Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Mazda CX-30

Julio Benítez

9 septiembre 2019

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Se sitúa en la gama entre el CX-3 y el CX-5 y está disponible con motores gasolina y diesel ultraeficientes desde 24.775 euros.

La denominación más correcta del nuevo SUV de Mazda sería CX-4, pero ya se comercializa en China un modelo con ese nombre y concepto similar. El CX-30 tiene 4,4 metros, un diseño ‘Kodo’ actualizado y tres motores muy innovadores, dos de ellos en gasolina y uno en ciclo diesel. Las potencias van desde 116 a 180 CV. En todas las versiones de la gama se puede optar por tracción delantera o total, y cambio manual o automático.
 
Por diseño, calidad de acabados y sofisticados propulsores, el nuevo CX-30 se sitúa entre los SUV Premium de tamaño mediano. Entre los que puede ser alternativa económica del Mercedes GLA, del BMW X2, del Jeep Compass y del Volvo XC-40, entre otros. Los precios del nuevo CX-30 pueden empezar por algo más de 24.000 euros, ya que todas las versiones se benefician de un descuento promocional de 2.800€, a los que también se puede añadir otros 700-1.000€ por financiación en la marca. La versión más cara se puede quedar en 36.875€.
 
Motores respetuosos del medio ambiente
La principal novedad del nuevo CX-30 son los avanzados motores Skyactiv de permanente evolución. La oferta empieza por un diesel 1.8 de 116 CV que reúne consumo ajustado, emisiones limpias y prestaciones excelentes. Su par máximo es de 270 Nm y el consumo promedio es de 6,6 litros cada 100 km, con emisiones CO2  equivalentes que oscilan entre 135 y 173 gramos/km, según datos WLTP, que se puede igualar fácilmente en conducción normal, según Mazda. Este motor diesel cuenta con piezoinyectores multiorificio que logran una combustión rápida en varias etapas. El resultado es un funcionamiento eficiente, silencioso y de altas prestaciones.
 
El motor Skyactiv-G 2.0 rindeun máximo de 122 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 213 Nm a 4.000 rpm. El consumo promedio oscila entre 6,2 y 7,3 litros/100 km, según modo de conducción y condiciones, con emisiones CO2 entre 141 y 165g/km (WLTP). Cuenta, además,con sistema de desconexión de 2 cilindros cuando el vehículo circula en llano a baja carga. La inyección de combustible es directa en varias fases, con una válvula eléctrica de control de refrigerante y desactivación de cilindros. El resultado anunciado es de mayores prestaciones, consumos contenidos y menores emisiones.
 
Además, el propulsor Skyactiv-G se encuentra asociado al sistema Mazda M Hybrid, consistente en un pequeño motor eléctrico y una batería de 24V cuya misión es recuperar energía de las frenadas y luego ayuda a reducir el consumo en el arranque y en las aceleraciones. Se trata de una hibridación ligera válida para que en España pueda llevar la etiqueta ECO que otorga la DGT, con la que puede evitar las restricciones de circulación en las grandes ciudades.
 
Como tope de gama del nuevo CX-30 y con mayor potencia, Mazda introduce el revolucionario motor Skyactiv-X 2.0 de 180 CV (cuyas entregas se retrasan en España hasta octubre), con un método de combustión exclusivo del fabricante japonés que se resume en ‘encendido por compresión controlado por chispa’. Esta tecnología fusiona las ventajas del encendido por chispa del motor de gasolina, que produce un rendimiento más elástico a altas revoluciones y emisiones más bajas; con el encendido por compresión propio de los motores diesel, que propicia mejor respuesta inicial y menores consumos.
 
La clave de esta propuesta es alternar la combustión convencional con el encendido por compresión utilizando una bujía para iniciar ambos tipos de combustión de diferentes maneras. El resultado final es una entrega de par más alta, y sobresaliente en potencia, aceleración, consumo y bajas emisiones. Desarrolla 180 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 224 Nm a 3.000 rpm. El consumo promedio WLTP es de 5,9-7,0 litros/100 km con emisiones CO2 de 133-160 gramos/km. Además incorpora también el sistema Mazda M Hybrid con el que puede llevar la etiqueta ECO de la DGT.
 
Todos con cambio automático o manual y tracción 2WD o 4WD
Los tres motores se pueden combinar con tres niveles de  equipamiento: Origin, Evolution y Zenith. Los tres cuentan de serie con cambio manual de seis velocidades y pueden incorporar cambio automático de seis marchas por 2.800€ más. Todas las versiones tienen tracción delantera 2WD y pueden incluir tracción total 4WD por 2.000€ adicionales. Otras opciones son la pintura metalizada (500€), la metalizada Premium Machine Gray (650€) y la metalizada Soul Red Chrystal (800€).
 
Las previsiones de ventas del CX-30 en el mercado español son muy optimistas. Mazda cree haber acertado en este lanzamiento. Pretenden matricular en año completo un total de 9.000 unidades, de las que un 50% serán los de motores Skyactiv-G de 122 CV, seguido por el Skyactiv-X de 180 CV con un 45%, y  el 5% restante, del Skyactiv-D de 116 CV.
 
“LOS MOTORES TÉRMICOS TIENEN AMPLIO MARGEN DE EVOLUCIÓN”
A diferencia de otros fabricantes de origen japonés,  que tienden a una mayor electrificación de la movilidad, Mazda, consciente de que la reducción de emisiones de CO2se hace necesaria por una emergencia planetaria, y que la comercialización generalizada de coches eléctricos va para largo, ha decidido desarrollar  tecnologías para ofrecer motores térmicos más limpios mejorando los procesos de combustión en los propulsores de gasolina, como los Skiactiv-G y Skiactiv-X, incluso en 2020 en los diesel.
 
Hasta hace poco, según declaraciones de directivos de Mazda en las grandes citas automovilísticas internacionales pareció que en el futuro la compañía podría seguir el mismo camino que Toyota, con la hibridación total de la gama y con el descarte de los diesel, pero al final no ha sido así. La propuesta actual de mejorar los motores de combustión no se sabe si es un cambio de proyecto o ya estaba pensada desde antes.
 
Lo cierto es que el argumento de la marca nipona para mejorar los motores térmicos es muy sólido y racional. Cree que las emisiones contaminantes de un vehículo eléctrico no son del todo nulas o de ‘Cero emisiones’ como se suele afirmar, porque dos tercios de la producción eléctrica mundial se basa en combustibles fósiles. Además considera que el motor de combustión interna todavía tiene un amplio margen de evolución y puede hacer un gran aporte a la conservación del medio ambiente. Todo ello sin desestimar ninguna de las opciones tecnológicas futuras, según sus planes. En 2020 Mazda lanzará un SUV diesel muy ecológico. A finales del próximo año un CX-30 totalmente eléctrico, y durante 2021 otro de propulsión híbrida enchufable.
 
Julio Benítez (Barcelona) – www.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium