Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Ford Focus ST 5P 2.3 EcoBoost

Julio Benítez

12 diciembre 2019

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

Los 280 CV del motor turboalimentado y los distintos modos de conducción hacen de este deportivo un coche polivalente.

El Focus ST de 2019 es un turismo deportivo que cuenta con varios  modos de conducción, desde un modo normal para el uso cotidiano hasta un deportivo radical para volar sobre el asfalto a 250 km/h, allí donde no sea ilegal, y con un tope de aceleración 0 a 100 km/h en 5,7 segundos. La unidad probada, con motor 2.3 turboalimentado de 280 CV y cambio manual, cuesta, con descuento de marca, 31.880€.
 
Con descuentos promocionales según campañas, el Focus de esta prueba tiene excelente relación entre su precio y todos los contenidos que ofrece: prestaciones, seguridad, tecnología y, sobre todo, capacidad de diversión al volante. Su precio final está por debajo de sus competidores más directos, aunque igualados en equipamiento y funciones. Ford ofrece dispositivos innovadores que no disponen sus rivales, en cambio los últimos tienen otros también novedosos que no están en el Focus más potente.
 
El más asequible entre sus alternativas
Entre sus competidores, todos con descuentos promocionales, se mencionan: Peugeot 308 GTI 1.6 THP de 270 CV y cambio manual 6v (32.000€); Renault Mégane RS 1.8 TCe de 280 CV y cambio manual (34.280€); SEAT León Cupra 2.0 TSI de 290 CV y cambio automático DSG-7v (34.950€); y Hyundai i30-N Perfomance 2.0 GDI de 275 CV y cambio manual 6v (36.250€). Si se compara el Focus probado con turismos deportivos de marcas Premium se puede decir que tiene un precio más que razonable y asequible.
 
El Focus probado proporciona unas prestaciones de mucho respeto, pero su manejo es fácil y transmite confianza. Los sistemas activos de seguridad y de ayuda a la conducción que ofrece de serie pueden hacer que el modo deportivo al volante no sea sólo para los más expertos y con alto nivel de pericia.  Una de las novedades que incorpora es la función ‘RevMatching’, un sistema con el que aumenta las revoluciones del motor al reducir de marcha sólo con un golpe de gas en el momento oportuno, o sea que simula el efecto punta-tacón.
 
No son menos importantes y novedosos en la categoría el ‘Launch Control’, una función que permite salir desde parado con la máxima aceleración. Poco útil en el día a día, pero decisivo en la competición y con el que no es difícil alcanzar el registro máximo posible de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos. Lo hemos probado en una zona de escasa circulación y hemos alcanzado los 100 km/h en unos 6,0 segundos. Además sin reacciones nerviosas, sin chillido de neumáticos y con un avance muy progresivo.
 
Paquete Perfomance, para disfrutar al volante
La unidad que hemos probado cuenta con el paquete Perfomance, que  tiene todos los dispositivos para disfrutar de su modo más deportivo. No obstante, cuenta también con una opción menos radical para la movilidad cotidiana, que es el modo normal, los otros son el sport y el track. En más del 80% de los recorridos de esta prueba hemos conducido en el modo normal, ya que para los otros dos no hay a menudo escenarios adecuados. En cualquier caso se está ante un coche de altas prestaciones con tacto algo racing en cualquiera de los modos. El encendido es explosivo, se le oye revolucionado y bronco como diciendo “aquí estoy”, luego, a los pocos segundos vuelve al  ralentí normal, aunque mantiene su tono bajo y grave.
 
La aceleración inicial puede ser contundente, pero en ningún caso muestra reacciones nerviosas. El cambio manual de seis marchas nos ha parecido bien escalonado. Propicia un empuje vigoroso en todas las relaciones, aunque muestra su mejor rendimiento a partir de las 3.000 rpm y apenas decae hasta el corte de inyección, a más de 6.500 rpm. La palanca del cambio tiene recorridos cortos, funcionamiento suave y respuesta inmediata.
 
El consumo, otro de los puntos que los usuarios de esta categoría tienen muy en cuenta, y más para los que usan a diario este tipo de vehículos, nos ha parecido razonable. Homologa un gasto en ciclo combinado WLTP de 8,2 litros cada 100 km. La media en este test fue de 8,4 litros/100 km. En nuestro recorrido habitual, por autovía llana, dos ocupantes y bultos pequeños, el promedio fue de 8,3 litros/100 km, por lo que en un desplazamiento largo, la autonomía puede ser de unos 660 km. También hemos comprobado que, con poca carga y sin acelerones innecesarios, el gasto puede ser algo menor de 8 litros/100 km.
 
Suspensiones duras, pero nada incómodas
El Focus ST tiene unas cualidades dinámicas sorprendentes. La configuración del chasis es claramente deportiva. La altura libre está rebajada unos 10 mm respecto al Focus convencional. Las suspensiones son duras, pero sólo incómodas sobre asfalto en mal estado. Los amortiguadores son de dureza variable según el modo de conducción. Tanto en modo normal como sport permite un paso rápido por curvas sin el mínimo balanceo y con una estabilidad garantizada.
 
La tracción es eficaz en todo momento, con una electrónica que controla permanentemente la posibilidad de reacciones indeseadas, como el diferencial autoblocante electrónico que evita subvirajes o pérdidas de tracción y mantiene las ruedas en la trayectoria indicada. Los neumáticos, Michelin Pilot Sport S4 ayudan al buen agarre y parecen estar desarrollados especialmente para este Focus.
 
La dirección también ayuda a este buen comportamiento. Resulta muy directa y con respuesta rápida. El sistema de frenos es otros de sus puntos fuertes. Cuenta con discos autoventilados de más de 300 mm de diámetro y pinzas rojas de competición de doble pistón, muy resistentes al desgaste y a las altas temperaturas, según Ford. Nosotros hemos comprobado que son muy eficaces y sobre todo muy progresivos, aunque la frenada sea muy repentina no hace el efecto clavado, como los ascensores de los edificios modernos, que suben y bajan a gran velocidad y los usuarios apenas perciben cuando se detienen. 
 
Interior amplio y confortable
Pese a sus características racing el interior es amplio y acogedor. Hay suficiente espacio longitudinal para las piernas delante y detrás. Los asientos son cómodos, firmados por el especialista Recaro. Muestran buena base, pero con respaldos de anchura limitada en los que uno va casi envuelto una vez que se ajustan los cinturones. La visibilidad es correcta en todos los sentidos  y reforzada en los retrovisores con la función BLIS consistente en una alarma luminosa de acercamiento de coches que nos preceden y se encuentran en ángulos ciegos.
 
Entre otros detalles figuran los pedales en aluminio mate, umbrales cromados en las puertas (los delanteros con la firma Perfomance), un cuadro de instrumentos con dos relojes muy similar al del Focus convencional, una pantalla multifunción (en esta unidad de 8”), un volante de aros gruesos con el logo ST y forrado en piel con costuras blancas a la vista. El acceso a las plazas traseras es fácil por su piso bajo. El maletero tiene un volumen de 375 litros, que se sitúa en la media del segmento.
 
Además de los elementos para la seguridad y protección ya fijos en los coches actuales, el Focus probado cuenta con una dotación de serie que en muchas de sus alternativas es opcional, como: asistente de colisión frontal con frenado  de emergencia, frenado en ciudad con detección de peatones y ciclistas, frenado automático postcolisión, Auto eCall (aviso a servicios de emergencia en caso de accidente), control continuo de la amortiguación (CCD), cámara de visión trasera, diferencial de autoblocante electrónico (eLSD), iluminación Full LED, faros antiniebla con función cornering, sensores de  parking delanteros y traseros, suspensión deportiva ST, climatizador automático bizona, freno de mano eléctrico, luces de ambiente LED y sensores de lluvia y luces.
 
DATOS TÉCNICOS
Motor.- Combustible: gasolina. Posición: delantero transversal. Cilindros: 4, en línea. Cilindrada: 2.261 c.c. Distribución: doble árbol de levas; 4 válvulas por cada cilindro (16v). Potencia máxima: 280 CV (206 kW) a 5.500 rpm. Par máximo: 450 Nm entre 3.000 y 4.000 rpm. Alimentación: inyección directa, con turbo e intercooler. Con sistema de parada y arranque automático en detenciones temporales Stop&Start. Norrmativa de emisiones que cumple: Euro 6 DG.
Transmisión.- Tracción: delantera. Caja de cambios: manual, de 6 velocidades.
Dirección.- Tipo: de cremallera, con asistencia eléctrica. Diámetro de giro entre aceras: 11,3 metros. Vueltas de volante entre topes: 2.
Frenos.- Delanteros, de discos ventilados; traseros, de discos ventilados. Pinzas rojas de competición Brembo. Ayudas electrónicas de serie: antibloqueo ABS, distribución electrónica de frenado EBD, frenado automático de emergencia, frenado de asistencia en ciudad con detección de peatones y ciclistas, asistente al arranque en cuesta, diferencial autoblocante electrónico, control de tracción TCS y control de estabilidad ESP. 
Suspensiones.- Eje delantero: tipo McPherson, muelles helicoidales y barra estabilizadora. Eje trasero: tipo multibrazo, muelles helicoidales y barra estabilizadora. Amortiguadores de regulación continua y variable CCD.
Dimensiones, capacidades y pesos.- Carrocería: turismo deportivo. Puertas: 5. Plazas: 5 (2+3). Longitud: 4.397 mm. Anchura: 1.844 mm. Altura: 1.515 mm. Distancia entre ejes (batalla): 2.700 mm. Volumen del maletero: 375 litros (máximo: 1.350 litros). Depósito de combustible: 52 litros. Peso: 1.569 kg. Peso máximo admisible: 2.000 kg.
Ruedas.- Llantas: de aleación ligera de 19”. Neumáticos: Michelin Pilot Sport S4 de 235/35 RZ19. Repuesto: kit repara-pinchazos y mini-compresor.
Prestaciones.- Velocidad máxima: limitada electrónicamente a 250 km/h. Aceleración de 0 a 100 km/h: en 5,7 segundos. Consumo combinado homologado WLTP (100 km): 8,2 litros. Emisiones de CO2 (ciclo combinado): 179 gramos/km. Impuesto de Matriculación en España: 9,75%.
Precio: con descuento de marca 31.880 euros.
 
Julio Benítez – www.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium