Lunes, 6 de abril de 2020
Novedades

Volkswagen e-BULLI

Volkswagen e-BULLI
Volkswagen e-BULLI

Tomando la base de un T1 Samba Bus de 1966, la compañía eClassic presenta su visión de la famosa furgoneta en versión eléctrica.
José A. Prados / Actualizado 24 marzo 2020
Al igual que ha sucedido con el Salón del Automóvil de Ginebra que tendría que haberse celebrado a principios de este mes, continúan las cancelaciones de eventos relacionados con el mundo del motor. En el salón Techno Classica 2020 de Essen (Alemania) estaba prevista la presentación del Volkswagen e-BULLI, del que hemos conocido los datos más importantes en formato virtual, y trasladamos a nuestros lectores.
 
Combina el formato clásico de un modelo que comenzó a producirse en 1966 –y que se convertiría en sinónimo de libertad para varias generaciones de conductores- con una movilidad sostenible, porque ha sido adaptado a un funcionamiento completamente eléctrico por eClassic, el socio de Volkswagen Vehículos Comerciales, que ha realizado una transformación completa del T1 para convertirlo en el e-BULLI.
 
Los responsables de este proyecto escogieron el T1 Samba Bus producido en la factoría Alemana de Hannover en 1966, que ya había recorrido las carreteras de California durante medio siglo, y realizaron una transformación completa para convertirlo en un medio de transporte silencioso y limpio.
 
Para adaptarse a la nueva movilidad, el Volkswagen e-BULLI sustituye el motor de cuatro cilindros con 44 CV de potencia del modelo original por un silencioso motor eléctrico de 81 CV y un par máximo de 212 Nm, duplicando las cifras del modelo de 1966, y con la ventaja de que la entrega de par es inmediata. En lugar de un cambio manual monta una caja de una velocidad, en la que el conductor puede seleccionar la posición (P, R, N, D y B), ésta última para incrementar el grado de recuperación de energía procedente de las frenadas, aumentando así la autonomía.
 
Puede circular a una velocidad máxima de 130 km/h (limitada electrónicamente) y el motor se alimenta con la energía acumulada en las baterías de iones de litio de 45 kWh. La autonomía es de 200 kilómetros y todo el sistema de electrónica va situado en la parte trasera del vehículo y es el encargado de controlar los flujos de energía de alta tensión entre el motor eléctrico y la batería, convirtiendo la corriente continua (DC) almacenada en corriente alterna (AC), que es la empleada por el motor. La batería se carga al 80% en 40 minutos en un punto de carga rápida de hasta 50 kW y también puede hacerlo en una toma doméstica.
 
Todos los componentes del sistema de propulsión eléctrico son producidos por Volkswagen Group Components en Kassel, a los que se suman los módulos de iones de litio diseñados en el centro de componentes de Braunschweig, realizando los cambios necesarios a través de la empresa eClassic. La batería de alta tensión se aloja en el suelo del vehículo, rebajando el centro de gravedad y mejorando la dinámica de conducción.
 
El capricho de poseer un T1 electrificado no es barato, pues el precio parte de 64.900 euros, incluyendo un rediseño de los ejes delantero y trasero. También se ofrecen conversiones de T2 y T3, así como kits de piezas listas para el montaje. Más información en www.eclassics.eu
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com