Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Audi Sportscar Driving Experience

Julio Benítez

24 junio 2018

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5) Valorado (3/5)

La escuela de conducción Audi es una forma segura de aprender a llevar de una forma segura vehículos con una gran potencia.

No hay mejor ocasión para conducir un potente Audi R8 5.2 V10 Plus de 610 CV que los cursos de conducción del Audi Sportscar Driving Experience o al menos para aprovechar gran parte de la caballería de estos bólidos y al mismo tiempo mejorar la pericia personal, así como la capacidad para reaccionar frente al volante en situaciones de emergencia. El curso al que fuimos invitados, junto con otros periodistas del motor,  tuvo lugar esta semana en el madrileño circuito del Jarama. El coche utilizado para ejercicios en pista fue el  Audi R8,  y para pruebas de frenado, el Audi Avant RS4 de 450 CV.
 
Muchos pueden decir que en algo más de cuatro horas no se puede aprender tanto de lo que no se logró en décadas. Pero en este caso es lo contrario. Sobre todo porque están dirigidos por el experimentado piloto español Jordi Gené y por el excelente equipo de monitores que explican con claridad los ejercicios al volante e insisten con buena pedagogía hasta que ven en los alumnos progresosnotables. La experiencia es interesante. De los circuitos han salido casi siempre los principales avances en materia de seguridad y en lo personal se adquiere más conocimiento y confianza en el control dinámico de los coches.
 
Antes de salir al circuito, la teoría esencial
La primera parte del curso es teórica, a cargo del propio Jordi Gené que actúa como instructor principal. Los primeros consejos se refieren al vehículo, características, comportamiento y reacciones a alta velocidad en circuito, teniendo en cuenta que, con una potente máquina de 610 CV y con una aceleración posible de alcanzar los 100 km/h en sólo 3,2 segundos, resulta bastante diferente a conducir por autopistas, aunque se pueda ir con este Audi a 330 km/h (sólo en Alemania, claro).
 
Gené comenzó la clase con las instrucciones y recomendaciones justas, sin agobiar a los cursillistas. Aunque el famoso piloto consideró que,ninguno de lospresentes era sospechoso de tener manías negativas al volante, creyó necesario recordar las principales pautas a tener en cuenta: la primera de ellas y antes de arrancar, se debe tener conocimiento de los controles  esenciales del vehículo. En cuanto apostura recomienda llevar las piernas algo flexionadas y conseguir la distancia óptima frente al volante con las manos estiradas y que sobrepasen la parte superior del círculo hasta la altura de la muñeca.
 
Entre los consejos más propios del curso señaló que, en conducción deportiva (y en circulación normal por carretera también es recomendable) que las manos siempre deben ir apoyadas en el volante en posición nueve y cuarto, para estar en mejor disposición en caso de tener que hacer maniobras de emergencia. La frenada en circuito antes de entrar en curva debe ser contundente y no dentro de ella, y siempre con la dirección recta y no girando. En alta velocidad se debe tener la vista más alejada de lo habitual. Es preciso mantener una distancia prudencial con el vehículo que precede; y obedecer todas las órdenes que da por radio el instructor desde el ‘R8’ que va en cabeza haciendo de ‘safety car’ de cada grupo de cuatro coches.
 
Al volante de los potentes R8 V10
Los primeros ejercicios se hicieron con la división del circuito en dos partes. Al principio da mucho respeto manejar una máquina de semejante potencia, sobre todo a los que no estamos acostumbrados a este tipo de ensayos. Pero sólo con seguir las instrucciones de los monitores al pie de la letra, poco a poco se gana confianza y se aflojan los nudos del cuerpo. El instructor no va en el coche, sino al frente de la fila de cuatro vehículos. Va aumentando progresivamente el ritmo hasta que los alumnos hagamos trazadas y frenadas con más soltura. Las trazadas recomendadas, y en este caso casi obligatorias porque había que seguir en fila al coche monitor, estaban señalizadas con conos, que coincidían, la mayoría, con los pequeños pianos del circuito en los vértices de las curvas.
 
Los R8 que teníamos en pista tienen cambio automático S-Tronic (doble embrague) con mando secuencial en el volante. Mi compañero, más habituado a este tipo de pruebas, utilizaba a menudo el modo manual. Cuando me tocó el turno frente al volante, creí que con el cambio del modo manual se acumulaba demasiado el trabajo y opté por la directa (automático total). La sorpresa fue que la respuesta del motor y los cambios de relación era casi iguales que del modo manual. Aunque aceleraba casi a fondo, los cambios se engranaban automáticamente sin dejar huecos de potencia. Claro que, en alta competición el modo manual permite apurar las marchas al límite, pero para las exigencias de estos ensayos el modo automático me ha parecido más que suficiente. Al menos podía seguir al coche monitor sin problemas.
 
Final del curso a todo gas
Las pruebas en el segundo sector del circuito eran algo más suaves, porque hay un tramo en el que se debe  evitar aceleraciones, debido a las denuncias de una incomprensible plataforma anti-ruidos que hay en una urbanización vecina, que convive desde hace varias décadas con el trazado de competición. El último ejercicio en pista para cerrar el curso fue de tres vueltas individuales lanzados a circuito completo donde se nota claramente la confianza adquirida y la mejora de la conducción.
 
Antes de la prueba final a todo el circuito y en medio de los relevos de grupos, hicimos en el comienzo de la recta larga los simulacros de frenada de emergencia. Para este ensayo hemos utilizado el Audi RS4 Avant de 450 CV del que sólo pudimos comprobar su capacidad de aceleración y potencia de frenada. En  esta ocasión hemos aprendido a reaccionar ante una situación imprevista en la carretera, que puede ser el impacto ante un obstáculo o un atropello. Tras acelerar a tope en un tramo de algo más de 100 metros entramos en una zona de conos con tres de ellos tumbados de frente y con una salida para esquiva a la izquierda. Nos dijeron que los conos tumbados pueden ser niños, por lo tanto la frenada debe ser con decisión y no soltar el pedal hasta que el coche esté completamente parado incluso después de la esquiva.
 
Datos técnicos
Audi R8 FSI 5.2 V10 Plus
Motor.- Posición: central trasero longitudinal. Cilindros: 10 en V. Cilindrada: 5.204 c.c. Válvulas: 4 por cada cilindro (40v). Potencia máxima: 610 CV a 8.250 rpm. Par máximo: 560 Nm a 6.500 rpm. Alimentación: inyección mixta directa e indirecta, con admisión variable.
Transmisión.- Tracción: total ‘quattro’. Caja de cambios: automática de doble embrague S-Tronic 7v.
Dimensiones, capacidades y pesos.- Carrocería: coupé deportivo. Puertas: 2. Plazas: 2.Longitud: 4.426 mm. Anchura: 1.940 mm. Altura: 1.240 mm. Batalla: 2.650 mm. Depósito gasolina: 73 litros. Volumen del maletero: 112 litros. Peso: 1.655 kg.
Prestaciones.- Velocidad máxima: 330 km/h. Aceleración de 0 a 100 km/h: en 3,2 segundos. Consumo medio (100 km): 12,3 litros. Emisiones de CO2: 287 gramos/km. Impuesto de Matriculación en España: 14,75%.
Precio: 223.560 euros.
 
CURSOS DEL AUDI DRIVING EXPERIENCE
Se realizan por épocas y en diferentes zonas y circuitos de España. Todos están destinados a clientes y no clientes de Audi. Los primeros tienen importantes descuentos. Los cursos son los siguientes:
 
SPORTSCAR: El más exigente y costoso de todos. Este año se realizan en junio en los circuitos de Jarama (Madrid) y Castelliolí (Barcelona). La duración es de 4,15 horas. Objetivo: mejorar la conducción a altas velocidades en circuito y controlar las reacciones del coche más potente de Audi, el R8 V10 Plus de 610 CV. El precio es de 545€ para clientes, y 690€ para los no clientes.
 
DYNAMIC: para aprender a controlar el vehículo en cualquier circunstancia con todos los sistemas de seguridad. Este año se realizan el 25-26 de junio en el circuito Ricardo Tormo de Cheste (Valencia). 130€ para clientes y 150€ para los no clientes.
 
PROGRESIVE: para aprender a trazar las curvas en el menor tiempo posible en un circuito. Este año se realizan en el Circuito de Cartagena los días 12-13 y 14 de septiembre. Los días 3-4-5 de octubre en el circuito de Llucmajor (Palma de Mallorca). Los días 5-6-7-y 8 de noviembre en el circuito del Jarama (Madrid); y los días 13-14 y 15 de noviembre en el circuito de Montmeló (Barcelona).  200€ para clientes y 240€ para los no clientes.
 
OFF ROAD: para aprender a sacar el máximo rendimiento a la tecnología de Audi y dominar con más pericia la conducción fuera del asfalto. Pistas de Les Comes en Súria (Cataluña) los días 19-20 y 21 de noviembre. 200€ para clientes y 240€ para no clientes. 
 
Todos los detalles, condiciones y reservas de los cursos en la página oficial: https://audidrivingexperience.es
 
Julio Benítez www.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium