Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

El lujo sobre ruedas según Audi

José A. Prados

7 septiembre 2021

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Una berlina de lujo con propulsión eléctrica como si fuera un jet privado para viajar por carretera en modo automatizado nivel 4.

Es el Audi grandsphere concept, un modelo que apunta cómo serán los viajes del futuro en primera clase a bordo de una berlina de propulsión eléctrica de 5,35 metros de longitud. Se ha presentado en salón del automóvil de Múnich (IAA) como un prototipo con el que la firma de los cuatro aros avanza su visión del futuro en los viajes por carretera con todos los avances tecnológicos y un sorprendente aprovechamiento del espacio interior.
 
Tan solo es un prototipo, pero algunas de las soluciones que aporta podrían ser realidad en breve, pasando a los modelos de producción que prepara la marca alemana. Forma parte de una serie de tres prototipos que agrupan la transformación tecnológica y los avances en movilidad que vive la industria del automóvil. Es un coche de gran tamaño, con una longitud de 5,35 metros, 2 metros de anchura y 1,39 metros de altura, con una generosa distancia entre ejes de 3,19 metros, es decir, más que la versión larga del Audi A8.
 
Al estar preparado para un nivel 4 de conducción automatizada, el tradicional habitáculo orientado hacia el conductor se transforma en un amplio salón en el momento en que el volante y los pedales quedan ocultos, dejando el control en su totalidad al Audi grandsphere concept, ofreciendo al conductor y pasajeros experiencias individuales a partir de una ‘esfera’ privada, porque las posibilidades son infinitas a través de los servicios digitales.
 
Voladizo delantero corto, capó plano y un parabrisas que se proyecta hacia delante son rasgos que marcan la silueta de un coche nacido para ser eficiente en el túnel del viento. A pesar de ser un vehículo eléctrico, su aspecto no es futurista, sino que enfatiza los ideales de belleza tradicionales, como los clásicos GT, aunque con llantas de 23 pulgadas que recuerdan al Audi Avus de los años 90.
 
Utiliza la Plataforma Eléctrica Premium (PPE), concebida exclusivamente para sistemas de propulsión eléctrica con batería, situando estas entre los ejes, con una capacidad de 120 kWh, y dejando mucho espacio para las piernas en ambas filas de asientos en su distribución. La tracción a las cuatro ruedas se logra con dos motores eléctricos que tienen una potencia total de 720 CV (530 kW) y un par motor de 960 Nm. El sistema de propulsión utiliza tecnología de carga de 800 voltios y puede cargar con una potencia de hasta 270 kW en estaciones de carga rápida, bastando 10 minutos para recorrer más de 300 kilómetros, y en 25 minutos puede pasar la batería del 5 al 80 por ciento de su capacidad. La autonomía con la batería al completo supera los 750 kilómetros.
 
El nuevo diseño reinterpreta el habitáculo como el centro del vehículo y deja de subordinar la experiencia del pasajero a las exigencias de la tecnología. Esto se traduce en una disposición variable del interior, mandos que desaparecen y una gran cantidad de espacio disponible, además de vincular estas características a las nuevas ofertas de servicios. El lugar de partida es la ‘esfera’ interior, sobre la que se articula el diseño de las líneas exteriores y las proporciones que dan forma al coche como una obra de arte total.
 
Las puertas están invertidas y no hay pilar B, abriéndose el interior a los pasajeros al subir a bordo, donde un sistema de identificación reconoce a los ocupantes, dando la bienvenida en las pantallas y con luz ambiental individualizada, además de detectar la posición del conductor y el acompañante, ajustando sus preferencias de climatización y asientos. Las grandes superficies acristaladas, el parabrisas y el techo transparente acentúan la sensación de amplitud en el interior, y lo mismo ocurre con las ventanillas laterales, cuya mitad superior está ligeramente inclinada.
 
La configuración del Audi grandsphere es un 2+2 plazas, con un asiento acolchado para los dos ocupantes de las plazas traseras y dos asientos individuales delanteros con el cinturón integrado. Entre los asientos delanteros hay una nevera compacta con dos vasos y una elegante botella de diseño para bebidas refrigeradas.
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium