Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

La Panera Rosa llega a Madrid

José A. Prados

18 mayo 2018

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

Un café bistró de aire porteño abre sus puertas en Madrid con el concepto non-stop y cocina de inspiración francesa y norteamericana.

Los numerosos viajes que Leonardo Iluane realizaba por el mundo por su profesión de arquitecto en misiones de Naciones Unidas fueron el motivo por el que su vida dio un giro completo para continuar recorriendo muchos países en busca de ideas y nuevos conceptos gastronómicos. En la actualidad, este argentino regenta varios negocios hosteleros en Buenos Aires y acaba de abrir su primer establecimiento en Madrid, La Panera Rosa, en la calle Ortega y Gasset 73, con horario ininterrumpido desde las 8 de la mañana a las 12 de la noche todos los días de la semana.
 
La idea era abrir un local con identidad propia, basado en una cocina fresca y artesanal, libre de aditivos y conservantes, con elaboraciones del día, grandes mostradores donde pasen cosas, donde el cliente vea las preparaciones y los productos, exhibiendo la panificación y la pastelería. Así nació el primer café bistró La Panera Rosa en Buenos Aires en 2013 con la inspiración de viajes realizados por Estados Unidos y Francia que sirvieron de inspiración para su amplia carta dulce y salada, muy similar a la del local que acaba de abrirse en Madrid.
 
Del otro lado del Atlántico llegaron los pancackes y waffles (dulces y salados), y de nuestro país vecino del norte la pastelería y las creppes, sin olvidar, claro está, las raíces argentinas, como la milanesa de bife argentino, las empanadas de carne o la selección dulce, con los alfajores y tartas con dulce de leche a la cabeza. De esta manera, La Panera Rosa toma forma de diner americano, un concepto poco extendido en España que reúne las características de un ambiente distendido, amplio mostrador, asientos de cabina y un horario non-stop en una reinterpretación más moderna.
 
En la decoración del local su propietario ha recurrido a los recuerdos de su infancia, en concreto a los dibujos animados de La Pantera Rosa, creando un refugio culinario donde la experiencia recuerde a los sabores de cuando era un niño, a la cocina de las madres y las abuelas, como el sabor y el olor del pan recién hecho. En su cabeza el recuerdo de su infancia se asociaba a las meriendas viendo los famosos dibujos animados, y de ahí llegó el nombre del establecimiento, en el que hay espacio para todo y para todos.
 
El local de Madrid tiene una estética similar a los de Buenos Aires, con el rosa como color dominante, mobiliario que utiliza materiales naturales, mezclando muebles de madera con cómodos sillones grises y sofás en tonos pardos-ocres, lámparas de ratán natural hechas a mano y una barra de mármol a la entrada. Tiene dos plantas con capacidad para 80 personas y una terraza para 35 comensales que se puede reservar para cumpleaños y pequeñas celebraciones.
Leer revistas
Revista nº 90 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium