Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Buscar en VidaPremium
Síguenos:
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Instagram

Audi A5 Cabrio 40 TDI

José A. Prados

16 junio 2021

Facebook Twitter
Imprimir este artículo Enviar a un amigo Aumentar texto Reducir texto
Valore este artículo:   Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5) Valorado (4/5)

Unos segundos bastan para pasar de un coupé a una elegante silueta que deja a la vista toda su belleza combinada con una mecánica eficiente.

Pulsar el botón en el salpicadero y en unos segundos tener el cielo por techo es una de las mejores sensaciones que se puede vivir una fresca y soleada mañana de primavera. La silueta de un elegante coupé como el Audi A5 se transforma por arte de magia y recoge la capota textil en un compartimiento que queda oculto tras los reposacabezas traseros, realzando la línea y los acabados de un coche pensado para disfrutar del buen tiempo, aunque la buena insonorización de la capota lo hacen apto para todo el año.
 
España no es un mercado con gran tradición de ‘cabrios’, y diversos factores como la situación económica, las normativas anticontaminación y el auge de los SUV, han provocado que este segmento viva su peor etapa. Hace unos años, un cliente de Audi podía elegir entre un A3, A5, TT y R8 con capota de lona, pero en la actualidad la oferta se limita al A5 Cabrio que hemos probado y el exclusivo R8, un deportivo cuyo precio (desde 182.000 euros) y la potencia de sus motores V10 FSI hacen que sus ventas sean prácticamente testimoniales como escaparate de tecnología y deportividad.
 
De esta forma, el A5 Cabrio es en la actualidad el modelo más realista de la gama cabrio de Audi, un elegante deportivo de 4,70 metros de longitud con capacidad para acoger a cuatro adultos, aunque en las plazas traseras el espacio es más bien justo si el conductor es grandote. El acceso a las plazas delanteras es cómodo por el gran tamaño de la puerta, no tanto a las plazas posteriores, y menos con la capota puesta, ya que la altura (1,38 metros) condiciona esta maniobra, aunque no es un inconveniente. La capacidad del maletero no es un obstáculo para utilizar este cabrio en viajes de vacaciones, pues los 370 litros que ofrece con la capota plegada se pueden ampliar hasta 450 litros si el techo está cerrado, con la única limitación de una boca de carga no muy amplia y espacio bastante aprovechable.
 
El diseño es de Audi por los cuatro costados, heredando una gran tradición en la fabricación de vehículos cabrio durante varias décadas. Con la reciente renovación de la familia A5, esta carrocería también se ha modernizado y presenta un gran atractivo con la parrilla single frame con el borde cromado y trama tipo ‘nido de abeja’ en negro, faros con tecnología LED, nervios marcados en el capó y una trasera con gran personalidad en la que destaca el difusor de aire, alojando las salidas de escape.
 
El interior es bastante similar al de modelos que han llegado recientemente al mercado, como el Q5 Sportback, aunque no tan espectacular o tecnológico exhibido en los modelos eléctricos como el e-tron GT. En un ambiente de lujo y con los detalles muy cuidados, tenemos un puesto de conducción donde toda la información se ha enfocado hacia el conductor mediante el Audi virtual cockpit, una pantalla de 12,3” que se puede configurar al gusto del usuario y que muestra los datos deseados en diferentes formatos o el mapa de navegación con las indicaciones de la ruta. En el centro del salpicadero, la pantalla del sistema MMI, y debajo, con botones físicos, los ajustes del climatizador, así como teclas de acceso directo a determinadas funciones, como el selector de modos de conducción.
 
La dinámica de conducción es muy similar a una versión cerrada del A5, porque con los refuerzos que lleva el chasis, la rigidez es un tema que supera con nota y se muestra dinámico, divertido y altamente eficiente con esta mecánica. El paso con curva es muy rápido ayudado por un chasis equilibrado y un conjunto de suspensiones que realizan un buen trabajo, girando muy plano y con una suspensión que nunca resulta excesivamente dura, incluso en el modo Sport, que se muestra más enérgico en el tacto del acelerador y cambio para obtener el máximo rendimiento.
 
Con la capota puesta no da la impresión de que se trate de una carrocería cabrio, pues el aislamiento mediante varias capas resulta efectivo contra el ruido exterior y las inclemencias meteorológicas. Si vamos con la capota abierta, la sensación de libertad no se paga, sobre todo cuando abandonamos la ciudad y nos adentramos por carreteras sin tráfico por la sierra o una zona de costa con bonitos paisajes. Ahí es donde de verdad se disfruta este tipo de coches. Y si nos sorprende la lluvia o no apetece llevar el techo abierto en determinado momento, se puede cerrar/abrir la capota siempre que no superemos la velocidad de 30 km/h.
 
El Audi A5 Cabrio está a la venta desde 56.340 euros con un total de 13 versiones al combinar tres niveles de acabado, y cinco motores, tres diesel (30 TDI de 136 CV, 35 TDI de 163 CV y 40 TDI de 204 CV) y dos gasolina (40 TFSI de 204 CV y 45 TFSI de 265 CV). En las motorizaciones más potentes se puede pedir con tracción total quattro.
 
Hemos probado la que consideramos es la versión más lógica de la gama, la motorización 40 TDI de 204 CV en acabado S line y con cambio S tronic, pensada para disfrutar de un coche durante muchos kilómetros sin preocuparse del gasto de combustible, pues homologa 5,6 litros en ciclo WLTP, que se convierte en un cifra muy cercana a la realidad. Durante nuestra prueba, el consumo medio ha sido de 6,1 litros, lo que supone una autonomía superior a los 800 kilómetros antes de entrar en reserva. Incluso si deseamos pasar un buen rato al volante, la cifra de consumo nunca será desorbitada.
 
El precio del Audi A5 Cabrio 40 TDI S line es de 63.800 euros. Los faros Matrix LED con intermitentes dinámicos vienen en el equipamiento de serie, al igual que la tapicería Alcántara Frequenz/Cuero con logotipos S, al igual que el volante multifunción plus con levas para el cambio automático S tronic, el Audi virtual cockpit plus, el aviso de límite de velocidad con reconocimiento de señales, sistema de navegación plus con MMI touch con tres años de Audi Connect y radio digital DAB.
 
Configurar el coche no es tarea fácil ni barata, pues tenemos una gran cantidad de opcionales. La pintura metálica Azul Navarra de nuestra unidad, combinada con capota textil de color gris tiene un incremento de precio de 1.260 euros y si añadimos el paquete S line interior hay que sumar 2.100 euros, el sistema de sonido Bang & Olufsen con sonido 3D 1.475 euros y el Audi phone box con carga por inducción otros 260 euros. Las llantas de aluminio fundido de 19” Audi Sport en Titanio Mate cuestan 2.085 euros y si elegimos los asientos delanteros deportivos 2.100 euros. Al final la factura, si añadimos unos cuantos elementos necesarios y algunos caprichos, superará los 70.000 euros rápido.
 
Ficha técnica
Audi A5 Cabrio 40 TDI S line
Dimensiones
Longitud: 4.697 milímetros
Anchura: 1.846 milímetros
Altura: 1.384 milímetros
Batalla: 2.764 milímetros
Peso: 1.845 kg
Depósito combustible: 58 litros
Maletero: 370 litros
 
Motor
Tipo: gasóleo, delantero longitudinal
Cilindros: 4 en línea
Cilindrada: 1.968 cc
Potencia: 204 CV a 3800-4200 rpm
Par máximo: 400 Nm a 1750-3250 rpm
Tracción: delantera
Cambio: S tronic 7 vel.
 
Prestaciones
Velocidad máxima: 237 km/h
Aceleración 0 a 100 km/h: 7,6 s
Consumo medio WLTP: 5,6 l/100 km
Emisiones CO2: 146 g/km
 
Precio: 63.800 euros
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com
Leer revistas
Revista nº 101 Descargar revistas
Boletín de noticias

Nombre:

Email:

RSS
RSS Vida Premium