Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Lo bueno y lo no tan bueno de viajar por Navidad

VidaPremium

11 diciembre 2019

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Las ciudades se visten con sus mejores galas y los mercadillos ocupan las plazas en unas fechas que se prestan a una escapada.

Estamos en el último mes del año y, con los días festivos y la excusa de la Navidad, siempre surge la posibilidad de tomar unas mini vacaciones en familia, en pareja o a solas. Viajar siempre es un placer y lo bueno de esta época es que las mejores ofertas de hoteles para Navidad se anuncian por todas partes, así que el coste del alojamiento ya no es un problema o algo que nos pueda echar para atrás.
 
Sin embargo, hay gente que prefiere evitar viajar en las fiestas de diciembre. Quedarse en casa, ver las películas de la temporada y disfrutar de los colores que iluminan la ciudad por estas fechas puede ser también un buen plan. Hay ventajas y desventajas en cualquiera de los dos planes, y a continuación te presentaremos algunas.
 
Ventajas de viajar por Navidad
Diciembre es una época donde todas las ciudades se visten con sus mejores galas. Desde el pueblo más pequeño hasta la ciudad más cosmopolita; las luces de colores y las decoraciones brillantes alegran las calles y fachadas.
 
Para muchos, el cambio radical en las ciudades y su representación de tradiciones únicas ya son una razón para viajar. Una vez hayas recorrido las calles de tu ciudad y veas los detalles encantadores que se esconden en cada rincón, ¡quizás te entre el gusanillo de moverte y descubrir nuevos aires navideños!
 
Durante esta época hay muchas ofertas en hoteles y paquetes especiales de tours o paseos que pueden facilitar tu disfrute de las vacaciones. Con estos descuentos puedes ir a más lugares, disfrutar de más actividades invernales y además pensar en alargar tus vacaciones más días de los previstos ya que el coste completo, probablemente, te salga muy bien de precio.
 
La mayoría de los hoteles organizan eventos especiales en Nochebuena. Música en vivo, platos típicos navideños de la región, bebidas que armonizan dichos manjares y una decoración preciosa: con todos los preparativos necesarios para hacer de la cena navideña un momento especial (¡y sin tener que hacerlo tú mismo!)
 
Lo negativo de viajar por Navidad
Al contrario de lo que hemos dicho antes de las ofertas, estas pueden llegar a ser una desventaja en la época festiva. Los destinos de playa con temperaturas altas y demás lugares turísticos se llenan de gente. Si tu idea de vacaciones es la calma y tranquilidad, lo mejor será quedarte en tu ciudad y disfrutar de lo vacía que luce durante estas fechas.
 
Estos mismos descuentos obligan a organizar las vacaciones con mucho tiempo de antelación. Quedarse en casa significa poder improvisar y decidir sobre la marcha lo que se quiere hacer según nos apetezca.
 
Por mucho que fijemos un presupuesto para un viaje, siempre se presentan gastos inesperados. Por lo que, si estás en un momento de ajuste económico o estás ahorrando para un proyecto de futuro, quedarse en casa y organizar una pequeña reunión puede ser la mejor opción.
 
Recuerda que, si cocinar no es tu fuerte, siempre hay restaurantes que te pueden ofrecer una excelente cena navideña. Gracias a la cantidad de gente que se va por estas fechas, es muy probable que puedas conseguir una increíble oferta ¡y reservar mesa en ese restaurante tan chic y que siempre está a reventar!
 
Viajar siempre es un regalo
No importa la época del año en la que organicemos un viaje, el destino o la duración de este, los viajes siempre son un regalo. Más que un gasto, viajar es una inversión. Con cada paseo descubrimos cosas y lugares asombrosos, aprendemos sobre culturas y creamos recuerdos con nuevos paisajes de fondo.
 
Siempre que tengamos la oportunidad de salir de las calles que conocemos para recorrer nuevos caminos, ¡es bueno aprovecharla! Es más común preguntarse por aquello que no se hizo que arrepentirse de lo que sí. Así que no lo dudes, viaja y recorre el mundo, sea en la época del año que sea.
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium