Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

De Rally con Toyota Gazoo

José A. Prados

31 octubre 2018

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

Vivimos con el equipo Toyota Gazoo un intenso Rally RACC Costa Dorada en el que el Yaris WRC ha mostrado todo su potencial.

Las espadas siguen en alto y el título WRC 2018 se resolverá en el Rally de Australia (del 15 al 18 de noviembre) tras un Rally RACC en el que la fortuna no estuvo al lado de los pilotos de Toyota Gazoo World Rally Team que dirige Tommi Makinen. Tras un fin de semana con las condiciones muy cambiantes, tanto en el terreno, al combinar tierra y asfalto, como en lo meteorológico, lo que queda es un sabor agridulce para el trío de pilotos (Tänak, Lappi y Latvala), que en algunos momentos llegaron a liderar la prueba, luchando hasta el último minuto por el triunfo final, que se llevó un renacido Sebastien Loeb.
 
Los pinchazos sufridos por Ott Tänak en la rueda delantera derecha de su Toyota Yaris WRC en el tramo SS10 del sábado y el domingo por Jari-Matti Latvala en el penúltimo tramo del Rally tras un roce con un guardarrail, alejaron a los pilotos de los puestos de cabeza, cediendo unos puntos muy importantes. No obstante, la regularidad de los tres pilotos, que finalmente quedaron clasificados en los puestos sexto, séptimo y octavo, permitió la suma de valiosos puntos de cara a la clasificación del Campeonato del Mundo de Constructores, que Toyota Gazoo Racing WRT lidera con una ventaja de 12 puntos sobre el segundo clasificado, Hyundai Motorsport. En la general de pilotos, a falta de la prueba de Australia, el líder es Sébastien Ogier (204 puntos), seguido de Thierry Neuville (201 puntos) y Ott Tänak (181 puntos), quien dejó a los aficionados con buen sabor de boca al ganar la Power Stage de Santa Marina, un tramo de asfalto de 14,5 kilómetros.
 
Durante un intenso fin de semana en la Costa Dorada hemos tenido ocasión de acompañar al equipo Toyota Gazoo World Rally Team y conocer un poco más a fondo cómo se vive el Mundial de Rallys. Desde el primer tramo, el Shakedown de Salou al amanecer del jueves 25 de octubre, hasta el tramo final de Santa Marina el domingo, la emoción ha sido la nota dominante, con todos los pilotos esforzándose al máximo en unos recorridos bellos pero muy exigentes en los que el público ha acompañado siempre con sus gritos de ánimo y las cámaras listas para tomar la instantánea.
 
El tramo de exhibición en el recinto de Montjuic (Barcelona) estaba abarrotado de público para poder contemplar muy de cerca de los pilotos en acción el jueves por la tarde, un espectáculo dentro de la ciudad que pocas veces se ha visto. Al día siguiente, y a bordo de varios helicópteros, nos trasladamos a lugares escogidos para ver los tramos de Gandesa, Pesells y el mítico de La Fatarella-Villalba, más conocido por los aficionados como Tierra Alta, en un final completamente nuevo y abarrotado de público.
 
Después de varios años de ausencia en el WRC, Toyota Gazoo regresó en 2017 con el Yaris WRC al Mundial con un coche muy competitivo por su ligereza y buen comportamiento en todo tipo de trazados que fue la clave para la regularidad en la mayoría de las pruebas. En 2018, Tänak y Latvala han brillado con luz propia y se han situado siempre en los primeros puestos de las clasificaciones.
 
La primera participación de Toyota en una prueba de renombre internacional se remonta al año 1972, cuando un joven sueco llamado Ove Andersson corrió el Rally de Gales con un Toyota Celica, dando lugar unos meses más tarde al nacimiento de Toyota Team Europe. En 1975, Hannu Mikkola gana el Rally Mil Lagos de Finlandia, y en los años 80 el Toyota Celica siguió evolucionando hasta convertirse en uno de los protagonistas del WRC, donde lograría un doblete en el Rally de Nueva Zelanda en 1982, repitiendo triunfo en Costa de Marfil y Rally Safari en 1983 y 1984, hasta que Juha Kankkunen se impuso en ambos en 1985. Y en el año 1989, Toyota ficha a un joven piloto español llamado Carlos Sainz para correr el Campeonato del Mundo con el Celica Four Gr. A, quedando al año siguiente Campeón del Mundo de Pilotos, título que repetiría en 1992 con el nuevo Celica Turbo 4WD.
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 93 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium