Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

El compromiso de Mar de Frades

José A. Prados

23 marzo 2021

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

La bodega gallega se compromete a reducir consumo de agua, emisiones de gases de efecto invernadero y consumo eléctrico.

El futuro del planeta está en nuestras manos, y todo lo que hagamos en diferentes ámbitos será beneficioso para las generaciones venideras. Así lo han entendido en la bodega gallega Mar de Frades, comprometida con el presente y el planeta que heredarán nuestros hijos y nietos, presentando el programa sostenible Conscious, que sienta las bases sólidas de un recorrido firme y seguro hacia un futuro más sostenible.
 
Los datos del calentamiento global son evidentes, y, aunque vamos tarde, hay que actuar rápidamente para poner freno al deterioro del medio ambiente. En los últimos 25 años el nivel del mar ha subido el doble de lo previsto, un tercio de las especies marinas están en riesgo de desaparecer por los vertidos a los océanos y mares, y se calcula que a mitad de siglo los peces se habrán extinguido si no actuamos ya mismo. El planeta se enfrenta a una triple crisis –cambio climático, biodiversidad y contaminación por residuos humanos- y es necesario ofrecer soluciones que frenen este deterioro causado por la acción del hombre.
 
Mar de Frades se enfrenta a un presente condicionado por los cambios en el clima cada vez más notables e inestables en Galicia, que afectan directamente al desarrollo de su actividad y el vino. “Los inviernos más templados acompañados de fuertes lluvias provocan la maduración precoz de la oospora de mildiu, las temperaturas mínimas son más altas permitiendo cualquier brote pequeño de hongo, los veranos más calurosos combinados con los suelos franco arenosos de la zona, que no retienen el agua,  provocan un estrés hídrico en la planta, los episodios meteorológicos más extremos y cambiantes ocasionan el adelantamiento del ciclo de la vid”, explica Mónica Chaves, Responsable de Viticultura de Mar de Frades.
 
Impulsados y concienciados por el problema, en la bodega gallega han desarrollado en el programa Conscious -que estará en continua evolución- soluciones proporcionales a sus capacidades de reacción, como el compromiso de reducción en un 20% para el 2023 de los cuatro pilares de WFCP, además de trabajar otras áreas relacionadas con el viñedo, como la mejora de la biodiversidad, la agricultura de precisión, sistemas de riego inteligentes, prácticas sostenibles en compostaje de los residuos o la reducción del peso de la botella y eliminación del plástico en el packaging. 
 
El programa se resume en diferentes acciones en el viñedo, como el uso de fertilizantes naturales, un mayor cuidado de la biodiversidad apostando por la diversificación de hábitats –implantación de cubiertas vegetales para favorecer el control biológico de plagas- y una agricultura de precisión, utilizando métodos desde 2021 que reducen el uso de fitosanitarios.
 
La certificación Wineries for Climate Protection (WFCP) desarrollada por la Federación Española del Vino (FEV) incluye una serie de criterios que debe cumplir una bodega sostenible en sentido medioambiental, actuando en cuatro pilares fundamentales: reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), gestión del agua, reducción de residuos, eficiencia energética y energías renovables. El objetivo marcado por Mar de Frades para 2023 es una disminución del 20% en el consumo de agua, emisión de gases, consumo eléctrico y alcanzar el nivel de residuo 0. También se trabaja para reducir el peso de la icónica botella de vidrio, lo que supondría un ahorro de 93 toneladas de vidrio al año y 47 toneladas de CO2. Y en la añada 2020, se ha reemplazado las etiquetas de plástico por papel.
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium