Sábado, 25 de septiembre de 2021
Novedades

Audi Q4 e-tron

Audi Q4 e-tron
Audi Q4 e-tron

En formato SUV eléctrico, con un tamaño de 4,59 metros, dos motores y autonomía de hasta 519 km, ya está a la venta desde 44.460 euros.
José A. Prados / Actualizado 20 julio 2021
El primer vehículo completamente eléctrico de gran volumen fabricado por Audi ya está a la venta como parte de la estrategia de electrificación que ha diseñado la marca alemana y que tiene como objetivo alcanzar la neutralidad de emisiones de CO2 en 2050, con una fecha clave en 2033, año en que dejarán de venderse modelos con mecánicas de combustión.
 
La nueva era de la electrificación dio comienzo de forma simbólica en 2014 con el R8 e-tron, para dar paso en 2018 al Audi e-tron, en 2019 al e-tron Sportback y el e-tron GT en 2020, cuyos precios de partida eran demasiado altos para la mayoría de los conductores. Ahora, con la tecnología consolidada, llega el Q4 e-tron, un modelo en formato SUV de tamaño compacto de 4,59 metros de longitud que ya puede entrar en la lista de modelos a adquirir por quien desee dar el salto a la electrificación en el segmento Premium. Y a la vuelta del verano, el Q4 e-tron contará con una carrocería más deportiva que recibe el apellido Sportback, y que tendrá un incremento de precio de unos 2.100 euros.
 
Con este modelo, Audi entra de lleno en uno de los segmentos que mejor ha soportado la caída de las ventas en los últimos años, y ya supone un 25,4% de las ventas totales en nuestro mercado. Según un estudio de la marca, en 2025 las ventas de vehículos eléctricos puros alcanzarán un 20% y los híbridos enchufables un 30%, y el Q4 e-tron será un pilar importante en este desarrollo, porque su precio, desde 44.460 euros, ya no es algo prohibitivo.
 
Una de las novedades que introduce este modelo respecto a los otros eléctricos que ya se comercializan es que utiliza la plataforma modular MEB del grupo Volkswagen, la misma de modelos como el Volkswagen ID.4 o Skoda Enyaq iV, con todas las ventajas que esto tiene en ahorro de costes y la posibilidad de utilizar toda la tecnología relativa a mecánicas, baterías y sistemas de asistencia a la conducción.
 
Es un Audi en todos los sentidos, desde el diseño atractivo que muestra elementos característicos del ADN quattro, hasta el comportamiento dinámico, los acabados interiores y el tacto al volante de un vehículo nacido para ofrecer una nueva forma de desplazarse en la que el silencio, el confort de marcha y la eficiencia en el uso de la energía son las notas que marcan una nueva era.
 
Una carrocería diseñada en el túnel del viento –con un coeficiente Cx de 0,28- y un conjunto mecánico de tracción completamente eléctrica son las claves para moverse sin emisiones contaminantes en los desplazamientos por la ciudad y en carretera, porque con la autonomía que ofrecen las baterías –entre 340 y 519 kilómetros-, ya es posible plantearse tener un coche eléctrico para todos los días, incluso para ir de vacaciones con una buena planificación.
 
En el frontal, su potente parrilla Single Frame invertida y las entradas de aire laterales (Air Curtains) con funciones aerodinámicas marcan un estilo que se remata con la firma lumínica exclusiva, pudiendo elegir entre cuatro estilos diferentes desde la configuración del vehículo. En el lateral, los voladizos cortos y los quattro blisters alargados dan la sensación de un coche pegado al suelo, con las taloneras marcando el lugar donde se ubican las baterías, en la parte baja del chasis, para que el centro de gravedad sea lo más bajo posible y el reparto de pesos quede equilibrado. El difusor trasero con el anagrama e-tron y los grupos ópticos unidos por una tira LED marcan una silueta perfectamente reconocible de día y de noche, pudiendo elegir entre varios tipos de llantas de 19, 20 y 21”, con un diseño aero-optimizado que incrementa la duración de la batería hasta 5 kilómetros en cada recarga.
 
El interior es muy Audi, con todos los avances que hemos visto recientemente en los modelos de mayor tamaño, como el Virtual Cockpit Plus de 10,25” para la instrumentación que hay detrás de el volante –en este caso achatado por la parte superior e inferior, y con mandos táctiles-, pantalla MMI Touch de 10,1 o 11,6” y sistemas como el head-up display con realidad aumentada (opcional), que proyecta la información de cámaras y sensores a través de un sistema de espejos en el campo de visión del conductor, ofreciendo información adicional de navegación o posibles incidencias en la ruta. Además, la consola central va suspendida, y en el túnel central se sitúa una palanca de cambio de tamaño muy reducido, hay 24,8 litros de almacenamiento en distintos lugares del habitáculo y las salidas del aire del salpicadero presentan un diseño novedoso, muy integrado en el conjunto.
 
Sorprende al entrar en el vehículo la gran cantidad de espacio interior al contar con una gran batalla (2,76 metros) y la amplitud de las plazas traseras al no tener túnel de transmisión que deja libre el suelo, y también cuenta con un maletero de generosas dimensiones (520 litros), únicamente en la parte trasera, pues en este vehículo no encontramos un espacio adicional bajo el capó delantero. Los acabados y materiales, son de calidad Audi, muy bien rematados y de calidad.
 
Existe la posibilidad de elegir dos tipos de batería de iones de litio, una con una capacidad neta de 52 kWh (55 kWh brutos) asociada al  Q4 35 e-tron que lleva el motor de 170 CV (125 kW) de tracción trasera, o una batería de 77 kWh netos (82 kWh brutos) en el Q4 40 e-tron con tracción trasera y motor de 204 CV y en el Q4 50 e-tron, que lleva el motor de 204 CV y sistema de tracción total quattro al montar un motor eléctrico adicional en el eje delantero. La autonomía es de 340, 519 y 487 kilómetros, respectivamente, con consumos que van desde los 17 a 20 kW a los 100 kilómetros.
 
La batería más pequeña admite hasta 7,4 kW con corriente alterna y hasta 100 kW cuando se utilizan cargadores de corriente continua, mientras que la batería grande permite hasta 11 kW con CA y hasta 125 kW con CC en puntos de carga rápida. Mediante un acuerdo con Iberdrola, Audi ofrece a sus clientes la posibilidad de instalar un cargador Wallbox en su domicilio por 1.400 euros, incluyendo el cableado de hasta 200 metros.
 
Durante la presentación nacional a la prensa especializada de este nuevo modelo de Audi hemos tenido ocasión de realizar una prueba bastante completa con la versión intermedia, el Q4 40 e-tron, que será una de las más vendidas por su equilibrio entre prestaciones, consumo y equipamiento. Monta la batería grande de 77 kWh netos y un motor eléctrico de 204 CV, enviando el par a las ruedas traseras, con un consumo medio de 17,3 kWh a los 100 kilómetros que logra una autonomía homologada en ciclo WLTP de 519 kilómetros.
 
Arranca en silencio y apenas se notan ruidos de rodadura cuando nos desplazamos en ciudad y a velocidades medias, con un motor que acelera de forma contundente -8,5 segundos de 0 a 100 km/h- a pesar de su peso, pues en vacío supera las 2 toneladas (2.050 kilos) y un tarado confortable de las suspensiones que ofrece un buen compromiso  en todo tipo de trazados. El consumo medio durante un recorrido de 140 kilómetros realizados en su mayoría por carretera y autovía, incluyendo un pequeño tramo urbano, que es donde se muestra más efectivo, ha sido de 18,8 kWh. La cifra puede bajarse si la orografía es favorable, pero este no ha sido nuestro caso, pues hemos tenido que superar los puertos de La Morcuera y Navafría en ruta hacia la provincia de Segovia. Es cierto que en las subidas pronunciadas el consumo se dispara, pero al iniciar el descenso, utilizando el sistema de regeneración con las levas y la posición ‘B’ del cambio, la autonomía de las baterías se recupera notablemente.
 
Es un coche que plantea un reto en la conducción –igual que todos los de energías alternativas- y hace cambiar el planteamiento al volante, con un comportamiento mucho más racional y anticipándose a lo que sucede en la ruta para no penalizar el consumo. Cierto que la autonomía no alcanza los 519 kilómetros homologados por el fabricante, sobre todo si salimos a carretera, pero todo está mejorando de forma continua y en poco tiempo los cambios serán notables en cuanto a infraestructura de recarga y baterías.
 
La oferta comercial del Q4 e-tron se estructura con tres motorizaciones -35 e-tron de 170 CV, 40 e-tron de 204 CV y 50 e-tron de 204 CV con tracción total quattro- y cuatro niveles de acabado: básico, Advanced, S-Line y Black Line. Todos tienen la etiqueta CERO emisiones de la DGT con sus numerosas ventajas a la hora de moverse por grandes ciudades y la mayoría de las versiones –el 80% concretamente- pueden acogerse a las ayudas del Plan Moves III, que incluye descuentos de hasta 7.500 euros entregando un coche viejo.
 
Los precios del Audi Q4 e-tron son los siguientes:
Q4 35 e-tron: desde 44.460 euros
Q4 40 e-tron: desde 48.910 euros
Q4 50 e-tron: desde 58.160 euros
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com