Domingo, 15 de septiembre de 2019
Novedades

Audi Q3 35 TDI 150 CV S tronic

Audi Q3 35 TDI 150 CV S tronic
Audi Q3 35 TDI 150 CV S tronic

Totalmente renovado en estética, mecánicas y tecnología, el SUV alemán de casi 4,5 metros invita a viajar con este motor diesel.
José A. Prados / Actualizado 11 junio 2019
El modelo original de 2011, fabricado en la planta de Martorell (Barcelona), y del que se han vendido más de 1,1 millones de unidades, poco tiene que ver con la nueva generación del Audi Q3, un SUV de casi 4,5 metros de longitud que ha evolucionado de una forma notable en todos los aspectos para convertirse en un modelo Premium que compite por el liderazgo del segmento con rivales de peso como el Mercedes-Benz GLA, BMW X1, Volvo XC 40 o Range Rover Evoque.
 
El exterior se nota mucho más moderno al incorporar la nueva parrilla Singleframe de diseño octogonal similar a la empleada en otras novedades recientes de la marca, como el Audi Q8, del que toma algunos rasgos, las grandes tomas de aire laterales o los grupos ópticos con tecnología LED, que en sus versiones más equipadas puede llevar hasta faros Matrix LED con sistema de iluminación inteligente de la carretera, una breve muestra de toda la tecnología que puede incorporar el Q3 con la plataforma modular MQB del grupo Volkswagen.
 
Por este motivo, las medidas también han variado sustancialmente, alcanzando una longitud de 4,48 metros y una mayor distancia entre ejes (2,68 metros) que facilitan las cosas a los diseñadores a la hora de concebir un habitáculo mucho más espacioso, sobre todo en las plazas traseras y en el maletero, ahora con una capacidad básica de 530 litros y la posibilidad de ampliarlo hasta los 670 litros desplazando la banqueta trasera 15 centímetros hacia delante, y llegando hasta un máximo de 1.525 litros si plegamos por completo las plazas traseras.
 
El interior también cambia de forma radical, con líneas nítidas y elementos de estilo tridimensionales que recuerdan a otros modelos de la familia Audi con precios muy superiores. Lo más destacado respecto a la generación anterior es que desaparece el mando de control y todo se maneja desde la pantalla multifunción MMI Touch de 10”, con un sistema muy intuitivo al que cuesta poco tiempo acostumbrarse. Todos los controles de climatización y audio están orientados hacia el conductor y su ejecución es impecable, con la calidad esperada en un vehículo SUV que quiere liderar el segmento Premium. La posición al volante se logra cómodamente, los asientos resultan envolventes y son cómodos en largos desplazamientos, y la visibilidad desde el puesto del conductor es correcta, teniendo siempre una sensación de control sobre lo que sucede en la carretera.
 
También hereda de sus hermanos mayores los sistemas de infoentretenimiento, pudiendo montar los servicios de Audi Connect con los paquetes de datos para montar una pequeña red Wi-Fi integrado a bordo del coche que los pasajeros pueden emplear para viajar navegando por Internet a alta velocidad o interactuando en sus redes sociales. En cuanto a seguridad, lleva de serie o en opción todos los avances para unos viajes más cómodos y sin riesgos, como el control de velocidad de crucero adaptativo, los asistentes para ir centrado siempre en el carril o la frenada de emergencia.
 
En esta prueba hemos elegido uno de los motores que más demanda deberían tener si no fuera por el injustificado miedo al diesel que se ha implantado entre los conductores españoles por los negativos mensajes de los políticos. Se trata de un bloque de dos litros de gasoil con sistema de inyección directa y turbo de geometría variable que entrega una potencia de 150 CV y un par máximo de 340 Nm, cifras que resultan suficientes para viajar cómodamente, incluso a ritmos altos sin el conductor lo desea. Cierto que el diesel superior, el 40 TDI de 190 CV ofrece mejores prestaciones, pero el 35 TDI probado es una buena solución para conductores que no vayan de carreras por la vida. A cambio, obtendrán una conducción muy equilibrada, buen empuje cuando es necesario afronta un repecho y unas prestaciones que no están nada mal, pues supera los 200 kilómetros por hora de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 en 9,2 segundos.
 
Uno de los aspectos destacados de esta mecánica 35 TDI (antes 2.0 TDI) de 150 CV es el buen consumo que se logra en los desplazamientos largos por autopista o vías rápidas. La media homologada de 4,7 litros no es muy difícil de obtener con una conducción suave, que durante nuestra prueba se ha conformado con 5,7 litros, lo que se traduce en una autonomía de cerca de 900 kilómetros sin necesidad de repostar.
 
La motorización 35 TDI se puede combinar con el sistema de tracción quattro y el cambio manual, pero no es posible con el cambio automático S tronic de 7 velocidades, una cosa extraña, porque en el 40 TDI si es posible. Con el asfalto en buen estado no se echa de menos un sistema de tracción integral quattro, muy recomendable si se circula de forma habitual por carreteras en mal estado, mojadas, o incluso con nieve en los meses más fríos. Para un uso normal, y mucho recorrido urbano, que es lo que hacen la mayoría de usuarios de este tipo de coches, esta combinación es correcta, contando con un eficaz cambio automático de doble embrague con siete velocidades que nos permite olvidarnos por completo de cambiar de marchas en atascos y tráfico congestionado.
 
El precio del Q3 35 TDI S tronic parte de 37.800 euros, incluyendo pinturas sólidas Naranja Pulso o Blanco Iris, llantas de aleación de 18” con neumáticos 235/55R 18, inserciones de aluminio en salpicadero, climatizador bizona, Audi Virtual Cookpit, MMI Navigation Plus, frenada de emergencia, alerta de cambio de carril y el Audi Drive Select con seis modos de conducción para personalizar el comportamiento al gusto del conductor y a las circunstancias de cada viaje.
 
La pintura metalizada tiene un coste de 945 euros y si queremos los faros LED con intermitentes dinámicos hay que abonar 1.085 euros. Otros elementos opcionales son las barras del techo en aluminio anodizado (105 euros), techo panorámico (1.700 euros), asientos deportivos delanteros (380 euros), tapicería Alcántara/cuero (490 euros), tapicería de cuero (1.345 euros), volante deportivo con base plana (140 euros), ajuste eléctrico asiento conductor (470 euros), asientos delanteros calefactables (415 euros), detalles interiores en Alcántara naranja (475 euros), revestimiento del techo negro (285 euros), inserciones de madera en salpicadero (475 euros), llave confort y alarma antirrobo (1.025 euros), gancho de remolque (1.085 euros), Audi Smartphone Interface (655 euros), sistema de sonido Bang & Olufsen Premium 3D (965 euros), Audi Connect con SIM integrada durante tres años (305 euros), asistente de conducción adaptativo con centrado de carril (1.100 euros), reconocimiento de señales de tráfico (305 euros) o sistema de regulación de velocidad Tempomat (365 euros).
 
Las posibilidades de configurar el coche a la medida son muy amplias con este catálogo de opcionales, y al final la factura se puede elevar tanto como deseemos dar rienda suelta a los caprichos tecnológicos, algo parecido a lo que sucede con sus otros rivales.
 
FICHA TÉCNICA
Audi Q3 35 TDI S tronic
Dimensiones
Longitud: 4.484 milímetros
Anchura: 1.849 milímetros
Altura: 1.585 milímetros
Batalla: 2.680 milímetros
Peso: 1.655 kg
Depósito combustible: 60 litros
Maletero: 530/1.525 litros
 
Motor
Tipo: gasóleo, turbo geometría variable
Cilindros: 4 en línea
Cilindrada: 1.968 cc
Potencia: 150 CV a 3.500-4.000 rpm
Par máximo: 340 Nm a 1.750-3.000 rpm
Tracción: delantera
Cambio: S tronic 7 velocidades
 
Prestaciones
Velocidad máxima: 207 km/h
Aceleración: 9,2 s (0 a 100 km/h)
Consumo medio: 4,7 l/100 km
Emisiones CO2: 123 g/km
 
Precio: 37.800 euros
 
José A. Pradoswww.vidapremium.com