Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

CitroŽn C5 Aircross PureTech 180

Miguel Quintana

13 julio 2020

Facebook Twitter
Imprimir este artŪculo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Con la comodidad por bandera, destaca por amplitud, potencia de su motor de gasolina y suave cambio automŠtico (desde 30.500 Ä).

El propulsor Puretech de 180 CV, que anima a la unidad probada, es el más potente de la gama. Se trata de un motor que marida perfectamente con la carrocería y porte del todocamino compacto C5 Aircross y que, además, viene asociado necesariamente con el cambio automático EAT8, lo que añade al modelo un plus de suavidad y solvencia y le permite tener potencia de sobra en caso necesario para adelantar con facilidad y mantener elevados ritmos de crucero, independientemente del perfil de la carretera y de la carga que transporte.
 
Pero no todo es motor y potencia, porque el C5 Aircross recupera la tradición de confort que siempre ha acompañado a los modelos de la marca francesa. Citroën ha desarrollado un original sistema de amortiguación hidráulica progresiva “PHC” que filtra bien los baches y mejora la calidad de rodadura. Cuenta con unos amortiguadores especiales, diseñados por Citroën y fabricados por Kayaba, que están provistos de topes hidráulicos internos junto con otros externos fabricados en un material denso. Su objetivo es frenar progresivamente los movimientos más acusados, tanto en compresión como en expansión, y evitar los golpes bruscos al chocar en el tope de su recorrido al superar baches y badenes.
 
Su estilo es diferente al de otros todocamino del mercado: con un capó alto y algo aparatoso, formas redondeadas que envuelven un amplio espacio interior para cinco ocupantes y con unas plazas traseras dispuestas en tres asientos independientes, totalmente regulables en inclinación, y desplazables hacia adelante para aumentar el volumen del maletero, ya grande de por sí, que puede pasar de 580 a 720 litros de capacidad.
 
Es inevitable hacer mención a los asientos denominados Advanced Comfort, patentados por Citroën. Están fabricados sobre una estructura metálica sobre la que adhieren varias capas de espuma de poliuretano, viscoelástica o texturizada, de diferentes densidades y dos durezas: la más suave para la parte central y la más dura para los apoyos laterales que se adaptan a las curvas naturales de la columna vertebral, garantizando un reparto homogéneo de la presión que sufre cada vértebra, acoplándose al cuerpo del pasajero. Se rematan en un atractivo forro acolchado, con banquetas y respaldos anchos, sujeción reforzada y todo tipo de reglajes, incluso el lumbar en el puesto de conducción. A lo largo de nuestra prueba, tanto conductores como ocupantes del vehículo han elogiado la gran comodidad de los asientos y buena sujeción lateral, a pesar de no ser tan envolventes como otros de la competencia.
 
El puesto de conducción, vistoso y atrevido, cuenta con una llamativa instrumentación digital que puede personalizarse moviendo una rueda en el brazo izquierdo del volante. La pantalla central, de 8,0 pulgadas integra las funciones habituales, como sonido, navegador, ordenador, pero carece de botones específicos para manejar el climatizador, por lo que es necesario usar la pantalla táctil para aumentar la potencia del aire acondicionado, por ejemplo, con la consiguiente distracción de la conducción. Además de la amplia guantera ante el asiento del acompañante y grandes huecos en las puertas y bolsas tras los respaldos, un gran hueco don doble tapa,  entre los asientos delanteros, completa la amplia dotación de espacio para objetos en el interior. Sin olvidar el doble posavasos y los dos espacios para monedas y el móvil, junto a la palanca de cambios.
 
La caja automática casa perfectamente con este motor: las transiciones entre marchas son casi imperceptibles y cuando se pisa a fondo el acelerador para realizar un adelantamiento, por ejemplo, reduce dos o tres machas con suma rapidez y proporciona aceleraciones fulgurantes (ventaja de contar con 180 CV de potencia). Además, dispone de grandes levas tras el volante para cambiar de forma manual si se desea, con la ventaja de estar en posición fija y no moverse con el volante. Así se sabe siempre donde están, independientemente de la posición de las manos.
 
Con grandes llantas de 19 pulgadas y una distancia al suelo considerable (23 centímetros), el C5 Aircross se mueve con facilidad  fuera del asfalto. Aunque no es un todoterreno, porque solo tiene tracción delantera, cuenta con “Grip Control” como alternativa, un sistema electrónico diseñado para salir airoso en muchas situaciones difíciles sin recurrir a la tracción 4x4, más cara y compleja. Un mando giratorio, junto a la palanca de cambio, permite seleccionar los terrenos por los que va a circular: arenas, rocas, asfalto o nieve.
 
Silencioso y suave, en carretera es una alfombra rodante. Si las curvas son sucesivas, la carrocería bambolea algo por su cómodo tarado, pero las ruedas siguen con nitidez las órdenes del volante. Corre de verdad aunque, si pisamos más de la cuenta, el consumo se resiente, alcanzando con facilidad los 8,0 litros cada 100 kilómetros. A ritmos legales está en torno de los 7,5, pero más importante es que no acusa los tramos en subida ni el número de personas y equipaje transportado: un pisotón al acelerador y despierta la ‘fiera’ que lleva dentro. 
 
Práctico, seguro y súper-confortable, cinco plazas reales, gran maletero modulable en función de la posición de los asientos traseros, caja de cambios automática de 8 velocidades y potente motor de 180 CV. El nuevo SUV de Citroën es un hallazgo.

La gama cuenta con motores de gasolina, diesel e híbrido y arranca con el C5 Aicross Puretech 130 (desde 21.650 €). Nuestro C5 Aircross Puretech 180 EAT8 Feel cuesta 30.500 €.
 
FICHA TÉCNICA
Citroën C5 Aircross 180 CV EAT8
DIMENSIONES
Longitud: 4.500 milímetros
Anchura: 1.840 milímetros
Altura: 1.654 milímetros
Batalla: 2.730 milímetros
Maletero: 580-720 litros

MOTOR
Combustible: gasolina
Posición: delantero transversal
Número de cilindros: 4
Cilindrada: 1.598 cc
Potencia: 180 CV a 5.500 rpm
Par máximo: 250 Nm a 1.650 rpm
Cambio: automático 8 vel
Tracción: delantera

PRESTACIONES
Velocidad máxima: 219 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 8,2 segundos
Consumo medio WLTP: 7,7 l/100 km
Emisiones CO2: 166 g/km

PRECIO: desde: 30.500 €
 
Miguel Quintanawww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista n¬ļ 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium