Martes, 1 de diciembre de 2020
Novedades

Lexus UX 300e

Lexus UX 300e
Lexus UX 300e

Con el acostumbrado refinamiento y 315 km de autonomía, abre el camino de los eléctricos en la marca japonesa. Desde 49.900 euros.
Miguel Quintana / Actualizado 13 octubre 2020
Según los responsables de la firma, el primer vehículo cien por cien eléctrico de Lexus está orgulloso de atesorar el ADN de sus hermanos de marca, basado en refinamiento, calidad y fiabilidad excepcional.
 
Es cierto que hay otros modelos SUV urbanos más económicos y que anuncian mayor autonomía, pero los 315 kilómetros en ciclo WLTP que promete el UX300e serán suficientes para el uso habitual de los clientes que viven en las afueras de las ciudades, con el añadido de su mayor nivel de calidad y equipamiento de seguridad.
 
La marca de lujo japonesa, filial de Toyota, ha sido pionera en la electrificación de vehículos desde que lanzó el RX 400h en 2005. En estos 15 años, han sido 1,6 millones las unidades vendidas con tecnología híbrida de batería autorecargable. Por eso, pueden presumir de conocer a fondo la técnica de gestión de los sistemas eléctricos, batería y motores eléctricos, probadas a lo largo de muchos millones de kilómetros.
 
Formas exteriores angulosas, gran parrilla frontal como una doble flecha y luces traseras que se extienden en toda la anchura del vehículo, atraen la atención a pesar de tamaño compacto del vehículo (4,5 metros de largo por 1,85 de ancho). Aún así, la gran distancia entre ejes (2,640 metros) proporciona un buen espacio interior, con 870 milímetros entre los pasajeros delanteros y traseros, con espacio razonable para las piernas. La baja postura de conducción es casi la de un turismo, mientras que el maletero es sorprendentemente grande (367 litros o 486 hasta el techo) gracias a la ausencia de depósito de carburante.
 
Lexus piensa que sus clientes de vehículos eléctricos prefieren que sus coches se vean tan ‘normales’ como sea posible. Por eso, los cambios visuales que distinguen su modelo cien por cien eléctrico son mínimos: una sutil diferencia en la parrilla del radiador, llantas de 17 pulgadas con un diseño especial, parachoques delantero con pequeñas tomas de aire y los habituales logos del modelo en laterales y portón trasero.  
 
El diseño interior también es atrevido. Todo se siente bien diseñado, con botones y controles de calidad. La pantalla, en el centro del salpicadero, está orientada hacia el conductor y, se controla por medio de un panel táctil situado junto a la palanca de cambios. Si esta solución es mejor o peor que tocar la pantalla lo debe decidir cada usuario, porque hay gustos para todo. Incorpora una aplicación (LexusLink) para teléfonos móviles que permite controlar autonomía, estado de la batería, controlar la recarga… e incluso consultar los puntos de recarga rápida.
 
Orientado al segmento de los SUV urbanos de tamaño compacto, el UX 300e se significa como uno de los de mejor comportamiento dinámico, gracias a la utilización del resistente bastidor GA-C, al que se han reforzado los amortiguadores y puntos clave para soportar los 220 kilos de más que pesa la batería. Tanto el motor eléctrico como la batería están situados en un plano inferior a la carrocería, lo que consigue rebajar un 10 por ciento el centro de gravedad y optimizar la distribución de peso entre el eje delantero y trasero.
 
Al no tener motor térmico, todos los vehículos eléctricos son silenciosos. No obstante, en algunos se aprecia con claramente el sonido del viento y de la rodadura. No es el caso del UX 300e porque los ingenieros acústicos de Lexus han trabajado a fondo la insonorización, incluso perfeccionando el sonido generado al cerrar las puertas, con ajustes de décimas de milímetro, para conseguir el satisfactorio tono de un vehículo de lujo.    
 
Con tracción exclusivamente a las ruedas delanteras, la sensación, en movimiento, es agradable, refinada y silenciosa. En ciudad, se mueve con agilidad gracias a la suavidad de la dirección y los mandos, con la seguridad que proporciona la aceleración instantánea de su motor eléctrico. Curvas y carreteras sinuosas no presentan problemas gracias al reforzado bastidor y suspensión firme pero no incómoda. Solo hay que tener presente que, ante curvas enlazadas, el elevado peso del vehículo (1.785 kilos) provoca inercias que obligan al Control de Estabilidad a intervenir inesperadamente y puede llegar a sorprender al conductor.
 
La palanca de cambio se utiliza para elegir avanzar o retroceder, porque el motor eléctrico no necesita cambios de marcha. Además, una rueda giratoria a la derecha del salpicadero permite optar entre tres modos de conducción, Normal, Sport y Eco actuando sobre la respuesta del pedal del acelerador, mientras emite un ruido artificial por los altavoces del equipo de sonido. 
 
Las levas tras el volante sirven para seleccionar entre cuatro grados de retención en el momento de levantar el pie del acelerador y así recargar las baterías. La retención resultante, incluso en el grado máximo, no permite sustituir en ningún caso la acción del freno, como sí sucede con modelos de otras marcas, se trata de una decisión tomada a sabiendas por la marca, que desea que sus clientes no encuentren diferencias apreciables de manejo respecto a sus modelos híbridos.
 
Los 315 kilómetros de autonomía que ofrece han sido suficientes para realizar sin problemas nuestra toma de contacto en un recorrido de 165 km por Valencia y alrededores, con tramos rápidos de autovía, carreteras de doble sentido con algunos adelantamientos y tramos urbanos. Hemos terminado el recorrido con 87 kilómetros de autonomía remanente, según el ordenador de a bordo.
 
Pensada buscando un equilibrio entre la máxima autonomía, peso y rendimiento dinámico, la batería de ión litio está formada por 288 celdas, refrigeradas por aire, que suministran 54,3 kWh de potencia (204 CV) y 300 Nm de par, ofreciendo una fuerza instantánea desde el momento de pisar el acelerador, pasando de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos. Además, la marca la ofrece con una garantía de 10 años, o 1 millón de kilómetros, asegurando una capacidad mínima superior al 70 por ciento de la nominal.
 
Tres son las maneras de recargar la batería:
1.- Con una fuente doméstica de corriente alterna A.C. de 6,6 kW, cuya instalación ofrece Lexus gratuitamente en el momento de la adquisición del coche. En función de la temperatura y estado de carga anterior, el tiempo de recarga hasta el 100 por cien puede llegar a las 8 horas.
2.- Con un punto de recarga rápida de corriente continua D.C. de 50 kW, en cuyo caso, la recarga puede durar 50 minutos.
3.- El motor/generador. El motor eléctrico no solo propulsa las ruedas delanteras, además utiliza las fases de frenada y retención para generar electricidad.
 
Los cuatro acabados disponibles (“Eco”, “Business”, “Executive” y “Luxury”) incluyen de serie el “Safety System +”, faros LED con cambio de largas automático, asientos delanteros y volante con regulación eléctrica, climatizador bizona, control de crucero adpatativo, sensores de luces y lluvia, raíles de techo de aluminio…
 
Desde el primero de noviembre se admiten reservas para entregas en el primer trimestre de 2021. Estos son los precios de venta recomendados:
UX300e  Eco 49.900 €
UX300e  Business 53.300 €
UX300e  Executive 57.800 €
UX300e  Luxury 63.500 €
 
El acabado “Eco” se puede acoger al Plan Moves II, con el que se queda en 43.300 € si se entrega un coche de más de 10 años. Además, puede optar por la opción de renting, (590 € en 48 mensualidades) con una entrada de 10.700 €.
 
J.Miguel Quintana (Valencia) – www.vidapremium.com