Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

La vida de un probador de neumáticos

VidaPremium

14 abril 2020

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

Recorren todos los rincones del planeta buscando climas extremos para desarrollar productos más seguros y duraderos.

Viajarás por todo el mundo, conduciendo todo tipo de coches desde los de más alta gama, a los más compactos, y en las superficies más variadas como la nieve, el hielo o el perfecto asfalto de una carretera recién terminada. Si el simple olor a gasolina te sube la adrenalina, imagínate que te pagaran por demostrar tus habilidades como conductor. Seguro que piensas que es el trabajo de tus sueños. Pero como explica Vincent Lopes, piloto de pruebas para la compañía de neumáticos Goodyear, se necesita una gran disciplina casi llegar a la obsesión para conseguir una exitosa carrera dentro de este mundo.
 
Lopes, de 37 años y nacido en Bélgica, trabaja en el Centro de Innovación de Goodyear en Luxemburgo desde enero de 2005. “Pensaba que todos los pilotos de pruebas de Goodyear operaban en EE.UU, pero descubrí que existía un centro de innovación en Luxemburgo, con más de 900 ingenieros y técnicos. El mundo del automóvil recorre mis venas desde que tengo uso de razón, siempre he disfrutado de la conducción de competición, especialmente del rally. Sin embargo, no solo me apasiona la emoción de las carreras, también me ha fascinado siempre el aspecto técnico, así que decidí formarme como ingeniero en el colegio y en la Universidad. Empecé mi carrera como ingeniero de desarrollo en un fabricante industrial antes de llegar a Goodyear”.
 
Largos viajes
En un solo año, Lopes llega a acumular más de 20.000 km con las diferentes pruebas de rendimiento junto con algunos de sus colegas del departamento de banda de rodadura que han conducido más de 130.000 Km. Lopes es uno más de los 270 pilotos, ingenieros y técnicos del Departamento de Evaluación de Neumáticos del Centro de Innovación de Goodyear, que trabajan día y noche para poner a prueba a los neumáticos en cualquier circunstancia que se pueda dar en cualquier carretera.
 
“La gente piensa que los pilotos de pruebas conducimos coches de alta gama y gran potencia en los terrenos más atractivos del mundo. Y sí, es cierto que tenemos que hacer esto de vez en cuando, pero esta es una pequeña parte de nuestro trabajo. Se necesita una disciplina extrema y muy constante, que sólo se adquiere tras un largo tiempo de aprendizaje. Esta labor empieza con ‘pruebas objetivas’ que son registradas y analizadas por el ordenador. Seguimos con procedimientos muy exhaustivos que vamos asimilando también gracias a la ayuda de los compañeros más experimentados, ya que muchos de ellos llevan en la compañía 20 años o más”.
 
“Sólo cuando se ha acumulado la suficiente experiencia técnica en las pruebas objetivas podremos pasar a pruebas subjetivas, utilizando la experiencia y el conocimiento adquirido para evaluar el rendimiento de los neumáticos en las diferentes condiciones que puedan experimentar. Incluso si eres un conductor magnífico con habilidades extraordinarias al volante, se necesitan varios años más hasta convertirte en un gran piloto de pruebas de neumáticos. Es necesario ser muy disciplinado con uno mismo. Para que las diferentes pruebas sean válidas, es fundamental que todo lo demás esté exactamente en las mismas condiciones. Esto hace que se apodere de ti una extraña obsesión por asegurar que todo esté correcto”.
 
Compuesto para el hielo
Lopes se pasa la mayoría del año buscando el invierno en todas las partes del mundo. “Nos movemos por todo el mundo en busca de nieve y hielo. Este verano, hemos estado en Nueva Zelanda, donde vamos cada verano para encontrar unas condiciones invernales adecuadas. En Nueva Zelanda, por ejemplo, empieza en agosto, lo cual reduce el tiempo de desarrollo de los nuevos neumáticos. De vuelta a Europa, realizamos muchas pruebas en Finlandia y Suecia, y disponemos de mucho tiempo de pruebas en Suiza”.
 
Pero lo cierto es que también hay momentos más glamurosos en el trabajo. Por ejemplo, Lopes recordó con cariño el encuentro realizado en Sevilla por Goodyear para presentar el neumático Eagle F1 Asymmetric 2 que congregó a periodistas del motor y gente del sector de toda Europa con los coches más elegantes del mundo. “Conducir coches de alta gama en el maravilloso Circuito de Monteblanco fue realmente un momento increíble”, dijo.
 
Pruebas en el Mediterráneo
Por supuesto, hay algo más aparte de conducir en hielo y nieve, y entre los circuitos de Goodyear más agradables para realizar pruebas está en Mireval en Languedoc-Rosellón, Francia.  Originalmente fue diseñado por el conductor francés de Fórmula 1 Jean-Pierre Beltoise como un circuito de carreras, pero Goodyear ha transformado la instalación en un campo de pruebas para neumáticos.
 
El clima favorable del Mediterráneo permite realizar pruebas todo el año, con un circuito de 3,3 km de alta velocidad y un circuito de 1, 7 km de pruebas sobre mojado. El circuito tiene instalaciones específicas para realizar frenadas, provocar el aquaplaning, mejorar el nivel de ruido y muchas otras pruebas específicas necesarias para conseguir una completa comprensión del rendimiento de un neumático. Además, en Mireval, Goodyear realiza tests específicos sobre neumáticos que lo han convertido en uno de los circuitos de pruebas más importante del mundo.
 
“Muchos de mis amigos y familiares a menudo me preguntan qué hago exactamente en el trabajo. A veces encuentro frustrante que la gente subestime el papel de un neumático en la carretera. Por ejemplo, yo pruebo un neumático que puede frenar 18 metros antes que cualquier otro neumático en lluvia. Realizamos mucho trabajo oscuro que la gente que no pertenece a esta industria no reconoce”, explica Lopes.
 
De hecho, el Departamento de Evaluación de Producto prueba más de 50 características. Esto incluye las pruebas obligatorias, que son requisitos legales, junto con otras pruebas específicas, más duras para un conductor de pruebas tales como el aquaplaning en curvas y en rectas en carreteras dando vueltas en círculo lleno de agua, manejo en mojado donde los conductores dan vueltas a la pista a toda velocidad además de las pruebas de difícil manejo.
 
Cada día es diferente
Debido a la amplia variedad de actividades que realiza, es difícil describir ‘un día cualquiera’ para Lopes. “Nuestro día empieza revisando el horario de trabajo con las condiciones climáticas y de la carretera”, dice. “¿Está lloviendo? ¿Está la pista seca o mojada? ¿Cuál es la temperatura exterior? Todos estos factores afectan a los tipos de tests que podemos llevar a cabo ese día. También es importante tener en cuenta que el rendimiento de los neumáticos puede verse afectado si no tienen la presión correcta. Es importante que estén debidamente inflados en todo momento para conseguir sacar el mejor rendimiento de ellos”.
 
Así que, ¿cómo afecta este constante análisis a Lopes cuando conduce a casa al final del día?  “Me gusta relajarme cuando estoy en la carretera. Soy capaz de desconectar y dejar de pensar en cada pequeño detalle del recorrido. Una cosa que me gusta hacer es poner mi música, algo que obviamente, ¡no puedo hacer en el trabajo!”.
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium