Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

DS 3 Crossback BlueHDI 130

Miguel Quintana

21 julio 2020

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

Línea exclusiva a tope de equipamiento. Este DS 3, con un ahorrador motor diesel de 130CV, es un gran viajero (desde 27.750 €).

Disponible en versiones de gasolina, diesel y eléctrico puro, hemos elegido la probada mecánica turbodiésel BlueHDI de 130CV, asociada obligatoriamente a una suave y eficaz caja de cambios automática EAT8 de ocho velocidades, para comprobar su eficacia.
 
Es que estos modernos motores de gasóleo, potentes y silenciosos, continúan siendo la mejor elección para quien hace muchos miles de kilómetros al año. Además, como consumen poco combustible, emiten menos CO2 que las versiones de gasolina equivalentes. Hablamos de un propulsor que tiene mucha fuerza desde poco más del ralentí y mueve con agilidad sus 4,12 metros de carrocería gracias a su escaso peso (1.280 kilos), acelera de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos y sorprende por su capacidad de realizar adelantamientos fulgurantes, gracias en buena medida al buen hacer de su caja de cambios automática.
 
Las cifras de consumo son halagüeñas: el oficial es de 5 l/100 km, y el real que hemos medido es de 5,7 litros cada cien kilómetros en un largo recorrido de pruebas por todo tipo de carreteras a un ritmo rápido. Eligiendo el modo “ECO” mediante un conmutador en la consola, el gasto baja a 5,3 litros, pero también lo hacen en buena medida las reacciones al acelerador. También dispone de un modo “Sport”, con el que se mantienen más tiempo las marchas intermedias de la caja automática antes de pasar a la siguiente, con lo que el consumo se resiente, lógicamente. Cuenta con levas tras el volante para cambiar de forma manual si se desea, con la ventaja de estar en posición fija y no moverse con el volante. Así se sabe siempre donde están, independientemente de la posición del volante.
 
El diseño de la suspensión está pensado para la comodidad de los ocupantes. Es confortable por ciudad y autopista pero balancea en tramos sinuosos, en los que la suave dirección está demasiado asistida. Dada su elevada altura sobre el suelo y grandes llantas, conviene no confundirse porque este modelo es de tracción delantera exclusivamente y no le sienten bien las excursiones campestres.
 
Pasando al llamativo interior, encontramos unos mandos dispuestos de forma poco intuitiva que obligan a buscarlos. Por ejemplo, los botones de los elevalunas están situados en la consola central, entre los asientos, y otros son difíciles de alcanzar, como los de ajuste de los retrovisores, por detrás del volante. El cuadro de instrumentos es digital, con pantallas diferentes a elección del conductor, pero algo lento al presentar cada uno de ellos. La pantalla multimedia de 10,3 pulgadas, en centro del salpicadero, gestiona todas las funciones habituales, como sonido, navegador, ordenador, pero carece de botones específicos para manejar el climatizador, por lo que es necesario tocar la pantalla para regular la temperatura o potencia del ventilador, con la consiguiente distracción de la conducción.
 
Las plazas delanteras gozan de unos estupendos y cómodos asientos, mientras que las traseras se ven perjudicadas por la línea elevada de la carrocería, lo que las hace algo claustrofóbicas y demasiado estrechas para tres ocupantes. El maletero está bien de tamaño, tiene 350 litros de capacidad además de doble fondo, pero sin rueda de repuesto.
 
El equipamiento es de primera clase: Además del Climatizador, retrovisores eléctricos y DS Connect Navegador con aviso de radares, cuenta de serie con Head-UP Display, lunas traseras tintadas, Pilotos traseros LED, Faros DS Matrix LED Vision con intermitentes secuenciales, cámara de visión trasera, llantas de aleación de 18 pulgadas, acceso manos libres… Además del asiento de conductor eléctrico con calefacción y masaje (600 €), cargador inalámbrico para móviles (200 €)…
 
Con un estilo innegable, más llamativo que el resto de sus rivales, y muy bien equipado, el DS 3 Crossback ocupa un segmento en franco crecimiento, el denominado B-SUV (todo-caminos de vocación urbana), destinado a ser el de mayor éxito en el mercado actual, por el que todas las marcas están apostando.
 
Si hablamos de precios, hay que admitir que el lujo, diseño y equipamiento hay que pagarlo y el DS 3 es algo caro. La gama DS 3 Crossback arranca en 23.650 € con la versión Puretech 100 CV de gasolina. El BlueHDI de la prueba aparece en tres acabados, Be Chic, Performace Line y Grand Chic, desde 27.750 €.
 
FICHA TÉCNICA
DS 3 Crossback 130 CV EAT8
DIMENSIONES
Longitud: 4.118 milímetros
Anchura: 1.791 milímetros
Altura: 1.534 milímetros
Batalla: 2.558 milímetros
Maletero: 350 litros

MOTOR
Combustible: diesel
Posición: delantero transversal
Número de cilindros: 4
Cilindrada: 1.499 cc
Potencia: 130 CV a 3.750 rpm
Par máximo: 300 Nm a 1.750 rpm
Cambio: automático 8 vel
Tracción: delantera

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 195 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 9,9 segundos
Consumo medio WLTP: 5,0 l/100 km
Emisiones CO2: 131 g/km

PRECIO: desde: 27.750 €
 
J.M. Quintanawww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium