Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

El Valle del Juguete se reinventa

VidaPremium

7 abril 2020

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (2/5) Valorado (2/5) Valorado (2/5) Valorado (2/5) Valorado (2/5)

Varias empresas de diferentes sectores han adaptado su producción para fabricar equipos de protección para los sanitarios.

Un centenar de empresas del Valle del Juguete, en Alicante, se ha reinventado temporalmente para poner toda su capacidad industrial y productiva al servicio de la batalla contra el coronavirus. Empresas de diferentes sectores que han adaptado sus plantas de producción para fabricar equipos de protección individual, mascarillas para respiradores, mamparas separadoras para hospitales, supermercados o farmacias, envases de medicamentos, cuñas, cortinas y contenedores de residuos de uso sanitario y que siguen dando soporte a la industria alimentaria, para que sus productos lleguen al supermercado debidamente envasados.
 
Situado en la Foia de Castalla, integrada por los municipios de Ibi, Onil, Castalla y Tibi, que suman algo más de 43.000 habitantes, en apenas 8 kilómetros, el Valle del Juguete acoge a más de 1.000 empresas –una por cada 43 habitantes- de todos los tamaños, que fabrican de todo y que venden sus productos en todo el mundo.

“Estas empresas -explica Héctor Torrente, director de la Asociación de Empresarios de la Foia de Castalla, IBIAE- cubren todo el ciclo industrial, desde el diseño y la fabricación al embalaje y la distribución, lo que nos está permitiendo ofrecer una respuesta inmediata”. Para ellas, hacer una pantalla protectora es algo tan sencillo como fabricar los moldes y producir 150.000 unidades en tres días. “Tenemos la capacidad y la flexibilidad -señala Héctor Torrente-  que permiten a empresas como Actiu, que diseña y produce mobiliario de vanguardia para espacios de trabajo, empezar a fabricar, de un día para otro batas de protección y mamparas protectoras autoportantes para los empleados de farmacias y supermercados”

También juguetes
El Valle, que fue uno de los grandes productores de juguetes del mundo, sigue fabricando juguetes pero ya no es su actividad principal.  “Nos hemos ido reinventado y casi siempre desde el juguete”, comenta Torrente. El plástico sigue presente en muchas  empresas pero para otros usos. Aquí se inventó la fontanería del plástico, también se hacen los soportes de plástico rojo para los velones de cera, persianas, blísteres y todo tipo de envases de plástico para productos sanitarios, cosmética, helados o chucherías. También hay empresas que fabricaban tubos metálicos para triciclos y hoy fabrican tubos de escape para las principales marcas de automóviles  o empresas que empezaron fabricando muebles para la televisión y hoy diseñan y amueblan oficinas y  aeropuertos en todo el mundo.

Las enseñanzas de la crisis del COVID-19
Un denominador común de estas empresas es su apuesta por la fabricación local y por la zona. “Ante esta gran incertidumbre, tenemos que pensar ya sobre cómo queremos que sea el día 1 postcoronavirus. Es evidente que la situación actual de desabastecimiento de productos sanitarios como mascarillas o respiradores ha puesto de manifiesto que, ante situaciones como la que estamos viviendo, nuestro país debe tener mayor tejido industrial y solidez” comenta Soledad Berbegal, consejera y directora de reputación de marca de Actiu. “La creación de un tejido industrial propio nos puede aportar más agilidad, autonomía, diferenciación y valor. Después del COVID-19 si volvemos a la normalidad como la conocíamos, no habremos aprendido nada. Debemos valorar más nuestra gente, empresas, sanidad, educación, cultura, gastronomía, nuestros valores” añade. Desde Actiu, sabemos que hay que arrimar el hombro en estos momentos para aportar nuestro granito de arena a través de nuestros recursos, innovación, personas, economía, para resolver esta situación lo antes posible” concluye Soledad Berbegal.
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium