Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Kia PROCEED

José A. Prados

20 enero 2019

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Una elegante carrocería de 4,60 metros que combina una línea coupé, deportiva y familiar con un maletero de 594 litros. Desde 23.720€.

Los gustos de los consumidores están cambiando constantemente y el sector del automóvil es donde mejor se aprecian. Si hace una década los conductores europeos apostaban firmemente por las carrocerías monovolumen, ahora comprobamos que prácticamente han desaparecido con el empuje de los SUV, y los modelos compactos del segmento C también sufren una evolución, añadiendo carrocerías familiares y otras mucho más interesantes como la denominada Shooting Brake, a medio camino entre un cinco puertas y un familiar, con una estética algo más deportiva.
 
Y en ese terreno es donde se mueve el nuevo Kia PROCEED, un vehículo al que ya definimos como el primer familiar deportivo de la firma coreana, combinando una buena dosis de aspectos prácticos con una silueta original y un comportamiento sobre el asfalto impecable. Cierto que no es la primera carrocería de este tipo que vemos en el mercado, ya lo hizo con anterioridad Mercedes con el CLA Shooting Break (desde 31.475 euros), pero si podemos decir que es el primero entre los generalistas, y estamos seguros que la oferta se ampliará en los próximos años por lo acertado del concepto.
 
Se trata de un coche completamente europeo, pues ha sido diseñado, desarrollado y fabricado en nuestro continente y puesto a punto en carreteras de diferentes países para adaptarse al gusto de los conductores. El punto de partida es el Kia pro_cee’d, que en su día fue la versión deportiva del modelo compacto coreano, del que toma algunos rasgos estéticos en el frontal y la zaga, pero lo verdaderamente nuevo está en la forma de ejecutar la trasera, con una caída en el techo muy suave que se extiende hasta el final del portón del maletero, a lo que hay que sumar un conjunto de ópticas traseras LED unidas por una doble línea luminosa que aportan mucha personalidad y hay quien dice que tiene cierta similitud con el Porsche Panamera.
 
La longitud de la carrocería crece hasta los 4.60 metros al aumentar el voladizo trasero, creando un espacio de carga bastante amplio en el que hay una capacidad de 594 litros, de formas muy aprovechables, y con la opción de ampliarlo si es necesario hasta un máximo de 1.545 litros abatiendo los respaldos de los asientos traseros mediante un cómodo sistema de plegado desde el propio maletero –se pueden colocar esquís en la parte central- y situar la carga de forma segura mediante los raíles que hay en el suelo del mismo y unas barras opcionales que permiten transportar objetos de forma segura.
 
Al crecer casi 30 centímetros de longitud frente a la versión de 5 puertas, el PROCEED resulta algo más espacioso en el interior y las plazas traseras están bien resueltas para que resulten cómodas, incluso a pasajeros con una altura superior a 1,75 metros. Hay una pequeña trampa, porque estos asientos traseros se encuentran en una posición algo más baja que los delanteros y su banqueta es más corta de lo habitual, pero el espacio disponible es razonable y se puede viajar bien. La visibilidad que tiene el conductor por el espejo retrovisor interior está algo limitada por la forma y posición de la luneta trasera, pequeña y bastante inclinada, obligando a utilizar más los retrovisores laterales. Son las limitaciones que a veces impone el diseño.
 
En el frontal y el interior del vehículo no hay apenas cambios respecto al modelo de cinco plazas, del que hereda un habitáculo moderno y bien resuelto en todos los sentidos, con la información necesaria siempre a la vista del conductor, materiales de calidad y todo en su sitio para que sea fácil de manejar. Entre los dos relojes del cuadro de mandos situado tras el volante encontramos una pantalla multifunción que se maneja desde el volante para conocer todos los parámetros del viaje, estado del vehículo y configuración de los sistemas de seguridad, pudiendo manejarse muchas funciones del equipo de audio y telefonía desde el volante, para no distraerse en la conducción. Es muy sencillo conectar un Smartphone al equipo multimedia, y puede llevar hasta un cargador inalámbrico junto a la palanca del cambio. En la pantalla flotante que hay en el centro del salpicadero –de 7” o de 8” opcional- se visualiza el mapa de navegación, la cámara de visión trasera y se maneja todo el sistema de audio y telefonía manos libres.
 
Las plazas delanteras son cómodas para realizar largos desplazamientos y con suficiente espacio para dos adultos, a lo que hay que añadir una buena visibilidad, salvo lo comentado de la luneta trasera. El volante con la parte inferior plana aporta un toque de deportividad a un conjunto en el que también llaman la atención los pedales de aluminio con inserciones de goma y los asientos delanteros en combinación piel/napa con pespuntes en contraste, y en el acabado GT con detalles en color rojo y este logo en la base del volante y respaldos de los asientos.
 
Para esta versión familiar-deportiva se han elegido los acabados superiores de la gama CEED, de modo que sólo está disponible en GT Line o GT, con tres motores de gasolina -1.6 T-GDI de 204 CV exclusivo para las versiones GT y 1.0 T-GDI de 120 CV o 1.4 T-GDI de 140 CV-, además de un diesel 1.6 CRDI de 136 CV que muestra un magnífico rendimiento, todos con posibilidad de montar un cambio de doble embrague DCT de siete velocidades, excepto en el modelo básico de gasolina.
 
La primera parte del recorrido, desde el aeropuerto de Barcelona hasta el circuito de Castelloli la hemos realizado a los mandos de un PROCEED GT con el motor 1.6 T-GDI de 204 CV que es la versión más potente, equipada con una mecánica de cuatro cilindros en línea que gracias a un turbo de geometría variable proporciona unas sensaciones dinámicas bastante interesantes por el compromiso entre deportividad y facilidad de uso. No es brusco en la entrega de potencia y resulta fácil de conducir, porque se puede ir rápido sin que la mecánica haga grandes esfuerzos. El cambio DSC de doble embrague funciona de maravilla y con las levas se puede intervenir en recorridos con curvas para tener un control más preciso en giros cerrados o adelantamientos y salir siempre con el empuje necesario. El gasto de combustible es razonable, no son los 6,4 litros que tiene homologados, pero se pueden lograr cifras bastante similares si la conducción no es muy agresiva.
 
En el circuito de Castelloli hemos tenido ocasión de comprobar el apartado dinámico del nuevo PROCEED en condiciones de seguridad. El primer ejercicio consistía en una frenada a fondo tras alcanzar una velocidad de unos 80 km/h y realizar una maniobra de esquiva en mojado, donde la abundante electrónica se ocupa de que todo se desarrolle con total naturalidad, deteniendo el coche sin ningún contratiempo. También hemos podido comprobar la agilidad de esta carrocería en un ejercicio de slalom y el comportamiento en la pista a velocidades elevadas por un trazado complicado que se vuelve muy exigente para un turismo.
 
Otra mecánica que hemos podido probar durante la presentación es la única diesel disponible, 1.6 CRDI de 136 CV con cambio DCT de siete velocidades. Es una pena que la clase política española y europea haya decidido poner fin a unas mecánicas que se encuentran en su mejor momento y que resultan imbatibles por consumo, autonomía y emisiones contaminantes. Quien no viva en una gran ciudad y viaje con frecuencia no debería tener miedo a comprar un coche como este con una mecánica diesel tan avanzada, por calidad de conducción, empuje y porque gasta tan poco que se pueden hacer largos viajes sin necesidad de pasar constantemente por la estación de servicio a repostar. En versión manual homologa 3,9 litros de media y con el cambio DCT sube a 4,2 litros, que en nuestra prueba, con muchas subidas y curvas por la zona de Montserrat, se ha conformado con 5,2 litros.
 
El equipamiento de seguridad de este coche es de lo más completo, incluyendo sistema de alerta de colisión frontal, alerta de salida involuntaria de carril, alerta de un obstáculo en ángulo muerto y control de velocidad de crucero inteligente, sin olvidar la conectividad total para dispositivos Apple y Android, el sistema de navegación TomTom con servicio de tráfico en tiempo real y cámaras de velocidad, además de un excelente equipo de sonido desarrollado conjuntamente con el fabricante JBL.
 
Los precios del nuevo Kia PROCEED, que ya se encuentra  a la venta en la red oficial de concesionarios Kia, son los siguientes, con los descuentos promocionales y de financiación incluidos:
PROCEED 1.0 T-GDI GT Line 120 CV: 23.720 euros
PROCEED 1.4 T-GDI GT Line 140 CV: 24.720 euros
PROCEED 1.4 T-GDI GT Line 140 CV DCT: 26.410 euros
PROCEED GT 1.6 T-GDI 204 CV: 28.670 euros
PROCEED GT 1.6 T-GDI 204 CV DCT: 30.370 euros
PROCEED 1.6 CRDI GT Line 136 CV: 25.720 euros
PROCEED 1.6 CRDI GT Line 136 CV DCT: 27.410 euros
 
José A. Prados (Barcelona) – www.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 98 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium