX-5 4WD de gasolina  con 160 CV, que logra un par máximo de 208 Newton metros, el CX-5 probado desarrolla casi el doble de par, 380 Nm, y esta energía le confiere buen dinamismo desde 1.800 rpm, inmediata respuesta y buena recuperación desde todas las marchas, por lo que no se hace necesario utilizar la palanca del cambio muy a menudo. Además, permite engranar las velocidades con mucha suavidad, incluso con un solo dedo.
 
Consumo ajustado y gran autonomía
El consumo se ha  mostrado ajustado en todos los trayectos. Homologa un gasto en ciclo combinado de 5,4 litros por cada 100 km. En conducción normal no se dispara a mucho más, incluso en ciudad. En esta prueba por autovía llana, dos ocupantes y de carga sólo una mochila, el gasto promedio fue de 6,3 litros por cada 100 km, por lo que la autonomía en un desplazamiento largo con idéntico peso pudo haber sido de unos 880 km. En ciudad con tres ocupantes el promedio fue de 6,7 litros/100 km. Cualquiera de estos registros que hemos apuntado suponen un buen dato para un vehículo de semejante potencia y envergadura.
 
El comportamiento dinámico nos ha parecido noble y con reacciones predecibles. Las suspensiones son de tipo confortable, pero tampoco son antideportivas. En cambios repentinos de trayectoria o curvas pronunciadas se ha mostrado estable y con aplomo. Tampoco hemos notado cabeceos en frenadas bruscas ni grandes inclinaciones en curvas lentas. Desde otro coche circulando detrás hemos notado que la carrocería del CX-5 se mantiene bastante en plano durante los giros y los ejes son los que más trabajan, ambos con la arquitectura más habitual por eficaces, delantero McPherson y trasero multibrazo.
 
A gusto en todos los terrenos
Está claro que Mazda prioriza la calidad de rodadura y el confort de los ocupantes en todas las carreteras y pistas, sin dejar de lado la seguridad, de la que también hace gala de haber avanzado mucho. Hemos hecho esta prueba en pleno verano y no hemos podido probar el CX-5 en barro o nieve, pero sí en pistas no asfaltadas con mucha gravilla suelta y no hemos notado ni la mínima pérdida de tracción. El filtrado de baches de la amortiguación está entre sus mejores cualidades, con efectos mínimos, casi igual que si no se pasase por ellos.
 
La dirección es muy particular. Resulta rápida y nos permite manejar con precisión, lo que contribuye a que el vehículo sea maniobrable a cualquier régimen, pero su tacto es demasiado sensible, no se endurece en altas velocidades y, por lo tanto, no informa casi nada de lo que ocurre en las ruedas. Eso sí, nos va a generar confianza una vez que estemos adaptados a este comportamiento. Nos parece configurada de un modo global, igual que las suspensiones, preparadas para carreteras amplias y con rectas que superan los 100 km, como las americanas, pero que tampoco desentona en las europeas más reviradas.
 
Frenos muy progresivos
Por su parte, los  frenos del CX-5 probado tienen comentario favorable. Pueden detener el vehículo completamente desde 100 o 120 km/h en menos metros que la media de coches de su tamaño y categoría, pero con una progresividad sorprendente, sin el mínimo efecto ‘clavado’. Además nos permite un buen control de  la trayectoria para esquivar obstáculos en frenadas repentinas. Esta cualidad se refuerza con el sistema de asistencia a la frenada en ciudad (SCBS) que también detecta a peatones y se incluye de serie el nivel de acabado Zenith.
 
La habitabilidad es otro de los puntos fuertes del CX-5. Tal como se puede decir en otras cosas: “no es ostentoso ni luce joyas”, sólo tiene el lujo necesario y no sobra nada. Lo que se puede comprobar fácilmente es la calidad de los materiales y el diseño, que es agradable a la vista. El  salpicadero es de material blando (para eliminar ruidos) y prácticamente diáfano, sólo interrumpido por una pantalla táctil multifunción izada en la parte central, también por los dos relojes de los instrumentos a la altura del volante y los cuatro aireadores, dos en el centro y dos a los lados. La consola se presenta con pocos mandos y teclas, según la tendencia actual y el freno de estacionamiento eléctrico, como es propio de este nivel, que se activa a través de una tecla y evita incorporar una palanca a veces molesta.
 
El puesto de conducción se adapta a cualquier talla mediante ajustes eléctricos. En todas las alturas del asiento del conductor la visibilidad es correcta y el control visual va más lejos que el del entorno inmediato. Como nos gusta a la mayoría. Los retrovisores, además de ser grandes, cuentan de serie con un detector de ángulo muerto, incorporan intermitentes para avisar giros, y  se suma a estos una alerta de tráfico trasero y una cámara de visión posterior que se activa automáticamente cuando se engrana la marcha atrás y las imágenes se ven en la pantalla de 7”.
 
Amplitud de monovolumen grande
Los asientos son muy cómodos. Tanto los delanteros como los traseros están tapizados con cuero fino de tono blanco, más bien crema. En las zonas de apoyo la superficie es ligeramente granulada para evitar tactos pegajosos con altas temperaturas en verano. También tienen calefacción para los meses de invierno. O sea nada diferentes a los sillones de casa e ideales para viajes largos.
 
Las cotas interiores son más que razonables para sus 4,55 metros de longitud. Los accesos son cómodos por los cuatro lados, con puertas largas y un ancho de acceso de más de un metro. Quizás algo alto para la entrada de personas mayores, pero con la ayuda de turno enseguida se arregla. En altura interior hay suficiente espacio para cuatro adultos de más de 1,80 de estatura. En las plazas traseras también hay buen espacio longitudinal para estirar las piernas.  Los asientos traseros son abatibles (40:20:40) y respaldos con inclinación regulable en dos posiciones. Éstos últimos también pueden tener calefacción. El reposabrazos trasero central tiene un cajón abatible en el que se puede guardar móviles y otros elementos, y cuenta con dos tomas de USB.
 
El maletero puede tener un volumen de 506 litros hasta la línea de cintura (VDA) y un doble fondo de 30 litros ocupado mayoritariamente por un subwoofer perteneciente al equipo de audio Bose de 10 altavoces que incorpora de serie el nivel Zenith. En este caso no puede llevar rueda de repuesto y en su lugar un kit repara-pinchazos con compresor y herramientas necesarias. El portón trasero dispone de apertura y cierre eléctrico.
 
DATOS TÉCNICOS
Motor.- Combustible: diésel. Posición: delantero transversal. Cilindros: 4, en línea. Cilindrada: 2.191 c.c. Válvulas: 4 por cada cilindro (16v). Potencia máxima: 150 CV (110 kW) a 4.500 rpm. Par máximo: 380 Nm entre 1.800 y 2.600 rpm. Alimentación: inyección directa en conducto común, con turbo e intercooler. Normativa de emisiones que cumple: Euro 6W.
Transmisión.- Tracción: 4WD. Caja de cambios: manual, de 6 velocidades.
Dirección.- Tipo: de cremallera, con asistencia eléctrica. Diámetro del círculo de giro: 11,2 metros. Vueltas de volante entre topes: 2,6.
Frenos.- Delanteros, de discos ventilados; traseros de discos. Ayudas electrónicas de serie: antibloqueo ABS, asistente a la frenada de emergencia, asistente al arranque en cuestas (Auto Hold), asistencia a la frenada en ciudad con detección de peatones SCBS y control de  estabilidad DSC.
Suspensiones.-   Eje delantero: tipo McPherson, muelles helicoidales y barra estabilizadora. Eje trasero: tipo multibrazo, muelles helicoidales y barra estabilizadora.
Dimensiones, capacidades y pesos.- Carrocería: SUV todoterreno. Puertas: 5. Plazas: 5 (2+3). Longitud: 4.550 mm. Anchura: 1.840 mm. Altura: 1.680 mm. Vía delantera: 1.595 mm. Vía trasera: 1.595 mm. Distancia entre ejes (batalla): 2.700 mm. Volumen del maletero hasta la línea de cintura (VDA): 506 litros. Capacidad del depósito de combustible: 56 litros. Peso en orden de marcha: 1.535 kg. Peso máximo admisible: 2.110 kg.
Ruedas.- Llantas: de aleación de 19”. Neumáticos: Toyo Proxes R4GA de 225/55 R19 99V. Repuesto: kit repara-pinchazos y compresor.
Prestaciones.- Velocidad máxima: 199 km/h. Aceleración de 0 a 100 km/h: en 9,6 segundos. Consumo medio en ciclo mixto (100 km): 5,4 litros; ciclo urbano: 6,3 litros; ciclo extra-urbano: 4,9 litros. Emisiones de CO2 (ciclo combinado): 142 gramos/km. Impuesto de Matriculación en España: 4,75%.
Precio: de la unidad probada con pack cuero blanco, 37.880 euros (Zenith). Puede tener un descuento de 2.000€, según campañas.
 
Julio Benítezwww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 93 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium