Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Audi Q3

José A. Prados

27 enero 2019

Facebook Twitter Delicious Digg Reddit StumbleUpon MySpace Technorati
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

La segunda generación del SUV alemán crece en tamaño y digitalización, dando un enorme salto de calidad. A la venta desde 35.920€.

Una acertada estrategia de producto que se ha desarrollado en los últimos años ha servido para que Audi vuelva a colocarse como líder en el mercado Premium español gracias a la llegada de propuestas tan interesantes como el Q2 y Q8 en el segmento SUV, al que desde comienzos de año se ha unido la nueva generación del Q3, un modelo que desde su lanzamiento en 2011 ha vendido 1,1 millones de unidades, de las cuales 44.800 corresponden al mercado español. Y la ofensiva de producto continúa con importantes novedades como el e-tron, el primer vehículo eléctrico de la marca alemana, el A6 Allroad, una renovación del Q7 y el e-tron Sportback, otro eléctrico con silueta más deportiva.
 
Dado el peso que tienen los SUV en la actualidad, el Q3 es un modelo de gran importancia para Audi, que ha realizado un esfuerzo considerable para situarse como uno de los mejores de su segmento, en lucha directa contra el BMW X1, Mercedes GLA, Volvo XC40 o Jaguar E-PACE. El diseño es completamente nuevo, mucho más actual, elegante y moderno, pero también es más grande que la generación anterior, alcanzando ahora los 4,45 metros de longitud (97 milímetros más), 1,85 metros de anchura (18 milímetros más), 1,58 metros de altura (5 milímetros más bajo), y con una distancia entre ejes de 2.680 milímetros (77 milímetros más).
 
La clave de todos estos cambios está en la utilización de la plataforma MQB del grupo Volkswagen, con numerosas ventajas entre las que destacamos un espacio mayor en el interior y la posibilidad de utilizar una gran cantidad de tecnología que afecta tanto al comportamiento dinámico del coche como a la seguridad y el equipamiento de confort. Al tener mayor distancia entre ejes, hay más espacio para los pasajeros en las plazas traseras, pero también en el maletero, que ahora cuenta con una capacidad básica de 530 litros (70 más que el modelo anterior), aunque se puede ampliar hasta los 670 litros desplazando los asientos traseros hacia delante 15 centímetros, y la capacidad máxima es de 1.525 litros si plegamos la segunda fila.
 
El diseño exterior es ahora mucho más atractivo y todo gira en torno a la parrilla frontal Single Frame octogonal con marco cromado de un tamaño mayor, grandes entradas de aire laterales y los grupos ópticos con tecnología LED tanto para la iluminación diurna como la de carretera de serie (opcionalmente se puede pedir con faros Matrix LED que llevan el sistema de iluminación inteligente). En función del acabado elegido se puede personalizar con elementos diferenciadores de color o un toque más deportivo en el acabado S Line. Las llantas disponibles van desde las 17 a las 20” y hay un total de 11 tonalidades de pintura para elegir.
 
Las motorizaciones, todas de cuatro cilindros con turbo, tienen potencias que van desde los 150 a los 230 CV y se caracterizan por la alta eficiencia en el consumo de combustible. En gasolina la gama comienza con el 1.5 TFSI de 150 CV con tecnología de desconexión de cilindros que ahora se denomina 35 TFSI, asociado a un sistema de tracción delantera y con posibilidad de elegir entre un cambio manual de 6 velocidades o un S tronic de 7 velocidades. El escalón intermedio lo ocupa el 40 TFSI, que es un dos litros de 190 CV con cambio S tronic de siete velocidades y sistema de tracción integral quattro, reservando el motor 45 TFSI para el modelo tope de gama, con el motor 2.0 TFSI que en este caso entrega 230 CV, cambio S tronic y tracción quattro. En diesel se puede elegir entre el 2.0 TDI de 150 CV (35 TDI) con cambio manual de 6 velocidades y sistema de tracción total o cambio S tronic y tracción delantera, además de un 2.0 TDI de 190 CV (40 TDI) con cambio S tronic y tracción quattro.
 
Hemos podido conducir el 35 TDI de 150 CV que nos parece una de las opciones más razonables asociado al cambio S tronic y tracción delantera, que debería ser uno de los más demandados si no fuera por el pánico que los políticos han provocado por las mecánicas diesel. Tiene un buen nivel de prestaciones para viajar con comodidad, empuje, no es muy ruidoso y el consumo es su punto fuerte, 4,7 litros en ciclo combinado homologados por el fabricante, y unos 6 litros durante nuestro recorrido por autovía a buen ritmo y algunas carreteras comarcales.
 
También hemos hecho unos kilómetros con el motor más potente de gasolina, el 45 TFSI de 230 CV, que no es la opción más recomendable desde el punto de vista racional, aunque, sin duda es el más divertido de la gama. Por carreteras de curvas y más curvas se desenvuelve con gran soltura, es muy suave y progresivo en la entrega de potencia y se muestra muy ágil cuando buscamos una conducción más deportiva. El gasto medio de combustible facilitado por el fabricante (7,5 litros) se dispara bastante, aunque no resulta escandaloso, unos 9,5 litros.
 
Al entrar en el nuevo Audi Q3 notamos mayor sensación de espacio en el habitáculo y un cambio importante en el diseño del salpicadero, que es completamente nuevo, con detalles que recuerdan a otros modelos de la gama SUV, como el Q2 y el Q8. El planteamiento es una combinación de minimalismo y digitalización, creando un resultado bastante atractivo a la vista y funcional una vez que te has familiarizado con las novedades. Detrás del volante hay un cuadro de instrumentos digital de serie, y de forma opcional se puede pedir el Virtual Cockpit, con la pantalla de 12,3” que montan ya los nuevos modelos de Audi, configurable al gusto del conductor para visualizar la información deseada en cada momento, incluso los mapas de navegación.
 
La gama se configura con los cinco motores que hemos citado anteriormente, combinados con tres niveles de acabado, Advance, que es el más básico y funcional, S Line para quienes buscan un carácter más deportivo al añadir entradas de aire frontales de mayor tamaño y suspensiones más firmes, además de una Black Line Edition con logos exteriores en negro, llantas de 20”, faros Matrix LED y tapicería Alcántara. El interior se puede personalizar con los paneles de las puertas y la parte superior del salpicadero en Alcántara de color naranja o gris, y hay tres tipos de suspensión: estándar, deportiva (de serie en los S Line y Adaptativa), además de una dirección progresiva que es opcional y varios paquetes de equipamiento para crear el coche a medida. Los precios parten desde 35.920 euros en el Q3 35 TFSI, hasta los 55.440 euros del 45 TFSI Black Line Edition con cambio S tronic y tracción total quattro.
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 96 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium